Negocios

Fundador de gigante de camiones eléctricos fue declarado culpable por estafar a inversores

Trevor Milton, fundador de Nikola Corp., había prometido revolucionar la industria del automóvil, pero fue declarado culpable por el cargo de fraude

Trevor Milton, fundador de Nikola Corp., llega a una corte de Nueva York el pasado 12 de octubre.
Por Chris Dolmetsch y Ed Ludlow
14 de octubre, 2022 | 05:52 PM

El fundador de Nikola Corp. una empresa de camiones eléctricos en Estados Unidos valorada en 34 mil millones de dólares cuando se hizo pública -incluso más grande que Ford Motor Co. en un momento dado- fue declarado culpable este viernes por fraude de valores y dos cargos de fraude electrónico por un jurado federal en Manhattan

Se trata de Trevor Milton, de 40 años, quien puede pasar años en la prisión. Este proceso se da en medio de un impulso a los esfuerzos del Departamento de Justicia de EE.UU. para tomar medidas contra el crimen corporativo. Se enfrenta a la posibilidad de pasar años en prisión.

Ha sido un viaje alocado para el carismático empresario, cuya fortuna se ha reducido a cientos de millones desde el aumento de las acciones de Nikola cuando la empresa cotizó en junio de 2020. Milton, que sigue siendo el mayor accionista individual de la compañía, fundó Nikola en 2014.

PUBLICIDAD

El meteórico ascenso de la startup, que no tenía ingresos en ese momento, se produjo en medio de una oleada de empresas de vehículos eléctricos que salieron a bolsa a través de sociedades de adquisición con fines especiales, o SPAC, que comenzó hace dos años cuando los inversores exploraron el panorama en busca del próximo Tesla. La vía de las SPAC les permitía comercializar sus empresas en función de las proyecciones de rendimiento futuro, en lugar de los resultados financieros reales. Algunos de los nombres más importantes de Wall Street invirtieron dinero en el sector.

El apoyo de las celebridades

Tras la salida a bolsa de Nikola, los inversores de a pie también empezaron a fijarse en la visión de Milton, y la empresa fue objeto de un gran debate en Internet, al igual que la de Elon Musk. Si bien el objetivo inicial de Nikola eran los camiones comerciales pesados, se amplió a los vehículos eléctricos deportivos y de consumo. Todo ello se vio sobrealimentado por el apoyo de celebridades como Heavy D, de los hermanos Diesel, que promocionaron la camioneta Badger, un producto que nunca pasó de la fase de renderización.

Los fiscales argumentaron que Milton atrajo a los inversores minoristas para que compraran acciones de Nikola haciendo declaraciones falsas sobre los productos y las capacidades de la empresa en numerosas entrevistas en podcasts y televisión, exagerando fuertemente la capacidad de Nikola para fabricar camiones impulsados por pilas de combustible de hidrógeno, así como su capacidad para producir el propio combustible.

PUBLICIDAD

Fue “una mentira tras otra”, dijo la fiscal adjunta Jordan Estes al jurado en su alegato final del jueves. “Sus mentiras pueden haber sido en las redes sociales, pero no se equivoquen: Esto fue un fraude a la antigua”.

Los abogados de Milton calificaron el caso de “acusación por distorsión”, sosteniendo que su cliente nunca tuvo la intención de engañar a los potenciales inversores y que, en cualquier caso, sus declaraciones no eran materiales, o lo suficientemente importantes como para influir en las decisiones de esos inversores.

Milton se mostró generalmente optimista al llegar al tribunal con traje y corbata para sentarse con sus abogados. A veces había docenas de personas en la sala, con su familia y amigos ocupando las dos primeras filas detrás de la mesa de la defensa. En su propio alegato final, que hizo llorar a la esposa de Milton, el abogado defensor Marc Mukasey pidió a los miembros del jurado que “imaginaran la pesadilla que supone para Trevor, a sus 40 años, tener su vida en juego” por culpa de una acusación demasiado entusiasta.

Hubo también momentos más ligeros. En la tensa vigilia durante las deliberaciones del jurado el viernes, Mukasey dio algunos golpes de golf de práctica con un palo fantasma.Durante el juicio, que comenzó con las declaraciones iniciales el 13 de septiembre, el gobierno llamó a una docena de testigos.

Comenzó con Paul Lackey, un antiguo contratista de Nikola cuyas acusaciones de fraude ayudaron a impulsar la investigación penal. Lackey, un ingeniero de la empresa de sistemas de propulsión eléctrica EVDrive, dijo que dio información a Hindenburg Research, de Nate Anderson, a cambio de una parte de sus beneficios por la venta en corto de la empresa. El informe del vendedor en corto de septiembre de 2020 calificaba a Nikola de “fraude intrincado” que, entre otras acusaciones, exageraba las capacidades de sus primeros camiones de prueba. Las acciones de Nikola cayeron.

El gobierno llamó a declarar a otros miembros de Nikola. Entre ellos:

PUBLICIDAD

Brendan Babiarz, un antiguo diseñador de Nikola que dijo que un prototipo de la camioneta Badger planeada por la empresa de vehículos eléctricos estaba hecho en parte con componentes de una Ford F-150 Raptor.

El director ejecutivo Mark Russell, quien dijo que no se enteró hasta que se incorporó a la empresa de que su primer camión eléctrico no tenía ni una turbina de gas natural ni una pila de combustible cuando Milton lo presentó.

El director financiero Kim Brady, quien dijo que Milton estaba tan “hiperconcentrado” en el precio de las acciones de la empresa que, cuando las acciones cayeron 5 dólares en su primer día de cotización, pensó que algo iba mal en el Nasdaq.

La defensa llamó al profesor de la Facultad de Derecho de Harvard Allen Ferrell, experto en economía y bolsa, quien dijo al jurado que los operadores se encogieron de hombros en su mayoría ante las declaraciones que Milton hizo entre el momento en que su empresa salió a bolsa y el momento en que dimitió.

PUBLICIDAD