Bloomberg Green

Subvención de US$50 millones hará que combustible verde para aviones sea barato

La cantidad permitirá a LanzaJet construir la primera planta de su clase y vender combustible de aviación sustentable a precios tan barato como los combustibles fósiles

Un avión HondaJet de Honda Aircraft Co. se exhibe durante el Salón Aeronáutico de Singapur en el Centro de Exposiciones Changi en Singapur, el martes 11 de febrero de 2020.
Por Akshat Rathi
23 de octubre, 2022 | 12:04 PM

Bloomberg — Pronto, el pujante mercado del combustible sustentable para aviones alcanzará un hito, con una planta capaz de producir por primera vez un combustible con menos emisiones al mismo precio que las opciones basadas en combustibles fósiles. Sin embargo, esta paridad de precios sólo se producirá gracias a una subvención de 50 millones de dólares de Breakthrough Energy, dirigida por Bill Gates, junto con el apoyo de préstamos con descuento y otras subvenciones financieras.

LanzaJet, la empresa emergente respaldada por Breakthrough, está construyendo su primera planta comercial en el estado norteamericano de Georgia y espera empezar a producir el año que viene. La planta duplicará la capacidad actual de Estados Unidos para fabricar combustible de aviación sostenible, o SAF.

Aunque el sector de la aviación mundial es responsable de sólo un 3% de los gases que calientan el planeta en la actualidad, sus emisiones están aumentando rápidamente. En un mundo que necesita alcanzar las emisiones netas cero para evitar los peores efectos del cambio climático, se necesitan desesperadamente soluciones ecológicas para satisfacer la creciente demanda de vuelos.

PUBLICIDAD

El SAF es una de esas soluciones. Se trata de una etiqueta amplia que se da al combustible compatible con la aviación que se fabrica a partir de fuentes más sostenibles que el combustible tradicional para aviones a base de queroseno, aunque hasta ahora el SAF se ha visto frenado por un suministro limitado que se vende a precios mucho más altos.

La tecnología de LanzaJet toma el etanol de fuentes como la caña de azúcar en Brasil, el gas residual en China o el maíz en Estados Unidos y lo convierte químicamente en SAF y diésel renovable. Dependiendo de la materia prima utilizada para fabricar el etanol, LanzaJet afirma que las emisiones de gases de efecto invernadero de su SAF podrían ser hasta un 85% inferiores a las del combustible convencional.

La química para convertir el alcohol en combustible de aviación se desarrolló hace casi 100 años, pero desde entonces se ha perfeccionado para que funcione con una eficiencia mucho mayor y unos costes más bajos. LanzaJet afirma que puede convertir casi todos los átomos de carbono que entran en el proceso en combustible utilizable.

PUBLICIDAD

Pero el proceso sigue requiriendo mucha energía. Eso significa que, sin subvenciones ni otros incentivos, el coste del SAF de LanzaJet de la primera planta sería aproximadamente el doble de caro que su primo de combustible fósil a los precios actuales. Para que el SAF de LanzaJet pudiera competir en el mercado, la empresa buscó “capital concesional”, es decir, dinero en forma de subvenciones o préstamos a bajo interés.

LanzaJet obtuvo un préstamo barato por valor de US$50 millones del Fondo de Innovación Climática de Microsoft y también consiguió una subvención por valor de US$14 millones del Departamento de Energía de EE.UU. El resto de los US$200 millones que necesita para construir la planta procederá de los accionistas de LanzaJet: LanzaTech, Mitsui & Co, Suncor Energy (SU), British Airways y Shell Plc. (SHEL).

El CEO de LanzaJet, Jimmy Samartzis, dijo que la subvención de US$50 millones de Breakthrough Energy llega en un momento crucial, cuando se cumplen dos años de la construcción de la planta de Georgia. Esto se debe a que la inflación del último año ha disparado los costes de construcción. Sin ese dinero extra, el SAF producido en la planta seguiría costando un 25% más que el combustible de aviación convencional. La subvención elimina la llamada prima verde.

Este tipo de riesgos imprevistos son habituales cuando se intenta comercializar una nueva tecnología. Por eso Breakthrough Energy ha lanzado el programa Catalyst, de más de US$1.000 millones, que incluye contribuciones de 15 empresas y organizaciones filantrópicas como General Motors Co. (GM) y Boston Consulting Group. El objetivo de Breakthrough es canalizar el apoyo a proyectos que trabajen en la ampliación de nuevas tecnologías hacia la viabilidad comercial. La subvención de US$50 millones procede de Microsoft Corp, Builders Vision, la Fundación BlackRock y el propio Gates.

La planta inicial de Georgia producirá anualmente 9 millones de galones de SAF y 1 millón de galones de diesel renovable. Eso es una pequeña fracción de los 14.000 millones de galones de combustible de aviación que se consumen cada año en EE.UU.

Dadas las políticas anunciadas por el gobierno y las empresas para reducir las emisiones de la aviación, se espera que la demanda de SAF en EE.UU. crezca en 3.200 millones de galones cada año para 2030, según BloombergNEF. LanzaJet dijo que espera que las lecciones que aprenda en la construcción y operación de su primera planta le ayuden a escalar rápidamente, instalando fábricas con 10 a 30 veces esa capacidad inicial tan pronto como en 2026.

PUBLICIDAD

¿Y por qué Breakthrough subvenciona a una empresa que tiene como accionistas a grandes compañías petroleras en un momento en que la industria del petróleo está obteniendo beneficios récord? “Nadie gana dinero con este producto”, dice Samartzis. Las compañías petroleras que tienen participaciones en LanzaJet están asumiendo un riesgo, dice, porque han firmado acuerdos de 10 años para comprar el combustible de LanzaJet independientemente de lo que haga el mercado en general o de lo que ocurra si desaparecen los incentivos gubernamentales destinados a fomentar el desarrollo y el uso del SAF.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD