Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook Inc. muestra un casco de realidad virtual (VR) Oculus Rift y los controladores Oculus Touch mientras hace una demostración durante el evento Oculus Connect 3 en San José, California, Estados Unidos, el jueves 6 de octubre de 2016.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Hay que reconocérselo a Mark Zuckerberg. Ante las críticas sobre el cambio estratégico radical que ha elegido para Facebook, se mantiene obstinado en convertirla en una empresa metaversa. Quizás otros multimillonarios de la tecnología arremetan contra la disidencia, pero Zuckerberg se mantiene estoico, dejando de lado el ruido para dar entrevistas y presentaciones serias sobre su visión de la realidad virtual.

Sin embargo, aunque pueda ignorar las críticas, el CEO de la empresa matriz de Facebook, Meta Platforms Inc. (META), debería replantearse sus prioridades en los próximos meses, ya que Estados Unidos se acerca a unas elecciones de mitad de mandato potencialmente tumultuosas. Es necesario que vuelva a centrar su atención en Facebook, o se arriesga a dejar que proliferen los vídeos engañosos sobre el fraude electoral, lo que podría perturbar el proceso democrático una vez más.

PUBLICIDAD

Zuckerberg podría empezar por hacer lo que han hecho miles de directivos antes que él, y reconsiderar sus tareas.

Mark Zuckerberg podría utilizar esta práctica matriz para volver a centrarse en asuntos críticos, como las teorías conspirativas virales en Facebookdfd

El proyecto metaverso está todavía en sus inicios: Mientras que Facebook cuenta con unos 3.000 millones de usuarios activos, Horizon Worlds, la plataforma de RV que sirve de base a la experiencia metaversa, sólo tiene 200.000, según documentos internos revelados por el Wall Street Journal.

PUBLICIDAD

Zuckerberg ha sido sincero al afirmar que el metaverso de Meta no estará totalmente realizado hasta dentro de cinco años o más. Con más razón, pues, su proyecto de pasión puede permitirse perder su atención durante unos meses, o al menos durante los momentos críticos para la democracia.

Hasta ahora no ha dado señales de cambiar su enfoque. El equipo principal de Facebook para las elecciones ya no depende directamente de Zuckerberg como sí lo hizo en 2020, según el New York Times, cuando Zuckerberg hizo de las elecciones estadounidenses de ese año su máxima prioridad.

PUBLICIDAD

También ha aflojado las riendas de los ejecutivos clave encargados de gestionar la desinformación electoral. El jefe de asuntos globales, Nick Clegg, ahora divide su tiempo entre el Reino Unido y Silicon Valley, y Guy Rosen, el jefe de seguridad de la información de la empresa, se ha trasladado a Israel, según confirmó un portavoz de la empresa por correo electrónico.

Los investigadores que rastrean la desinformación en las redes sociales dicen que hay pocas pruebas de que Facebook sea mejor para detener las teorías conspirativas ahora que en 2020. Melanie Smith, que dirige la investigación sobre desinformación en el Instituto para el Diálogo Estratégico, una organización sin ánimo de lucro con sede en Londres, dice que la compañía no ha mejorado el acceso a los datos para los investigadores externos que tratan de cuantificar la difusión de los mensajes engañosos. Anecdóticamente siguen proliferando, dijo. Smith dijo que encontró grupos de Facebook que reclutan observadores electorales aparentemente con el propósito de intimidar a los votantes el día de las elecciones.

PUBLICIDAD

También señaló un vídeo publicado por el congresista de Florida Matt Gaetz en su página de Facebook, en el que decía que las elecciones de 2020 habían sido robadas. El vídeo ha sido visto más de 40.000 veces en el momento de escribir este artículo. Aunque fue publicado hace un mes, no tiene una etiqueta de advertencia de verificación de hechos.

Smith citó además recientes publicaciones en Facebook, compartidas cientos de veces, en las que se invitaba a la gente a eventos para debatir sobre cómo los “comunistas chinos” están dirigiendo las elecciones locales en EE.UU., o carteles en los que se afirmaba que ciertos políticos deberían “ir a la cárcel por su papel en las elecciones robadas”. Las publicaciones hechas por los candidatos tienden a difundirse especialmente, dijo Smith.

PUBLICIDAD

Meta ha dicho que su principal enfoque para manejar el contenido hasta las elecciones de mitad de período de 2022 será con etiquetas de advertencia. Pero las etiquetas de advertencia no son muy eficaces. Para más del 70% de las publicaciones de desinformación en Facebook, dichas etiquetas se aplican dos días o más después de que la publicación haya sido publicada, mucho después de que haya tenido la oportunidad de difundirse, según un estudio realizado por Integrity Institute, una organización de investigación sin ánimo de lucro dirigida por antiguos empleados de grandes empresas tecnológicas. Los estudios han demostrado que la desinformación obtiene el 90% de su interacción total en las redes sociales en menos de un día.

El problema, en última instancia, es la forma en que Facebook muestra a la gente los contenidos que más probabilidades tienen de mantenerlos en el sitio, lo que la denunciante Frances Haugen ha llamado clasificación basada en la interacción. Un enfoque mejor sería la “clasificación basada en la calidad”, similar al sistema de clasificación de páginas de Google, que favorece las fuentes de información consistentemente fiables, según Jeff Allen, antiguo científico de datos de Meta y cofundador del Instituto de Integridad.

PUBLICIDAD

El creciente énfasis de Facebook en los vídeos puede agravar el problema. En septiembre de 2022, la información errónea se compartía mucho más a menudo a través de vídeos que a través de publicaciones normales en Facebook, dijo Allen, citando un estudio reciente del Instituto de Integridad. Los contenidos falsos suelen obtener más interacción que los veraces, añadió, por lo que tienden a ser favorecidos por un sistema basado en las interacciones.

En 2020, Facebook puso en marcha medidas de “rotura de cristales” para contrarrestar una oleada de publicaciones en las que se afirmaba que las elecciones habían sido robadas por el entonces presidente electo Joe Biden, lo que acabó contribuyendo al asalto al Capitolio de EE.UU. el 6 de enero.

PUBLICIDAD

Meta no debería tener que volver a recurrir a medidas tan drásticas. Si Zuckerberg se toma en serio lo de conectar a la gente, y hacerlo de forma responsable, debería salir de su burbuja de realidad virtual y reexaminar el sistema de clasificación que mantiene los ojos pegados al contenido de Facebook. Como mínimo, podría comunicar a sus empleados, y al público, que vuelve a hacer de la integridad electoral una prioridad. El metaverso puede esperar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.