Economía

La Reserva Federal prepara otra gran subida de interés a principios de noviembre

Los funcionarios han subido rápidamente los tipos de interés después de haber sido lentos a la hora de atajar una inflación que resultó ser más persistente de lo esperado

La confianza de los consumidores de EE.UU. aumenta por segundo mes consecutivo hasta alcanzar el nivel más alto desde abril
Por Jonnelle Marte
22 de octubre, 2022 | 12:03 PM

Bloomberg — Los funcionarios de la Reserva Federal se preparan para llevar a cabo otra gran subida de los tipos de interés a principios de noviembre, momento en el que probablemente también debatirán las tácticas para completar el ciclo de endurecimiento más agresivo de las últimas cuatro décadas.

Los funcionarios han subido rápidamente los tipos de interés después de haber sido lentos a la hora de atajar una inflación que resultó ser más persistente de lo esperado. Pero ahora que los tipos se acercan a niveles que podrían pesar sobre el crecimiento económico, los responsables políticos están empezando a sentar las bases para cambiar a movimientos más pequeños que les lleven a la línea de meta sin ir demasiado lejos, dejando al mismo tiempo la puerta abierta para ir más allá si la inflación no disminuye.

“El presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, dijo el viernes en un simposio de bancos comunitarios organizado conjuntamente por su banco, recordando a su audiencia que los tipos de interés estaban cerca de cero en marzo. “Pero pasarse de la raya también es costoso, y hay una gran incertidumbre sobre lo restrictiva que debe llegar a ser la política. Así que esto va a poner una prima en la estrategia de llegar a un lugar y un nivel donde la política puede planear para descansar y evaluar.”

PUBLICIDAD
Feddfd

Los funcionarios, que ahora entran en su periodo de bloqueo antes de la reunión de política monetaria del 1 y 2 de noviembre, quieren subir los tipos hasta un nivel que restrinja el crecimiento y mantenerlos ahí durante algún tiempo mientras baja la inflación. Después de subir los tipos en 75 puntos básicos en cada una de las tres últimas reuniones de la Fed, el tipo de referencia del banco central se sitúa ahora en un rango objetivo del 3% al 3,25%.

Según las proyecciones publicadas el mes pasado, los responsables de la política monetaria prevén un aumento de los tipos hasta una media del 4,6% el año que viene. Los inversores apuestan por que la Reserva Federal subirá 75 puntos básicos en su reunión del 1 y 2 de noviembre, avanzará 50 o 75 puntos básicos en diciembre y terminará el ciclo de endurecimiento con un máximo en torno al 4,9% a principios de 2023.

A los banqueros centrales de EE.UU. les preocupa que la inflación siga subiendo en espiral si detienen su campaña de subida de tipos demasiado pronto. Pero si suben demasiado los tipos, se arriesgan a empujar la economía a una dolorosa recesión.

PUBLICIDAD

La presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, dijo el viernes que el banco central debería empezar a planificar una reducción en el tamaño de las subidas de tipos, aunque todavía no es el momento de “bajar” de las grandes subidas.

“Debería ser al menos algo que estamos considerando en este momento, pero los datos no han estado cooperando”, dijo Daly durante un debate moderado organizado por la Universidad de California Berkeley. Si los funcionarios suben los tipos en 75 puntos básicos en la reunión de noviembre, “realmente recomendaría a la gente que no se lo tome como que son 75 para siempre”, dijo.

Lo que dice Bloomberg Economics

“La Reserva Federal está preparada para otra subida de tipos de 75 puntos básicos en la reunión de noviembre, incluso cuando a finales de la semana se habló de una posible reducción del ritmo de subidas de tipos después”.

La reducción del ritmo de subidas de tipos, como un aumento de 50 puntos básicos en diciembre, podría darles margen para seguir subiendo los tipos el año que viene si la inflación no empieza a desacelerarse como se espera, dijo Derek Tang, economista de LH Meyer en Washington. Eso reduce el riesgo de que suban los tipos más de lo que les gustaría, una estrategia útil ya que las propias previsiones de los funcionarios muestran que son reacios a recortar los tipos el próximo año.

Pero los responsables políticos podrían enfrentarse a un reto de comunicación si los inversores malinterpretan la bajada, los mercados bursátiles se recuperan y las condiciones financieras se relajan, como ocurrió tras la reunión de la Fed en julio, dijo Kathy Bostjancic, economista jefe de Estados Unidos en Oxford Economics. “Eso es contraproducente para la Fed”, dijo.

Incluso si los funcionarios frenan un aumento de 50 puntos básicos en diciembre, su próximo resumen de proyecciones económicas, que se publicará después de esa reunión, podría desplegarse para enviar una señal de halcón de que están dispuestos a subir los tipos, dijo Matthew Luzzetti, economista jefe de EE.UU. de Deutsche Bank Securities.

PUBLICIDAD
Feddfd

Sin embargo, el tamaño de su movimiento en diciembre, y cualquier cambio en sus proyecciones, dependerá de lo que suceda con la economía antes de eso, dijo. Los funcionarios tendrán que digerir una serie de informes económicos antes de que se reúnan para su última reunión de política del año, incluyendo dos actualizaciones de los precios al consumidor y dos informes mensuales de empleo antes de su decisión en la reunión de dos días que termina el 14 de diciembre.

Algunos funcionarios han dicho que quieren que la demanda del mercado laboral se equilibre mejor con la oferta y que se produzcan varios descensos mensuales en los precios al consumo básicos de Estados Unidos, que excluyen los alimentos y la energía. Pero la medida subió un 6,6% en septiembre con respecto a hace un año, el nivel más alto desde 1982, según un informe del Departamento de Trabajo publicado a principios de este mes.

“Hasta que esa evidencia aparezca en los datos, creo que es difícil tener la firme convicción de que han hecho lo suficiente en cuanto a la tasa terminal”, dijo Luzzetti.

PUBLICIDAD

Lee más en Bloomberg.com

-- Con la ayuda de Catarina Saraiva y Matthew Boesler.

PUBLICIDAD