Economía

La histórica inflación de EE.UU. presiona a la Reserva Federal y al mundo

En septiembre, la inflación básica, que excluye los alimentos y la energía, se disparó a su nivel más alto en 40 años

Compradores dentro de una tienda de comestibles en San Francisco, California, Estados Unidos.
13 de octubre, 2022 | 09:31 PM

Bloomberg — En Estados Unidos, la inflación sigue afianzándose, cerrando la puerta a las esperanzas de que la Reserva Federal frene las subidas de las tasas de interés que amenazan con empujar al país, y quizás al mundo, a la recesión.

En septiembre, la inflación básica, que excluye los alimentos y la energía, se disparó a su nivel más alto en 40 años, el 6,6%, superando las previsiones y haciendo caer los mercados de bonos estadounidenses, ya que los inversores apuestan por que la Reserva Federal se verá obligada a realizar otras dos alzas de 75 puntos básicos este año.

Esto supone un problema para una economía estadounidense que ya se está ralentizando, ya que el aumento de los precios se está comiendo los salarios, mientras que el aumento de los costos de los préstamos aplasta el mercado inmobiliario. El informe de inflación del jueves mostró el alcance de las presiones sobre los precios, con grandes aumentos en los alimentos, la vivienda y los costes médicos.

PUBLICIDAD
 La inflación subyacente de EE.UU. avanzó en septiembre hasta el nivel más alto desde 1982dfd

“No hay forma de que la Reserva Federal pueda contemplar un ‘giro’ este año”, dijo en un informe Stephen Innes, socio gerente de SPI Asset Management. “Los efectos secundarios de la inflación se están sintiendo claramente en toda la economía”.

La inflación general de los precios al consumidor fue del 8,2% en septiembre, manteniéndose por encima del 8% por séptimo mes consecutivo, según la Oficina de Estadísticas Laborales. El costo de los alimentos aumentó más del 11% con respecto al año anterior, compensando la caída de los precios de la gasolina, mientras que los alquileres siguieron subiendo.

Biden siente la presión

Otro mes de aumentos de precios es lo último que el presidente Joe Biden quiere ver en este momento.

PUBLICIDAD

Mientras hace campaña para mantener las escasas mayorías en el Congreso en las elecciones de mitad de período que se celebran en menos de cuatro semanas, Biden ha albergado la esperanza de que el aumento de precios durante la pandemia se desvanezca pronto, incluso mientras advierte a los estadounidenses de que podrían enfrentar una “ligera recesión”.

Las cifras de precios al consumidor de septiembre, y la probable reacción de la Fed, no harán más que intensificar ese riesgo. Biden y su equipo económico dijeron el jueves que hay señales de progreso en los datos, y denunciaron que si los republicanos ganan el Congreso los costos subirían aún más.

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Lo que realmente está en juego en el IPC de septiembre es la reunión de diciembre del FOMC, y las noticias no son buenas: la cifra de IPC más alta de lo esperado dificultará que la Fed reduzca su ritmo de alzas a 50 puntos básicos en su última reunión del año, como indicó en el último gráfico de puntos que quiere hacer”.

-Anna Wong y Andrew Husby, economistas

La persistencia de la inflación estadounidense también es una mala noticia para el resto del mundo, que cada vez siente más el impacto de la batalla de la Fed para controlar los precios.

El rápido aumento de las tasas de EE.UU. (la Fed ya ha elevado su tasa de referencia al 3,25%, desde un nivel cercano a cero en marzo), ha llevado al dólar a un máximo de dos décadas y ha obligado a otros bancos centrales a seguir el ritmo o arriesgarse a una mayor devaluación. “Todo el mundo tiene que seguir”, es como lo graficó Josep Borrell, el máximo diplomático de la Unión Europea.

PUBLICIDAD

Este ajuste sincronizado de la política en todos los países amenaza con llevar a la economía mundial a un caída en 2023, advierte el Banco Mundial. Los países en desarrollo que se endeudaron en dólares son especialmente vulnerables, y muchos ya se encuentran en una crisis de deuda.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, que está recibiendo a los principales responsables de las políticas económicas del mundo en la reunión anual de la entidad crediticia que se celebra esta semana en Washington, dijo el jueves que la Reserva Federal no tiene más remedio que seguir combatiendo la inflación de forma agresiva. Advirtió que, como consecuencia, el mundo se enfrentará a un dólar más fuerte.

Los economistas de Barclays Plc elevaron su previsión de alzas de la Fed para diciembre y febrero a 75 y 50 puntos básicos respectivamente, y agregaron que el banco central tendrá que revertir el rumbo recortando las tasas a fines del próximo año.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD