Imagen de Luiz Inácio Lula da Silva
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — En 2005, cuando era vicealmirante de tres estrellas y asistente militar principal del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, me reuní en Brasilia con Luiz Inácio Lula da Silva, conocido universalmente como Lula. Llevaba aproximadamente un año en su primer mandato como presidente de Brasil. La impresión inmediata fue la de un líder duro y de clase trabajadora que, como es sabido, perdió un dedo en un accidente cuando era obrero metalúrgico y sindicalista décadas atrás.

Él y Rumsfeld mantuvieron un intercambio muy amistoso, a pesar de sus profundas diferencias políticas y culturales: Lula es un socialista global, y Rummy era un republicano norteamericano duro. Vi cómo se encandilaban mutuamente con su sentido compartido del trabajo duro, las agallas y el humor.

PUBLICIDAD

Rumsfeld elogió el importante papel de Brasil al mando de una gran misión multinacional de mantenimiento de la paz en Haití, y Lula se puso positivamente orgulloso. Aunque estuvieron de acuerdo en discrepar sobre el líder izquierdista Hugo Chávez en Venezuela y su papel en la región, en general fue un intercambio muy amigable y de hecho amistoso.

En ese momento había una evidente tendencia hacia la izquierda en toda América Latina y el Caribe. Esto preocupaba mucho a Estados Unidos, pero ver a esos dos hombres en la cima de sus respectivos juegos era alentador.

PUBLICIDAD

Más tarde, como comandante del Comando Sur de Estados Unidos, me reuní varias veces más con Lula. Eran días de euforia para Brasil; los precios de las materias primas eran altos, y él tenía mucha confianza en el rumbo del país.

Volví a quedarme impresionado por su instinto político, su capacidad para encontrar el equilibrio entre la izquierda dura de Sudamérica (especialmente Chávez) y Estados Unidos y otras naciones más conservadoras de América. Era idealista a la hora de destinar recursos a las enormes necesidades de los brasileños pobres, pero también era un actor razonablemente pragmático en sus interacciones con las empresas.

PUBLICIDAD

La trayectoria de Brasil, y de Lula, en los años transcurridos ha sido, como mínimo, difícil. Los precios de las materias primas cayeron. La sucesora elegida por Lula, Dilma Rousseff, tuvo una presidencia fallida y fue destituida. El propio Lula fue condenado por cargos de corrupción y estuvo en la cárcel.

Ahora vuelve a estar al frente de un país enorme e importante en un momento turbulento del mundo. ¿Qué debemos esperar de Lula 2.0? ¿Cuáles son las implicaciones tanto en América como en el mundo?

PUBLICIDAD

En primer lugar, tenemos que darnos cuenta de que ha sido una contienda increíblemente reñida: Las encuestas en el último mes de la campaña se ajustaron significativamente en la dirección del oficialista de derechas, Jair Bolsonaro. Lula no tiene un mandato, y debe gobernar una nación profundamente dividida, esencialmente un electorado 50-50. Un Bolsonaro herido aún no ha concedido, aunque ha autorizado el inicio de un proceso de transición exigido por la Constitución.

Aunque existe la posibilidad de que se produzcan algunas protestas e impugnaciones, tanto los tribunales como las fuerzas armadas no han mostrado ninguna inclinación a anular los resultados, ni es probable que lo hagan. Bolsonaro se convertirá probablemente en un “líder en el exilio” muy difícil, de forma parecida a como lo ha hecho el ex presidente Donald Trump en Estados Unidos. Nada será fácil, y Lula lo sabe.

PUBLICIDAD

Esto llevará a Lula a buscar gradualmente un mayor control del centro político posicionándose como una figura conciliadora que gobernará (como ha dicho explícitamente) para todo el pueblo de Brasil, no sólo para los que le votaron. Será un camino difícil, sobre todo teniendo en cuenta la fuerte posibilidad de un aterrizaje duro para muchas economías nacionales el próximo año, y un alto nivel de expectativas de sus partidarios.

Por mucho que Lula quiera canalizar recursos hacia los más pobres y débiles de la sociedad brasileña, muchos de sus ministros le aconsejarán que establezca relaciones eficaces con el sector empresarial e incluso con los militares.

PUBLICIDAD

En segundo lugar, mirando a la región, está surgiendo una nueva “marea rosa”, un fenómeno identificado hace dos décadas cuando muchos gobiernos se movieron hacia la izquierda. Ahora, tras un período de resurgimiento de la derecha, hay gobiernos de izquierda en Bolivia, Chile, Colombia, México y Perú, además de los incondicionales Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Lula se posicionará como líder no sólo en Brasil, sino en el mundo en desarrollo y en el llamado Sur Global. Trabajará intensamente en las conexiones con India, China, Nigeria, Indonesia, Sudáfrica y otros países.

PUBLICIDAD

Habrá un movimiento agresivo para revertir las políticas ambientales de Bolsonaro que llevaron a la asombrosa cifra de dos mil millones de árboles cortados o quemados en el Amazonas, el “pulmón de la tierra.”

En tercer lugar, en el ámbito de la seguridad, buscará posiciones equilibradas. En cuanto a la guerra de Ucrania, es probable que tome una vía esencialmente neutral y siga manteniendo relaciones tanto con Kiev como con Moscú. Es de esperar que fomente unas relaciones más sólidas con China.

Más cerca de casa, el ejército brasileño necesita una recapitalización razonable, que incluya mejores sensores de larga duración y activos marítimos para vigilar los vastos depósitos de hidrocarburos en alta mar, por ejemplo. Lula buscará unas relaciones más sólidas con los altos mandos militares para evitar que Bolsonaro tome más ventaja con ellos.

Se espera una buena cooperación en la lucha contra el narcotráfico, la aplicación de la legislación medioambiental sobre pesca y el entrenamiento general entre las fuerzas armadas brasileñas y la Cuarta Flota de EE.UU., con sede en Florida.

Durante la presidencia de Joe Biden, el nivel de respeto mutuo entre Washington y Brasilia será alto, y es probable que haya una buena cooperación. Sin embargo, si EE.UU. se desplaza con fuerza hacia la derecha, ya sea en las elecciones legislativas de la próxima semana o en las presidenciales de 2024, los mares estarán mucho más agitados entre las dos naciones gigantes de las Américas. La profunda experiencia de Lula en el gobierno será una ventaja para navegar en un momento crítico de las relaciones entre Estados Unidos y Brasil.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.