Tecnología

Meta quiere que las personas trabajen en el metaverso: ¿cómo sería?

A continuación, el análisis de una reportera de Bloomberg sobre la conferencia de desarrolladores de la compañía que tuvo lugar en el metaverso

Una reportera de Bloomberg en el metaverso de Meta
Por Alex Barinka
12 de octubre, 2022 | 04:03 PM

Bloomberg — Meta Platforms Inc. (META) ha dejado en claro que quiere incursionar en el mundo corporativo con tecnología de realidad virtual. Así que probé su premisa el martes por la mañana, uniéndome a la conferencia de desarrolladores de la compañía, llamada Connect, a través del visor de realidad virtual Oculus Quest 2.

La conferencia tuvo lugar en la aplicación de la compañía, Horizon Worlds. Meta dijo que pronto estará poblada de ofertas de productividad corporativa de Microsoft (MSFT), Adobe, Accenture y Zoom (ZM).

Los avatares digitales, que se ven como dibujos animados de las personas (aunque sin piernas), tendrán acceso a archivos PDF, documentos de Word, salas para hablar en privado y reuniones con pizarras.

PUBLICIDAD

Creo que necesitará algunos ajustes y más que herramientas familiares para convencerme.

Participar en el evento no fue tan sencillo como abrir un enlace de vídeo. Tuve que entrar en la aplicación Horizon Worlds de la empresa, el universo virtual en el que la gente puede construir y unirse a sus propias miniexperiencias, y activar la conferencia Connect desde mi cola de eventos. Una pantalla de carga de color azul brillante con una señal de “advertencia” intermitente dejó caer a mi avatar en un pasillo que conducía a un amplio patio virtual, con algunos edificios de varios pisos, vegetación y una fuente de agua con un logotipo de Meta que giraba lentamente.

Para los que estén familiarizados con los videojuegos, yo diría que el mundo es más parecido a Roblox o a Los Sims. Los diseños básicos facilitaban la navegación. Podía distinguir cuando mi avatar subía - en realidad flotaba - por las escaleras. Los sonidos de la naturaleza, el agua burbujeante y las tenues conversaciones de un puñado de otros usuarios a mi alrededor me daban la sensación de estar allí. Pero el cielo oscuro no indicaba la hora ni el tiempo; el olor de mi café del mundo real era mi único recordatorio de que la jornada laboral estaba empezando.

PUBLICIDAD
Un avatar de Mark Zuckerbergdfd

Un cartel me dirigió al otro lado del patio para la conferencia magistral de Mark Zuckerberg, así que manejé dos joysticks -agradecida por mi experiencia como jugadora de videojuegos ocasional- para maniobrar alrededor de la fuente, subir unas escaleras y entrar en la versión Horizon de un anfiteatro metaverso. Como no esperaba tener que llegar “andando” al evento, llegué con un minuto de retraso, pero vi un cartel que decía que ya había 1.200 personas.

No esperaba tener que dar vueltas para sintonizar varias partes de la presentación. Empecé a imaginarme cómo se sentiría un asistente de negocios medio que llevara un visor, buscando a tientas el mando de mano después de haberlo dejado para teclear en medio de la reunión.

Entonces me entró el pánico de no poder tener los visores puestos y escribir al mismo tiempo. Al parecer, hay una forma de configurar el visor para “ver” el mundo que te rodea a través de pequeñas cámaras en el dispositivo. Yo no sabía que había que habilitar esto, y me quedé mirando por el agujero de la nariz para golpear el teclado, coger el mando y acceder a Slack o Twitter en mi portátil del mundo real.

Al principio, ver la presentación en este medio me pareció innecesario. Los ejecutivos de Meta aparecieron a través de un vídeo pregrabado, anunciando varios productos en su piel real; trasladé mi avatar a un rellano para verlos mejor. Algunos toques extravagantes estaban disponibles exclusivamente en la RV, como los personajes de videojuegos que flotaban fuera de la pantalla o la arquitectura de estética milenaria.

Parece que la etiqueta de los eventos en la RV también está en desarrollo. Tuve que moverme para no oír a algunas de las docenas de personas que había en mi sala hablando durante las presentaciones, y a una pobre alma con la nariz congestionada que se sonaba sin cesar.

Entonces, el nuevo avatar de Zuckerberg apareció en el escenario, con el jersey gris, los vaqueros azules ajustados y las zapatillas de deporte de chico tecnológico que lleva en la vida real. Le dijo a su público virtual lo que quería oír: pronto tendrían piernas. El anuncio fue un éxito. Todos los avatares flotaron hacia el escenario para celebrarlo, detenidos por una barandilla virtual como en un concierto de Los Sims (incluso en el metaverso, Zuckerberg tiene seguridad). Algunos lanzaron confeti o emoji de pulgares al aire.

PUBLICIDAD

Luego se acabó. Para una reportera como yo, el final de un evento “en persona” no es el final de nuestro trabajo, y había planeado entrevistar a algunos asistentes. Pero no fui lo suficientemente rápida para esos interruptores de apagado mientras la gente volvía a sus vidas reales o a otros mundos virtuales. El patio estaba vacío. Y me dolía la cara.

Según PC Mag, el visor Quest 2 pesa 17,7 onzas (1,1 libras, o casi medio kilo). Incluso después de ajustar y reajustar las correas, ese peso se arrastraba por mi cara, estropeando mi maquillaje y rompiendo la regla antienvejecimiento de no tirar nunca de la piel. Después de escribir esto, saqué mi bolsa de cosméticos para retocarme y me pregunté cuántas personas que trabajan en realidad virtual en Meta llevan maquillaje todos los días. El martes, la empresa dijo que se van a crear más avatares fotorrealistas, pero yo sigo queriendo presentar una versión no manchada de mí misma en el mundo real cuando me quite el visor.

La propia Meta ha tenido problemas para conseguir que sus propios empleados utilicen Horizons al menos una vez a la semana, según dos memorandos internos de Meta de los que informa The Verge. El conjunto de herramientas que llegan hoy a su metaverso, algunas de las más populares en el mundo corporativo, son claramente un intento de dar a la gente una razón para estar allí. Pero en mi caso, dejaré de lado mi visor de 9 a 5.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD