Elon Musk
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — “Elon va a ser Elon”. Así describía un funcionario estadounidense en diálogo con el Washington Post la amenaza de Elon Musk de cortar el apoyo financiero a su servicio de comunicaciones por satélite Starlink a Ucrania si no recibía más ayuda financieradel Pentágono.

El hecho de que Musk parezca haber cambiado ya de opinión y vaya a mantener el flujo de fondos sugiere que esta caracterización tiene algo de cierto. Su personalidad errática y mercurial en Internet es imposible de separar de sus negocios, como saben de primera mano sus agotados accionistas. Con niveles de riqueza en alrededor de US$200.000 millones, Musk puede encontrar todo esto muy entretenido. De llevar un diario, la entrada de su último mes podría ser algo así: “Intenté y fracasé en salirme de un acuerdo de US$44.000 millones; molesté a los gobiernos con un plan de paz para Rusia y Taiwán; tuve una conversación con Kanye West sobre su arrebato antisemita”.

PUBLICIDAD

Pero el episodio Starlink-Ucrania tiene implicaciones que deberían quitar el sueño a los responsables políticos. Estamos abriendo un capítulo bélico en la historia de Musk con nuevos riesgos que lo acompañan. “Si yo fuera un responsable político... estaría muy preocupado”, dice Richard Tedlow, autor de Giants of Enterprise: Seven Business Innovators and the Empires They Built (Gigantes del emprendedurismo: siete innovadores y los imperios que construyeron).

La industria de los satélites conforma la mayor parte de los ingresos del espaciodfd

Musk y sus rivales están involucrados en una carrera espacial de multimillonarios que combina el sueño de un bien común con la realidad de la geopolítica. Starlink, de Musk, y el Proyecto Kuiper, de Jeff Bezos, quieren lanzar una gran cantidad de satélites de baja órbita para conectar más partes del mundo. La demanda de telecomunicaciones más rápidas y potentes no será sólo de los consumidores, sino también de los militares, como demuestran los contratos. Los satélites tienen un lado de Star Trek y otro de Star Wars.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, Starlink ha sido una buena noticia tanto para Musk como para el sector de la defensa estadounidense. Los ucranianos necesitan comunicaciones que los rusos no puedan interferir, y Musk se beneficia de adoptar la personalidad de un sabio en la resolución de problemas. A pesar de su teatralidad por un desembolso de unos US$80 millones, se trata de un error de redondeo para Musk, pero un gran impulso de marketing para Starlink, y una ventaja estratégica para Ucrania y sus aliados.

Pero subcontratar tecnología crítica a multimillonarios conlleva riesgos. Musk es imprevisible. Sus planes de paz para Ucrania y Taiwán, que tal vez recuerdan a las frágiles convicciones del “Barco de la Paz” de Henry Ford hace un siglo, no fueron sólo una conversación de tertulia, sino que se extendieron a las negociaciones y a la percepción de la fiabilidad a largo plazo de Musk y de su tecnología. Un diplomático ucraniano sugirió que Musk “se fuera a la mierda”.

PUBLICIDAD

La velocidad de la interrupción también es desconcertante. Los gobiernos europeos están claramente preocupados por ceder terreno a Estados Unidos. Incluso la NASA se ha mostrado recelosa ante la revolución de Starlink. Los satélites de órbita baja son potencialmente vulnerables a ataques o ciberataques o colisiones; hemos visto cómo las infraestructuras energéticas ya han sido saboteadas en esta guerra. Este es un territorio nuevo.

Eutelsat-OneWeb busca ponerse al día con Bezos y Muskdfd

Los gobiernos también deben tener en cuenta el riesgo de fracaso. Musk espera que Starlink llegue a facturar 50.000 millones de dólares al año. Pero en este sector han fracasado muchas empresas, como la británica OneWeb. La dependencia de Ucrania de un solo hombre y un solo proyecto podría no ser saludable a largo plazo.

PUBLICIDAD

Es probable que al propio Musk no le importen algunas de estas preocupaciones. Después de que Bloomberg News le enviara un correo electrónico con preguntas sobre sus posiciones geopolíticas, respondió: “¿Cuándo se convirtió Bloomberg News en una basura sin valor?”. Ha hecho un producto que la gente necesita, y si tiene que quemar algunos puentes públicos para obtener crédito, que así sea. Su último giro sobre Ucrania le permite desempeñar de nuevo el papel de salvador empresarial. Es, en cierto sentido, más marketing para Starlink.

Sin embargo, para otros, el estilo de liderazgo carismático de Musk -que muestra una confianza en sí mismo que roza la arrogancia, como dice Keith Grint, autor de The Arts of Leadership (El arte del liderazgo)- es ahora una clara advertencia. Alentará a la Unión Europea en sus planes de mayor soberanía en el ámbito de las telecomunicaciones, dice Sébastien Moranta, del Instituto Europeo de Política Espacial, como por ejemplo a través de la propuesta de fusionar OneWeb con Eutelsat Communications SA. Y mantendrá al Pentágono “evaluando opciones” con otras empresas.

PUBLICIDAD

Es imposible saber qué pasa por la mente de la persona más rica del mundo. Pero al igual que Henry Ford tuvo que adaptarse al negocio de la guerra tras fracasar en su propio plan de paz, Musk puede descubrir que “Elon va a ser Elon” ha llegado a sus límites.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.