Asia

Tensiones geopolíticas traerán “grandes pruebas de vientos fuertes y olas altas”: Ji Xiping

El presidente chino, Xi Jinping, reafirmó este domingo la “máxima prioridad” del Partido Comunista es el desarrollo económico

Foto: Feng Li/Getty Images
Por Bloomberg News
16 de octubre, 2022 | 10:12 AM

Bloomberg — El presidente chino, Xi Jinping, reafirmó este domingo la “máxima prioridad” del Partido Comunista es el desarrollo económico, en una señal de que Pekín seguirá haciendo foco en el crecimiento, a pesar de que algunos analistas anticipaban un giro hacia un mayor enfoque en la seguridad nacional.

En la apertura del 20º congreso del partido en Pekín, en el que Xi probablemente se asegure un tercer mandato en el poder, se hizo eco de las frases sobre el desarrollo utilizadas en los discursos del congreso por todos los líderes del partido desde Jiang Zemin en 2002. “El desarrollo es la principal prioridad del partido en materia de gobierno”, dijo.

Desde 2020, Xi ha venido destacando cada vez más la necesidad de equilibrar las preocupaciones de seguridad con el crecimiento económico, lo que llevó a algunos analistas a sugerir que Xi abandonaría el lema de “el desarrollo es lo primero”. Eso habría sido un cambio importante que indicaría que Pekín estaría dispuesto a impulsar otros objetivos políticos a expensas del crecimiento económico.

PUBLICIDAD

Al mantener la postura del partido y reafirmar el objetivo de que el PIB per cápita alcance el nivel de un país moderadamente desarrollado en 2035, Xi disipó las preocupaciones de que la política se aleje del crecimiento. Al mismo tiempo, el presidente advirtió de los riesgos de seguridad a los que se enfrenta China al perseguir sus ambiciones, y mencionó dos veces en su discurso la necesidad de “equilibrar el desarrollo con la seguridad”.

Me dejó tranquilo que Xi Jinping siguiera haciendo hincapié en el desarrollo como la principal prioridad de China, aunque la seguridad nacional también desempeñó un papel más destacado que hace cinco años, lo que por supuesto es comprensible a la luz de los acontecimientos internacionales”, dijo Bert Hofman, del Instituto de Asia Oriental de la Universidad Nacional de Singapur.

Tensiones geopolíticas

Xi insinuó esas tensiones geopolíticas, diciendo que el partido debía prepararse para “grandes pruebas de vientos fuertes y olas altas”.

PUBLICIDAD

Es tranquilizador que los líderes digan que el crecimiento sigue siendo lo primero en la actual etapa de desarrollo, especialmente cuando nos enfrentamos a las dificultades económicas derivadas de los frenos al virus y cuando nos esperan los desafíos de EE.UU. a largo plazo”, dijo Wu Xianfeng, gestor de fondos de Shenzhen Longteng Assets Management Co. “Si retrocediéramos en nuestro objetivo de desarrollo sería muy perjudicial para la confianza”.

El presidente repitió las políticas económicas clave del partido, incluida la “doble circulación”, que impulsa el crecimiento a través de la demanda interna, un guiño a las preocupaciones sobre la desvinculación de Occidente. Añadió que hay que mejorar la “resistencia y seguridad” de las cadenas de suministro.

Xi también hizo hincapié en la necesidad de la “autosuficiencia” en la tecnología, utilizando la frase al menos dos veces en su discurso del domingo, en comparación con ninguna referencia en su último discurso del congreso en 2017. Los comentarios adquieren mayor importancia a medida que Estados Unidos intensifica las restricciones para frenar las ambiciones tecnológicas de China. Las nuevas secciones añadidas en el informe sobre ciencia y educación subrayaron el deseo de aislar la economía china de las sanciones estadounidenses.

Prosperidad común

En el discurso de Xi también destacó el lema “prosperidad común”, en referencia a una campaña para limitar la desigualdad de ingresos y riqueza que ha estado estrechamente relacionada con la regulación más estricta de China sobre las grandes empresas tecnológicas.

Pidió “regular la distribución de la renta, y regular el mecanismo que hay detrás de la acumulación de la riqueza”, un lenguaje más fuerte que el que utilizó en su discurso de 2017, cuando sólo instó a “promover una distribución de la renta más ordenada y razonable” y a “ajustar las rentas excesivamente altas.”

China continuará con la reforma del mercado, dijo Xi, reiterando la promesa de dejar que el mercado juegue el papel “decisivo” en la asignación de recursos, mientras “alienta, apoya y guía” a las empresas de propiedad privada. También dijo que Pekín debería “reforzar la cooperación entre la política fiscal y la monetaria”.

PUBLICIDAD

Producción de alta tecnología en China

El desarrollo económico debe centrarse en convertir a China en una potencia manufacturera en los sectores de alta tecnología, añadió. China se apoyará en la tecnología, el talento y la innovación como sus principales motores de crecimiento, dijo, y añadió que el partido debería “esforzarse” para aumentar la productividad total de los factores, una medida de la contribución de la innovación y las ideas a la economía.

Xi elogió la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y pidió un desarrollo de “alta calidad” del proyecto de construcción de infraestructuras globales. Los analistas han cuestionado el compromiso de Pekín con la iniciativa debido a la caída de los préstamos en el extranjero por parte de los bancos chinos.

También dijo que quería aprovechar el “enormemercado interno de China para atraer la inversión extranjera, y que las normas que prohíben la inversión extranjera en determinados sectores podrían suavizarse “razonablemente” en el futuro.

PUBLICIDAD

En cuanto a la crisis del mercado inmobiliario que envuelve a la economía, el lema de Xi de que “la vivienda es para vivir, no para especular” apareció en la versión oficial escrita de su discurso, sugiriendo que continuará la estricta regulación del sector que ha arrastrado el crecimiento. También reiteró los comentarios de hace cinco años sobre la necesidad de que China desarrolle un mercado de la vivienda que garantice la oferta de múltiples fuentes y que ofrezca ayudas para fomentar tanto el alquiler como la compra.

“El discurso es principalmente una extensión del pensamiento anterior de Xi sobre la economía, y no hay muchas ideas nuevas”, dijo Ding Shuang, economista jefe para la Gran China y el Norte de Asia de Standard Charted Plc.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Rebecca Choong Wilkins y Ocean Hou.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD