EE.UU. debería robar a China la propiedad intelectual de la cooperación regional
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — El discurso del presidente chino, Xi Jinping, en su 20º Congreso del Partido Comunista, en el que reafirmó la independencia tecnológica de China e incluso su dominio, junto con las prohibiciones de Estados Unidos a la venta de semiconductores y equipos, son sólo las últimas escaladas en una competición de desacoplamiento entre las dos mayores economías del mundo.

Las primeras grietas están apareciendo. Seguirán más. Sin embargo, es posible que los trabajadores y la economía estadounidense en general no se beneficien tanto como podrían de la reestructuración de la cadena de suministro mundial. En este sentido, Estados Unidos puede aprender algo del enfoque económico regional de su rival en Asia. Para salir airoso de esta competición estratégica, EE.UU. tiene que abrazar también a sus vecinos.

PUBLICIDAD

Los esfuerzos de EE.UU. para distanciarse de China traspasan Administraciones y cruzan las líneas partidistas. Tanto los republicanos como los demócratas han redoblado los esfuerzos en la imposición de aranceles generalizados, listas negras de empresas, controles de exportación, supervisión más rigurosa de las inversiones y normas e investigaciones sobre el trabajo forzoso, interrumpiendo las conexiones bilaterales y el comercio en una cantidad cada vez mayor de industrias.

También ha aumentado el interés de China de desvincularse de EE.UU. y ha tomado represalias mediante la aplicación de sus propios aranceles y listas de entidades. Ha gastado la mayor parte de una década y cientos de miles de millones de dólares luchando por la independencia o el dominio en los sectores de los semiconductores, las tecnologías ecológicas, los dispositivos médicos, los robots industriales y los equipos aeroespaciales.

PUBLICIDAD

Deshacer el entramado de las cadenas de suministro que unen los mercados de EE.UU. y China no será fácil, rápido ni total. Los costos hundidos, las economías de escala, las redes de proveedores establecidas y el atractivo del mercado interno chino hacen que sea rentable para muchas empresas con sede en EE.UU. y otras empresas internacionales permanecer incluso frente a las fricciones y los costos políticos.

Aun así, se está produciendo un distanciamiento comercial, si no un desacoplamiento total. Los flujos de inversión china hacia EE.UU. han caído a menos de una sexta parte de sus máximos de 2016. Las inversiones de EE.UU. en el sector financiero chino no han compensado el retroceso en otros sectores, lo que ha reducido los flujos relativos. Las exportaciones de energía de EE.UU. a China han recibido un golpe significativo a raíz de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Entre 2018 y 2021, dado que los aranceles hicieron que los productos chinos fueran menos rentables, la participación de China en los segmentos de computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y otros productos electrónicos con destino a EE.UU. cayó 10 puntos porcentuales a menos de un tercio de las importaciones de EE.UU.

PUBLICIDAD

Sin embargo, las pérdidas de China no se traducirán necesariamente en ganancias para EE.UU. El reposicionamiento geográfico de la industria electrónica mundial durante los últimos cuatro años es un buen ejemplo. Sí, el equivalente a casi US$50.000 millones ahora se fabrica en otros lugares. Pero casi toda esa manufactura se fue a Asia, no a EE.UU.

Para traer de vuelta este y otros tipos de producción, y expandir su centro de fabricación de clase mundial, EE.UU. necesita más que sanciones políticas. Necesita una estrategia proactiva llena de incentivos para sus vecinos. La combinación de los mercados de Norteamérica permite las economías de escala, la amplia base de proveedores y el atractivo de los importantes mercados nacionales que han hecho que China y Asia sean tan atractivos durante tanto tiempo.

PUBLICIDAD

Sin duda, la Administración de Biden y el Congreso han tomado medidas en esta dirección bajo la rúbrica de “friendshoring”. Por ejemplo, a Canadá y México se les dio luz verde para participar en la fabricación de baterías subsidiadas para vehículos eléctricos y tener la oportunidad de unirse a las cadenas de suministro de semiconductores centradas en EE.UU., especialmente en las áreas de pruebas y empaque (que ahora se realizan casi exclusivamente en Asia).

Pero lazos comerciales más profundos requieren un apoyo que va más allá de los subsidios a empresas específicas o incluso al sector. Significa construir infraestructura general para conectar las tres economías y reducir los costos regionales de producción. Los fondos provistos bajo la Ley de Infraestructura Bipartidista deben canalizarse para modernizar los cruces fronterizos físicos —algunos de los cuales no han sido renovados en décadas—, agregar nuevas conexiones viales y ferroviarias, e invertir en redes digitales que monitorearán mejor el movimiento transfronterizo de bienes y personas, y acelerarán su tránsito.

PUBLICIDAD

Es necesaria una mayor movilidad laboral para fabricar los bienes y prestar los servicios donde se necesitan a lo largo de la cadena de suministro. Las visas de trabajo de Norteamérica, como las creadas inicialmente bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, deberían ser más abundantes y predecibles. Debería continuar la expansión de los programas de trabajadores invitados en todos los rangos de competencias. Visualizar y construir una fuerza de trabajo continental vibrante del siglo XXI también requerirá más intercambios educativos y oportunidades de formación profesional transfronterizas.

Nada de esto es fácil en el sistema político estadounidense actual. México tampoco es el participante entusiasta y el socio confiable que alguna vez fue: bajo el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, el nacionalismo económico y el aislacionismo van en aumento, al menos en el liderazgo federal. Sin embargo, sin acceso a una base más amplia de trabajadores, habilidades, recursos, proveedores y mercados potenciales, las cadenas de producción que salen de China pasarán por alto a EE.UU. Si los demócratas y los republicanos pueden cooperar para distanciarse de China, seguramente pueden extender ese esfuerzo bipartidista para atraer a las empresas existentes y la capacidad a territorio estadounidense.

PUBLICIDAD

China busca unir a Asia en una fuerza comercial aún más sólida bajo su control. Ha combinado préstamos e inversiones, como aquellos dentro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, con acuerdos de libre comercio, incluida la Asociación Económica Integral Regional y su oferta para unirse al Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, como una forma de consolidar su poder y participación en el mercado mundial, incluso cuando diversifica su comercio fuera de EE.UU.

EE.UU. debería hacer lo mismo y abordar un enfoque de nearshoring, de una estrategia individual a una regional para el crecimiento económico. Solo entonces sus empresas, productos y trabajadores podrán competir de manera más efectiva con el desafío más formidable que enfrentan en el mercado global.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.