La caída de las criptomonedas está atrayendo apuestas arriesgadas al metaverso

Numerosos participantes del metaverso están considerando la propiedad virtual como una verdadera inversión, y no precisamente para el ocio o el juego

Colombianos se sumergen en el metaverso
Por Carly Wanna
18 de octubre, 2022 | 08:31 PM

Bloomberg — El desplome de las cotizaciones de las criptodivisas ofreció a Aditya Saxena la posibilidad de hacer una inversión irresistible: una porción de terreno en el metaverso.

Este joven con 25 años de edad, ingeniero de software en Microsoft Corp. (MSFT) adquirió su terreno por unos US$3.000 en el mes de agosto. Algunos meses atrás había mirado terrenos parecidos que se negociaban por tres o cuatro veces ese valor.

Saxena hace mucho que está entusiasmado con el metaverso, el término que engloba a los mundos online inmersivos que mezclan aspectos tecnológicos como los juegos, los medios sociales y la transmisión en directo. Asegura que es todavía muy joven para adquirir una casa real y piensa que la adquisición de terrenos en el metaverso es algo que merece la pena.

“Se trata de un mercado a la baja, con lo que los precios no son demasiado altos”, afirmó Saxena. “La venta no la contemplo durante algún tiempo, aunque es una opción riesgosa”.

PUBLICIDAD

Al contrario que los populares juegos online y para celulares como Roblox y Fortnite, que permiten a los usuarios efectuar adquisiciones dentro del juego para mejorarlo, numerosos participantes en las plataformas del metaverso consideran la propiedad virtual como una verdadera inversión, y no precisamente para el ocio o el juego. Pero los peligros son muchos, el mercado naciente es frágil y especulativo, tiene un atractivo no demostrado y un rendimiento que no es regular.

Metaversodfd

Cuando los valores cripto se hundieron este año, los precios de la tierra virtual, que generalmente se compran y venden con tokens digitales, también se desplomaron. Los precios promedio en Decentraland y The Sandbox, dos mundos en línea populares basados en blockchain, disminuyeron aproximadamente un 80% entre principios de noviembre de 2021 y principios de este mes, según datos compilados por la empresa de análisis WeMeta. Los precios de bitcoin (XBT), la moneda digital más grande por valor de mercado, se hundieron casi un 70% en el mismo período.

El número de ventas también cayó. En noviembre de 2021, Sandbox y Decentraland sumaron más de 6000 transacciones, según WeMeta. El mes pasado, las ventas cayeron por debajo de 1.000.

PUBLICIDAD

Saxena vio los precios desinflados como una oportunidad para ingresar al mercado. Todavía tiene que construir algo en su parcela de Decentraland y, en cambio, la alquila por US$50 a US$70 por mes. Actualmente, una empresa alquila el espacio para una valla publicitaria que promociona una nueva empresa de marketing de metaverso.

VER +
¿Minería en el metaverso? Así es el negocio que plantea una startup chilena

Las parcelas de tierra se venden como tokens no fungibles, o NFT, que se unen al arte digital y los coleccionables que se registran en blockchains. En estos mundos virtuales, los avatares de los usuarios pueden caminar, hablar con otros avatares, apostar, asistir a un concierto y participar en otras actividades.

A medida que los precios de las criptomonedas cayeron este año, muchos especuladores abandonaron el espacio inmobiliario virtual, dejando atrás principalmente a los inversores a largo plazo, según Cam Harvey, profesor de finanzas en la Universidad de Duke y coautor de “DeFi and the Future of Finance”, quien dijo que este mercado inmobiliario puede ser impredecible.

“Cualquier idea nueva es arriesgada”, especialmente cuando hay múltiples mundos virtuales, dijo. “Como tal, existe el riesgo de invertir en el metaverso que no se convierte en uno de los ganadores”.

“Tengo tarjetas de crédito que pagar”

Kieran Skelly, de 30 años, compró 4 terrenos en Decentraland en marzo de 2021 por alrededor de US$7,000 cada uno. Unos ocho meses después, aprovechó los precios inflados y vendió uno por US$50.000. Se aferró a los demás, asumiendo que los valores continuarían aumentando. Pero no lo hicieron. Valen la mitad de lo que Skelly pagó por ellos, y este mes vendió dos por US$3,300 cada uno.

“Tengo tarjetas de crédito que pagar”, dijo Skelly, un carpintero, y agregó que el proceso de venta no estuvo exento de obstáculos. Un estafador le ofreció un alto precio por uno de las parcelas para atraer una venta rápida, haciéndose pasar por un administrador de Decentraland, dijo.

Un representante de la Fundación Decentraland no comentó sobre ningún caso específico, aunque dijo que los esfuerzos del grupo para combatir el fraude incluyen la eliminación de sitios de phishing (conjunto de técnicas para engañar a una persona) y decirles a los usuarios que solo descarguen archivos del sitio web oficial.

PUBLICIDAD
VER +
Los directores de metaverso tienen sueldos millonarios, pero ¿qué hacen?

También hay preocupaciones regulatorias. Hester Peirce, conocida como la comisionada más amigable con las criptomonedas en la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés), advirtió que los NFT fraccionados, activos divididos en unidades para comprar y vender, podrían ser valores no registrados. La semana pasada, Bloomberg informó que la SEC está investigando a Yuga Labs Inc., el creador de la colección de NFT del Bored Ape Yacht Club.

James Murphy, un abogado con sede en Richmond, Virginia que asesora sobre cuestiones de Web3 y metaverso, dijo que los bienes raíces virtuales basados en blockchain podrían encajar en esa categoría. “¿Debería la gente preocuparse? La respuesta es sí”, dijo.

Muchos de los mundos virtuales fijan la cantidad de parcelas que venderán, lo que muchos inversores en criptomonedas y NFT encuentran atractivo. Sin duda, el interés en el mundo NFT más amplio también se ha desplomado, con un descenso del 97% en los volúmenes de negociación en septiembre desde el máximo de enero, según datos de Dune Analytics.

Vecino de Snoop Dogg

Si bien los precios de las criptomonedas y la tierra virtual a menudo se mueven juntos, las parcelas pueden fluctuar en función de factores únicos. El CEO de Sandbox, Mathieu Nouzareth, dijo que pueden tener valores más altos si están cerca de celebridades o marcas famosas. Por ejemplo, una parcela cerca de la propiedad del ícono del hiphop Snoop Dogg se vendió por US$450,000 el año pasado. En febrero, la lujosa casa de moda italiana Gucci anunció en Twitter que había comprado un terreno en Sandbox para albergar actividades promocionales.

PUBLICIDAD

Algunos compradores usan agentes inmobiliarios como guía para evitar estafadores o para sortear las barreras del idioma. El paquete más popular en DCL Real Estate, una agencia enfocada en Decentraland, cobra US$800 por adelantado más una comisión del 3%, según un gerente de ventas, que pidió no ser identificado, y dijo que a medida que los precios de las criptomonedas caían, más clientes querían ayuda para vender sus tierras.

A pesar de todo el bombo publicitario del metaverso, las realidades digitales basadas en blockchain tienen un largo camino por recorrer antes de revolucionar la vida cotidiana. Además, el concepto no es una novela completa. La gente ha comprado bienes inmuebles digitales en los videojuegos durante décadas.

PUBLICIDAD

Aun así, muchos compradores de bienes raíces virtuales lo tratan como una forma de diversificar su exposición a cripto. A pesar de la volatilidad durante el último año, gastan miles de dólares apostando a que las propiedades aumentarán su valor con el tiempo.

Skelly se aferra a sus parcelas restantes por ahora, aunque consideraría venderlas si su valor supera los US$7.000 o si necesita el efectivo. Todavía cree en las perspectivas a largo plazo del metaverso y sueña con abrir una tienda de muebles virtual.

Michael Greez dijo que gastó US$60.000 en una “propiedad” en Decentraland en septiembre de 2021 y estimó que compró docenas de extensiones virtuales desde 2017.

PUBLICIDAD

“Probablemente haya bajado un poco”, dijo el analista de biotecnología de 39 años, quien se considera un inversionista a largo plazo. “Realmente no pienso en el valor de eso en este momento”.

Dijo que planea mantener los activos en un futuro previsible, el tiempo suficiente para que el metaverso atraiga a más visitantes y empresas.

“Nunca los voy a vender”, dijo.

Con la asistencia de Cecilia D´Anastasio

Lea más en Bloomber.com