Europa

Hunt desecha el plan económico de Truss para salvar credibilidad del Reino Unido

El anuncio de Hunt tomó desprevenido al equipo de Truss, una clara señal de cómo el poder y la autoridad se han ido desvaneciendo en el despacho de la primera ministra

Jeremy Hunt, el canciller de Hacienda británico
Por Philip Aldrick
17 de octubre, 2022 | 08:01 AM

Bloomberg — El ministro de Hacienda británico, Jeremy Hunt, terminó este lunes con lo que quedaba del controvertido plan económico de la primera ministra, Liz Truss.

En concreto, desechó recortes impositivos y quitó apoyo a los hogares para hacer frente a las facturas energéticas para devolver orden a las finanzas públicas del Reino Unido.

Luego de que las críticas al plan de Truss catalizaran la disparada de los costos de endeudamiento para el país, el paquete de 32.000 millones de libras (US$36.000 millones), es menos de la mitad de lo que economistas dicen que necesitará el gobierno para poner a su deuda en una trayectoria estable. Esto luego de que una mayor inflación y menor crecimiento golpearan la recaudación impositiva.

PUBLICIDAD

Junto con marchas atrás anteriores, la decisión termina con casi todos los 45.000 millones de libras en recortes impositivos y transferencias anunciadas por Truss en septiembre, lo que genera dudas sobre su supervivencia en el cargo.

Los únicos cambios importantes que quedan de ese anuncio son los que ya están comenzados en el plano legislativo, sobre las contribuciones a la seguridad social y el impuesto de timbre. Hunt señaló que es probable que haga recortes de gasto más severos en las próximas semanas.

Me temo que habrá más decisiones difíciles, tanto en materia de impuestos como de gasto, mientras cumplimos nuestro compromiso de conseguir que la deuda disminuya como proporción de la economía a medio plazo”, dijo Hunt, añadiendo que la prioridad será proteger “a los más vulnerables”.

PUBLICIDAD
La primera ministra británica, Liz Trussdfd

La deuda pública británica y la libra esterlina subieron, y la rentabilidad de los gilts a 30 años llegó a caer 44 puntos básicos en un momento dado. Sería la segunda mayor caída diaria registrada si la deuda cerrara en ese nivel.

El plan de apoyo energético de Truss también se ha visto reducido. La actual congelación de precios, que limita la factura media a 2.500 libras al año durante dos años, se revisará en abril, cuando se rediseñará para que esté más dirigida a los hogares vulnerables y “incentive mejor la eficiencia energética”.

El anuncio de Hunt tomó desprevenido al equipo de Truss, una clara señal de cómo el poder y la autoridad se han ido desvaneciendo en el despacho de la primera ministra.

El domingo por la tarde, el número 10 de Downing Street dijo a los periodistas que la primera ministra celebraría una recepción del gabinete el lunes por la noche para obtener su opinión sobre las propuestas de Hunt, antes de que el Tesoro decidiera que tenía que actuar con mayor rapidez.

Incluso las disposiciones operativas básicas muestran quién tiene ahora el control. En un principio, el número 10 no pudo confirmar si se celebraría la habitual rueda de prensa del lunes por la mañana para los periodistas antes de consultar primero con el equipo de Hunt.

Algunos parlamentarios han pedido públicamente su destitución y muchos otros están conspirando entre bastidores.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Teniendo en cuenta los últimos movimientos en los rendimientos de los gilts, estimamos que esta medida sólo consigue una parte del camino para volver a situar la deuda en una vía sostenible.

La posición del Reino Unido en los mercados puede haberse visto perjudicada de forma permanente, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha indicado que las tasas de interés tendrán que seguir siendo más altas de lo previsto.”

PUBLICIDAD

--Jamie Rush, Bloomberg Economics.

La declaración de Hunt de esta mañana incluía:

  • Mantener la tasa básica del impuesto sobre la renta en el 20% de forma indefinida en lugar de reducirlo como estaba previsto, ahorrando 5.000 millones de libras
  • Suprimir los recortes previstos en los impuestos sobre los dividendos, lo que supone un ahorro de 1.000 millones de libras
  • Mantener los impuestos sobre el alcohol en lugar de hacer recortes
  • La actual congelación de precios, que limita la factura media a 2.500 libras al año, se revisará en abril, cuando se rediseñará para que sea más selectiva
  • Restablecer las normas sobre los trabajadores contratados, lo que supondrá un ahorro de 2.000 millones de libras
  • Eliminar la exención de impuestos en las compras, con un ahorro de 2.000 millones de libras

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD