Europa

Sin la ayuda del BOE, Truss se enfrenta a nueva oportunidad para que el mercado la juzgue

Hasta ahora, ni siquiera las medidas antes impensables de su gobierno han sido suficientes para que los inversores vuelvan a ponerse de su lado

Liz Truss.
Por David Goodman y Libby Cherry
16 de octubre, 2022 | 02:52 PM

Bloomberg — Los mercados financieros del Reino Unido tendrán una nueva oportunidad de juzgar el programa económico de la primera ministra Liz Truss el lunes, sin que el Banco de Inglaterra esté presente para compensar cualquier agitación.

Pocas veces la suerte política de una economía desarrollada se ha visto tan envuelta en los giros del mercado. El brutal rechazo de los operadores al plan fiscal de la primera ministra ya ha llevado a la libra esterlina a mínimos históricos y ha obligado a Truss a destituir al ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, lo que ha provocado la retirada de algunos de sus principales recortes fiscales. Los interrogantes sobre lo que haría falta para recuperar la confianza de los inversores y el propio futuro de Truss también se arremolinan.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo que ya había hablado con el nuevo ministro de Hacienda del Reino Unido, Jeremy Hunt, y que estaban de acuerdo en la importancia de la sostenibilidad fiscal. Eso es después de una comparecencia poco convincente de Truss el viernes, en la que la primera ministra reconoció el extraordinario aprieto en el que se encontraba, diciendo que “tenemos que actuar ahora para tranquilizar a los mercados sobre nuestra disciplina fiscal”.

PUBLICIDAD

La última interjección de los funcionarios puede ayudar a calmar los nervios. Sin embargo, ni siquiera las medidas antes impensables de su gobierno han sido suficientes para que los inversores vuelvan a ponerse de su lado, y, con el programa de compra de bonos de emergencia del Banco de Inglaterra ya caducado, los mercados británicos se preparan para otro inicio de semana febril.

La confianza se ha visto claramente afectada por lo que ha ocurrido en las últimas tres semanas, y eso puede tardar en recuperarse”, dijo el domingo Rohan Khanna, estratega de tipos de UBS AG.

La volatilidad implícita muestra cómo se está rompiendo el mercado de la deuda a 30 años

PUBLICIDAD

La libra esterlina abrió con pocos cambios, a 1,1165 dólares, en las primeras operaciones en Asia, después de haber cerrado el viernes con un descenso de alrededor del 1,4%. Para los inversores, la apertura del mercado de gilts el lunes será clave.

Contexto fiscal más favorable

Aunque el contexto fiscal parece ahora más favorable con Hunt como ministro de Hacienda, sigue habiendo incertidumbre sobre si los fondos de inversión basados en el pasivo, las estrategias utilizadas por los fondos de pensiones que exacerbaron la caída del mercado de los gilts, han tenido tiempo de reconstruir las reservas de efectivo antes de que terminara el respaldo del Banco de Inglaterra.

Está claro que el mensaje que viene del gobierno debería ser una fuente de apoyo para el mercado, pero es realmente difícil decir cuánto de la limpieza de la comunidad LDI está todavía pendiente”, dijo Khanna.

Los gilts británicos volverán a cotizar a las 8 de la mañana del lunes en Londres. Un nuevo repunte de los rendimientos podría obligar a Downing Street a realizar más movimientos, o incluso a un nuevo plan de apoyo por parte del BOE. Las subastas de bonos del martes y el miércoles también serán objeto de atención.

El viernes por la tarde se produjo un preocupante anticipo de lo que puede estar por venir. Mientras que los gilts habían disfrutado de un fuerte repunte a medida que los rumores de un giro de 180 grados se arremolinaban, se hundieron después de que Truss diera una conferencia de prensa decepcionante que carecía de detalles sobre cómo planea llenar el agujero negro fiscal del Reino Unido.

La dramática venta del viernes hizo que la rentabilidad de los gilts a 30 años se situara en el 4,78% al cierre, acercándose al nivel del 5% que algunos ven como una línea en la arena para la intervención del BOE. Los títulos oscilaron casi 60 puntos básicos en cuestión de horas, asemejándose a los sorprendentes movimientos que obligaron al BOE a intervenir en el mercado el mes pasado.

PUBLICIDAD

El mercado no se entusiasmó con la notablemente breve conferencia de prensa”, dijo Richard McGuire, estratega de Rabobank en Londres. “Es poco probable que un giro de 180 grados restaure la credibilidad cuando se ve forzado, mientras que arrojar a su socio en el crimen bajo el autobús tampoco es probable, dado que las propuestas políticas eran claramente un esfuerzo conjunto”.

Sin apoyo

“Las perspectivas tanto para la política como para el mercado siguen siendo inciertas y la situación continúa moviéndose rápidamente”, escribió Daniela Russell, estratega de tipos de HSBC Holdings en una nota a los clientes. “La pregunta inmediata para los inversores en gilts sigue siendo: ¿cómo navegará el mercado el fin del backstop?”.

La compra de bonos de emergencia del Banco de Inglaterra -anunciada en el centro de la agitación del mercado que siguió al chapucero plan fiscal del gobierno- llegó a su fin el viernes, cuando el banco se hizo con casi 20.000 millones de libras de bonos. Aunque se trata de una fracción de sus 100.000 millones de libras esterlinas, trajo un poco de calma a los turbulentos mercados, que ahora tienen que actuar solos.

PUBLICIDAD

Todavía hay esperanzas de que el Banco de Inglaterra haga más, y algunos piden que el Gobernador canalice la promesa del ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, de salvar el euro.

“Si el mercado vuelve a desplomarse, no veo otra opción que el BOE vuelva a intervenir”, dijo Marc Kersten, gestor de carteras de Union Investment, en Fráncfort. “Este podría ser una especie de momento de ‘cueste lo que cueste’ para Bailey”.

PUBLICIDAD

En un discurso pronunciado el sábado en Washington en el que confirmó el fin de las compras, Bailey dijo que el BOE no estaba tratando de dirigir los rendimientos de los bonos. “No dudaremos en subir los tipos de interés para cumplir el objetivo de inflación”, dijo. “Tal y como están las cosas hoy, mi mejor estimación es que las presiones inflacionistas requerirán una respuesta más contundente de lo que quizás pensábamos en agosto”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD