EE.UU.

Visor de combate de Microsoft causó náuseas y dolor de cabeza a soldados de EE.UU.

Un funcionario del Pentágono dijo también que el dispositivo sigue presentando demasiadas fallas en funciones esenciales

Fuente: U.S. Army
Por Tony Capaccio
16 de octubre, 2022 | 08:34 PM

Bloomberg — Los soldados del ejército de EE.UU. que usaron el nuevo visor de combate de Microsoft Corp. (MSFT) sufrieron “impedimentos físicos que afectaron la misión” en su prueba más reciente. Esto incluyó dolores de cabeza, de ojos y náuseas, según se desprende de un resumen de un ejercicio de la oficina de pruebas del Pentágono.

Más del 80% de los que experimentaron este tipo de síntomas lo hicieron menos de 3 horas después de comenzar a usar el visor HoloLens adaptado, dijo Nickolas Guertin, director de pruebas y evaluaciones de operaciones en un resumen para funcionarios. También dijo que sigue presentando demasiadas fallas en funciones esenciales.

Los problemas se manifestaron en una prueba en mayo y presentados en un reporte en octubre. El Ejército lo marcó como “Información no clasificada controlada” para evitar su distribución pública, pero Bloomberg News obtuvo el resumen.

PUBLICIDAD

Pese a las fallas del dispositivo, Guertin no lo consideró una causa perdida. Recomendó que se “prioricen mejoras” antes de su despliegue masivo para reducir “el malestar físico de los usuarios”. Dijo que es necesario mejorar los sensores de baja luminosidad del visor, la claridad de la pantalla, el campo de visión y la escasa fiabilidad de algunas funciones esenciales.

En el lado positivo: La fiabilidad del último modelo ha mejorado en una métrica clave: el tiempo medio entre fallos que dejan inoperativo todo el sistema, según el informe. Los líderes y los soldados también informaron que la última versión “mejoró la navegación y la coordinación de los movimientos de la unidad”, escribió Guertin.

Se espera que el Sistema Integrado de Aumento Visual de Microsoft, o IVAS, proporcione una “pantalla de visualización” para las fuerzas terrestres estadounidenses, similar a las de los pilotos de cazas. Permitiría a los mandos proyectar información en un visor frente a la cara del soldado e incluiría funciones como la visión nocturna. El Ejército prevé gastar hasta US$21.900 millones a lo largo de una década en los visores, las piezas de repuesto y los servicios de apoyo si se ejercen todas las opciones.

PUBLICIDAD

Los resultados de las pruebas serán evaluados por los legisladores para decidir si aprueban los US$424,2 millones que el Ejército propone gastar en el programa este año fiscal. Los paneles de asignaciones de la Cámara de Representantes y del Senado propusieron por separado fuertes recortes a la solicitud del Ejército a la espera del resultado de las pruebas.

Un hallazgo que puede hacer reflexionar a los miembros del Congreso: La aceptación de las gafas por parte de los soldados “sigue siendo baja” y ellos y sus líderes indicaron que no “contribuyen a su capacidad para completar su misión”. El ejercicio representó la quinta prueba “Soldier Touch point” del sistema, una iniciativa del Ejército ampliamente elogiada para obtener la opinión de los soldados en las primeras fases del proceso de adquisición.

Microsoft, que no recibió una copia de los resultados de las pruebas, dijo en un comunicado que “nuestra estrecha colaboración con el Ejército nos ha permitido construir rápidamente” y modificar el dispositivo “para desarrollar una plataforma transformadora que ofrecerá una mayor seguridad y eficacia a los soldados. Estamos avanzando en la producción y entrega del conjunto inicial” de dispositivos, agregó la compañía.

Doug Bush, subsecretario de Adquisiciones del Ejército, dijo en un comunicado que el servicio “realizó una evaluación operativa exhaustiva” y “es plenamente consciente” de las preocupaciones de la oficina de pruebas. El Ejército está ajustando el programa y el calendario de despliegue “para dar tiempo a desarrollar soluciones a los problemas identificados”, dijo.

Dijo que el Ejército cree que la conclusión de que las gafas causan “deterioro físico” exagera esa cuestión, pero que está llevando a cabo “mejoras significativas para abordar las preocupaciones de los soldados con respecto a la comodidad y el ajuste”.

En agosto, Bush autorizó al Ejército a comenzar a aceptar algunos de los 5.000 juegos iniciales del visor producidos, pero en espera, diciendo que el servicio “está ajustando su plan de campo para dar tiempo a corregir las deficiencias y también campo a las unidades que se centran en las actividades de formación.”

PUBLICIDAD

Cuando se le preguntó por qué el Ejército ordenó a la oficina de pruebas etiquetar el informe como “Información no clasificada controlada”, Bush dijo que el servicio “siguió la orientación apropiada del DoD (Departamento de Defensa) sobre la clasificación.”

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD