Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — En la segunda vuelta presidencial de este domingo, los votantes brasileños elegirán entre reelegir al actual mandatario, Jair Bolsonaro, o traer de vuelta al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Ninguno de los dos hombres es la respuesta a los desafíos que enfrenta la mayor democracia de América Latina. Los brasileños deben esperar al menos un resultado que no empeore las cosas.

Aunque algunos sondeos sugerían que Lula podría imponerse en la primera vuelta del 2 de octubre, Bolsonaro superó las expectativas al forzar una segunda vuelta, y sus aliados en el Congreso y la Gobernación también obtuvieron buenos resultados. La carrera ha sido lo suficientemente ajustada como para que un resultado disputado siga siendo una posibilidad. Bolsonaro ha puesto previamente en duda la integridad del sistema electoral del país y ha dicho que aceptaría el resultado “si la votación es limpia.” Una prolongada disputa postelectoral paralizaría la economía, ampliaría las divisiones sociales y socavaría el gobierno entrante desde el principio.

PUBLICIDAD

Que Bolsonaro esté a una distancia mínima de un segundo mandato es asombroso. Si la pandemia de Covid-19 fue una prueba de gobernabilidad para los líderes a nivel mundial, Bolsonaro la falló. Evitó una respuesta coordinada a nivel central, minimizó la gravedad de la enfermedad, defendió tratamientos falsos y pasó por encima de los ministros de salud. Cerca de 700.000 brasileños han muerto, la segunda peor cifra absoluta después de la de Estados Unidos.

Estos errores habrían sido más disculpables si el presidente pudiera señalar logros sustanciales en otras áreas. No es el caso. Bolsonaro, un escéptico del cambio climático que ha retratado las preocupaciones ambientales como una amenaza a la soberanía y el desarrollo, vació las agencias responsables de monitorear la Amazonía y proteger los derechos indígenas; en los primeros seis meses de 2022, la deforestación alcanzó un récord. Si bien el gobierno comenzó con la tan necesaria reforma de las pensiones, no ha llevado a cabo otros cambios urgentes, como la revisión del código tributario y la reducción del tamaño de la administración pública. En el período previo a las elecciones, Bolsonaro abrazó el despilfarro fiscal con recortes de impuestos y donaciones en efectivo.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, ha debilitado la democracia de Brasil, haciendo afirmaciones infundadas sobre el fraude electoral y politizando las fuerzas armadas. Un segundo mandato envalentonaría aún más a Bolsonaro para avivar las divisiones y alimentar las guerras culturales, mientras continúa atacando las instituciones. En un momento en el que Brasil necesita concentrarse en acelerar el crecimiento y reducir la deuda pública, no ha hecho lo suficiente para sugerir que podría lograr ese equilibrio.

Sin embargo, es posible que gane. Eso se debe en parte a que Lula es una alternativa imperfecta. Aunque es querido por muchos brasileños pobres, el antiguo líder sindical es odiado por otros. La investigación por soborno que le llevó a la cárcel durante dos años, antes de que el tribunal supremo del país anulara su condena, está todavía fresca en la mente de muchos votantes. El anterior mandato de Lula coincidió con la subida de los precios de las materias primas, lo que facilitó la aplicación de políticas sociales transformadoras sin el riesgo de sufrir tensiones fiscales. En medio de una crisis alimentaria que tiene ahora a 33 millones de brasileños pasando hambre, la reputación de Lula como defensor de los pobres ha reunido a sus principales partidarios. Pero es probable que los votantes de clase media sean más difíciles de convencer.

PUBLICIDAD

Una cosa es segura: El ganador de las elecciones del domingo tendrá que prescindir rápidamente de los eslóganes y llegar más allá de su base electoral: una legislatura díscola no deja otra alternativa. Después de una campaña tan divisiva, eso será más fácil de decir que de hacer. Pero el futuro de Brasil, y la estabilidad de toda la región, depende de ello.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.