Latinoamérica

El tenso debate al que se enfrentaron Lula y Bolsonaro en Brasil

Por primera vez los dos principales candidatos se encontraron a solas, cara a cara, lo que les dio mucho tiempo para atacarse mutuamente en un debate televisado

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y el actual mandatario Jair Bolsonaro, en el debate televisivo
Por Simone Iglesias
17 de octubre, 2022 | 06:35 AM

Bloomberg — Insultos y acusaciones de corrupción durante un tenso debate televisado fue el intercambio del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario Jair Bolsonaro, con ello intentan influir en los votantes antes de la segunda vuelta electoral del 30 de octubre.

Es la primera vez en la que los dos principales candidatos se encontraron a solas, cara a cara, lo que les dio mucho tiempo para atacarse mutuamente, ya que no tuvieron que compartir el tiempo de emisión con otros cinco contendientes que se sumaron a los debates antes de la votación de la primera ronda de las elecciones presidenciales del 2 de octubre.

El evento, organizado por Band TV, fue un momento clave para que los candidatos lleguen a millones de votantes en la recta final de unas elecciones presidenciales muy reñidas, en las que cada voto cuenta.

PUBLICIDAD

Ambos se han apresurado a asegurarse el respaldo de los contendientes que no pasaron a la segunda vuelta, así como de gobernadores y alcaldes estatales clave que pueden reunir partidarios en sus estados y municipios. Durante la semana pasada, Lula y Bolsonaro recorrieron el noreste de Brasil para cortejar a los votantes pobres.

Lula o Bolsonaro: quién apoya a quién en la segunda vuelta electoral de Brasil

El debate comenzó con los hombres tratando de explicar de dónde sacarían el dinero para cumplir con las promesas que han hecho durante la campaña, incluyendo entregas de dinero más generosas de 600 reales (113 dólares) al mes para los pobres.

Ambos citaron una propuesta de reforma fiscal como parte de una estrategia para aumentar los ingresos del gobierno. Bolsonaro dijo que algunos de los fondos obtenidos con las privatizaciones también se desviarían para financiar programas sociales. Lula dijo que reduciría la carga impositiva sobre los pobres y la aumentaría sobre los ricos.

PUBLICIDAD

Fue una de las pocas veces que la economía entró en juego en el debate de dos horas. Siguió una larga discusión sobre el manejo de Bolsonaro de la pandemia, dejando al presidente visiblemente incómodo en algunas ocasiones. Ambos se llamaron mutuamente “mentiroso” y “corrupto” varias veces.

“Eres un mentiroso, el rey de las fake news”, dijo Lula. “Desacreditaste las vacunas, te burlaste de la gente que muere por falta de oxígeno; nadie en el mundo se burló de la pandemia y de la muerte como tú”.

Bolsonaro respondió diciendo que Lula “no hizo nada por el país”.

“Sólo desvió fondos públicos para su bolsillo y el de sus amigos”, dijo.

Preguntado sobre si respetarían la separación de poderes y se abstendrían de patrocinar proyectos de ley para aumentar el número de jueces en el máximo tribunal del país, Lula dijo que hacer cambios en la composición de la corte para nombrar a amigos sería un retroceso. Sin embargo, admitió que en el futuro podría discutirse un mandato fijo para los jueces en lugar de vitalicios.

Bolsonaro, que se ha enfrentado a los jueces de la Corte Suprema a lo largo de sus años de gobierno, llegando a estar cerca de una crisis institucional en algunas ocasiones, prometió no patrocinar ningún proyecto de ley para aumentar el número de miembros de la corte.

PUBLICIDAD

Bolsonaro contraataca

El desempeño de Bolsonaro mejoró en la segunda parte del debate, cuando el presidente comenzó a cuestionar a Lula sobre los pasados escándalos de corrupción que involucran a Petróleo Brasileiro S.A, el gigante petrolero estatal. El líder izquierdista trató de cambiar el tema de la discusión, comparando su historial medioambiental con el de Bolsonaro, pero dedicó mucho tiempo a sus comentarios, que los candidatos debían gestionar ellos mismos. Eso permitió al presidente hablar durante cinco minutos seguidos al final.

El discurso pasó rápidamente a temas ideológicos y religiosos, asociando a Lula con otros líderes de izquierda de la región, y acusando falsamente al ex presidente de planear el cierre de iglesias si era elegido. A lo largo de la campaña, Bolsonaro ha sacado a menudo el tema de la corrupción, llamando frecuentemente a Lula “ex convicto”.

En el debate del domingo, tuvo un improbable aliado en su esquina: el ex ministro de Justicia Sergio Moro, el juez responsable de la investigación que llevó a Lula a la cárcel, impidiéndole presentarse en la carrera de 2018 que vio a Bolsonaro ser elegido. Moro dejó el gobierno en 2020 en medio de una agria pelea con su jefe, al que acusó de intentar interferir en la policía federal del país, afín al FBI. Moro, que fue elegido senador el 2 de octubre tras abandonar una infructuosa candidatura a la presidencia, formó parte del equipo de asesores de Bolsonaro en el debate, apareciendo incluso junto al presidente en una entrevista televisiva posterior al evento.

PUBLICIDAD

Encuestas

Lula, que gobernó el país de 2003 a 2010, ganó la primera vuelta de los comicios con un 48% de apoyo a principios de este mes. Bolsonaro obtuvo el 43%. Dado que ninguno de los dos consiguió la mayoría simple necesaria para ganar de forma absoluta, se enfrentarán de nuevo el 30 de octubre.

Lula sigue liderando la carrera presidencial, aunque algunos encuestadores afirman que los resultados serán aún más ajustados que en la primera vuelta, cuando la mayoría no logró captar totalmente el apoyo al presidente derechista.

Una encuesta de AtlastIntel publicada el jueves daba al líder izquierdista el 52,4% de los votos válidos, que excluyen los votos en blanco y anulados, y a Bolsonaro el 47,6%. Un sondeo de Datafolha publicado al día siguiente los situaba con el 53% y el 47%, respectivamente.

PUBLICIDAD