Reservas de gas en Europa están llenas: ¿aún hay riesgo de una crisis energética?

La inusual calidez del clima y el éxito de las licitaciones de los embarques hacen que las reservas estén casi repletas antes de que Europa haya puesto en marcha los calentadores

Gas
Por Vanessa Dezem - Anna Shiryaevskaya - Rachel Morison
29 de octubre, 2022 | 12:59 PM

Bloomberg — De pronto, los europeos cuentan con más gas del que les es posible utilizar.

Desprovista de las importaciones de Rusia de las que han dependido desde hace mucho tiempo, los europeos se han dedicado a traer GNL desde cualquier parte del mundo con el fin de rellenar sus depósitos. Actualmente, la inusual calidez del clima y el éxito de las licitaciones de los embarques hacen que las reservas estén casi repletas antes de que Europa haya puesto en marcha los calentadores. Asimismo, los precios del gas han descendido notablemente y se encuentran por debajo de un 1/3 de su nivel máximo alcanzado en verano.

Aún existen riesgos: gran parte depende del clima, y si una ola de frío hace que los europeos tengan que utilizar sus reservas inmediatamente. Las autoridades también están en guardia ante la posibilidad de que se produzcan nuevos sabotajes en los sistemas de energía, lo que provocaría una crisis en el mercado. No obstante, a finales de este mes de octubre, Europa está en mejor situación de lo que los gobernantes se esperaban.

El abastecimiento de gas ruso se ha reducido desde 2021. Durante el verano se suspendió el suministro en el gasoducto Nord Stream, antes de sufrir una serie de daños en septiembre. Por el momento, el buen tiempo está facilitando la contención del consumo, pero a los funcionarios de Europa les inquieta que la disminución en el precio del gas, en comparación con el alza del verano, provoque un incremento de la demanda cuando suban los termostatos.

PUBLICIDAD
VER +
Rusia planea reducir exportaciones de gas vía gasoducto en casi 40% en 2023-2025

“Se prevé que los excedentes de gas perduren al menos hasta el mes de diciembre”, señaló Giacomo Masato, analista jefe y meteorólogo sénior de la empresa de energía italiana Illumia. “No es probable que ocurra en Europa una ola de frío continuada para noviembre”.

El gas está cerca del nivel más bajo desde junio, aunque los peligros aún están en los precios del mercado. Los futuros de febrero cotizan con una prima del 44% respecto de noviembre, y los costos para el próximo invierno también son más altos, lo que indica que se espera que persistan los problemas de suministro.

Gas

Todo eso significa que reducir el uso, a pesar del atractivo de los precios más bajos, sigue siendo esencial. Según Timera Energy, la reducción de la demanda de gas a lo largo de 2022 se estima en alrededor del 7-9%, “principalmente impulsada por el cierre de grandes consumidores industriales”. “Sin embargo, esto está por debajo del objetivo del 15% de la UE.

PUBLICIDAD

“La capacidad de Europa para navegar en una crisis paralela de energía y gas durante los próximos dos años depende en gran medida de su capacidad para reducir la demanda”, dijeron los analistas de Timera en un blog. “Creemos que la crisis está lejos de terminar”.

Los esfuerzos de Europa para acumular reservas significan que el almacenamiento europeo está lleno en un 93,6% y en Alemania en un 97,5%, según Gas Infrastructure Europe. Si bien eso brinda cierta comodidad al mercado, en Alemania solo es suficiente para satisfacer la demanda durante dos meses de clima más frío, por lo que Europa deberá seguir atrayendo cargamentos de GNL.

Pero parece que el clima se mantendrá más templado de lo habitual hasta bien entrado noviembre, según el modelo meteorológico de Bloomberg.

Por ahora siguen llegando barcos. El noroeste de Europa está en camino de recibir 82 camiones cisterna de GNL este mes, un 19% más que en septiembre. Más barcos permanecen más tiempo en el llamado almacenamiento flotante en previsión de precios más altos y en medio de una capacidad limitada para recibir el combustible, según los operadores de barcos Fearnleys A/S. Esta situación que puede durar hasta mediados de enero, según Oystein Kalleklev, director ejecutivo del armador de GNL Flex LNG Ltd. en Oslo.

El índice de Bloomberg para camiones cisterna cargados en el agua durante 20 días o más ha subido al nivel más alto desde al menos 2017. La semana pasada, Enagas SA (ENG) de España advirtió que podría necesitar limitar los números, ya que tiene poco espacio para absorber el exceso de importaciones.

VER +
Israel y Líbano llegan a “histórico acuerdo” marítimo para una zona rica en gas
Buques con GNL

Si bien los precios están cayendo ahora, la demanda de Asia podría aumentar y Rusia aún podría terminar con los flujos de gas que transitan por Ucrania, ya sea a propósito o a través de daños a la infraestructura mientras continúan los combates. Ambos agregarían una presión al alza sobre los precios y también dificultarían el llenado del almacenamiento el próximo año.

Mientras tanto, los ministros de energía europeos también están discutiendo un tope temporal en los precios de referencia del gas. Uno de los principales argumentos en contra de la medida es que puede dificultar que Europa siga atrayendo el GNL que necesita este invierno.

PUBLICIDAD

“A medida que las temperaturas comiencen a bajar y los almacenamientos se vacíen, la realidad del mercado del desajuste entre la oferta y la demanda significará precios más altos, lo que se traducirá en más presiones inflacionarias”, dijo Katja Yafimava, investigadora principal del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford. “Es probable que este problema se agudice durante el próximo invierno”.

Con la asistencia de Elena Mazneva y Andrew Reierson.

Lea más en Bloomberg.com