Latinoamérica

Biden y petroleras siguen en pulso en medio de necesidades por más petróleo

El equipo de Biden ha estado en desacuerdo con la industria desde la campaña electoral de 2020 y tras la guerra en Ucrania se agudizó el descontento

Jennifer Granholm y el presidente Joe Biden el 31 de octubre.
Por Kevin Crowley, Jennifer Dlouhy y Ari Natter
05 de noviembre, 2022 | 10:15 AM

Bloomberg — A finales de octubre, la Casa Blanca vio en el horizonte otro posible punto de inflamación energético. Los inventarios de gasóleo y gasóleo de calefacción en el noreste de EE.UU. estaban bajando de forma preocupante. Los funcionarios entraron en acción, organizando una serie de llamadas entre la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, y varias de las mayores refinerías de petróleo del país para discutir estrategias para aumentar las reservas. El tono fue cordial, según personas con conocimiento de las conversaciones.

Pero al día siguiente, la industria petrolera se vio sorprendida. En una conferencia de prensa organizada a toda prisa el 31 de octubre, el presidente Joe Biden fustigó a las grandes petroleras por haber entregado beneficios “escandalosos” a los accionistas y ejecutivos en lugar de bajar los precios en los surtidores. A menos que esto cambie, advirtió, las compañías petroleras se enfrentarán a más impuestos. “Sus beneficios son una ganancia de guerra, la ganancia del brutal conflicto que está asolando Ucrania y que está afectando a decenas de millones de personas en todo el mundo”, dijo.

Fue justo el tipo de latigazo que ha sembrado repetidamente la desconfianza y avivado las tensiones con la industria de los combustibles fósiles en el transcurso de la administración Biden, según múltiples entrevistas con ejecutivos y grupos de presión relacionados con el petróleo y el gas, que declinaron ser identificados porque las reuniones y conversaciones que describieron eran privadas.

PUBLICIDAD

El equipo de Biden ha estado en desacuerdo con la industria desde la campaña electoral de 2020. Pero cuando los precios globales de la energía se dispararon este año tras la invasión rusa de Ucrania, la Casa Blanca pidió ayuda a las Grandes Petroleras, sólo para sentirse cada vez más frustrada porque están frenando la producción mientras cosechan ganancias récord.

“Mes tras mes, estas empresas han obtenido beneficios récord que luego han utilizado para llenar los bolsillos de los accionistas en lugar de aumentar la producción y reducir los precios del gas”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Abdullah Hasan. “Mes tras mes, les hemos ofrecido todas las oportunidades e incentivos para que cambien su comportamiento”.

Aunque nunca se hicieron ilusiones sobre las ambiciones ecológicas del presidente, los conocedores de la industria petrolera afirman que están cada vez más descontentos con una serie de prioridades políticas contradictorias -por ejemplo, pasar en cuestión de meses de la paralización de los arrendamientos federales para la extracción de petróleo a exigir más producción- y con peticiones poco realistas como la de gastar miles de millones de dólares para aumentar rápidamente la capacidad de refinado.

PUBLICIDAD

Sin querer ser el chivo expiatorio del aumento de las facturas de combustible en los hogares en vísperas de las elecciones de mitad de mandato, las figuras de la industria, normalmente de bajo perfil, están siendo más francas. La semana pasada, los directores ejecutivos de Exxon Mobil Corp. y Chevron Corp. lanzaron graves advertencias sobre los posibles impuestos extraordinarios. Marshall McCrea, codirector general del operador de oleoductos Energy Transfer LP, dijo esta semana que la política energética de EE.UU. está tan desordenada que se está convirtiendo en “un sketch de Saturday Night Live”.

“Sería divertido si no fuera tan trágicamente triste”, añadió.

Las tensiones llegan en un momento tenso tanto para el país como para el resto del mundo. La militarización del gas natural ruso por parte del Presidente Vladimir Putin ha dejado a Europa ante un peligroso invierno. La OPEP no ha estado dispuesta a aliviar un mercado petrolero tenso; en cambio, el mes pasado desafió los deseos de Estados Unidos al acordar con Rusia una reducción de la producción.

La historia reciente demuestra que Estados Unidos puede desempeñar un papel fundamental en el aumento de la producción de petróleo para aliviar los precios y proporcionar seguridad energética. Después de todo, la revolución del esquisto añadió más crudo a los mercados mundiales que toda la producción de Irak e Irán juntos desde 2012 hasta 2020, lo que convierte a EE.UU. en el mayor productor tanto de petróleo como de gas.

El suministro de petróleo en Estados Unidos está por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, a pesar de los altos precios del crudodfd

Pero para volver a repetir esa racha de crecimiento se necesitaría el apoyo político y de los inversores adecuados, así como equilibrar los objetivos climáticos cada vez más ambiciosos de Estados Unidos. De momento, las señales de que eso ocurra no son buenas.

“Muchos ejecutivos de alto nivel están tirando la toalla con esta Casa Blanca”, dijo Stephen Brown, un consultor de energía que anteriormente fue jefe de asuntos federales de la refinería Andeavor. “Cuando hablamos con gente de la administración, oímos cosas que son conciliadoras para establecer una relación. Y luego te das la vuelta y te golpean entre los ojos con un tuit”.

PUBLICIDAD

El 20 de enero de 2020, su primer día en el cargo, Biden revocó un permiso presidencial para el oleoducto Keystone XL, que habría permitido que más crudo canadiense fluyera hacia las refinerías de la Costa del Golfo. Días más tarde, promulgó una moratoria sobre el arrendamiento de petróleo y gas a nivel federal (posteriormente anulada en los tribunales).

Los ejecutivos del sector del esquisto se enfurecieron, ya que algunos de los mejores pozos de la cuenca del Pérmico se encuentran en terrenos federales de Nuevo México. El mensaje era claro: Biden y su grupo progresista no serían amigos de la industria petrolera.

Cuando la gasolina superó el umbral de los 3 dólares por galón a mediados de 2021, los altos cargos de la administración empezaron a prestar más atención no sólo a los precios en el surtidor, sino también a su papel en el aumento de la inflación.

PUBLICIDAD
Los precios de los surtidores en todo el país siguen siendo un 30% más altos que la media de los últimos cinco añosdfd

Un momento crítico se produjo en noviembre del año pasado, cuando Biden acusó a la industria de un comportamiento “anticonsumidor” y se quejó de que los precios de la gasolina seguían siendo elevados a pesar de que los costes de las compañías petroleras y de gas estaban disminuyendo”. Biden pidió a la Comisión Federal de Comercio que investigara una posible “conducta ilegal”.

“Es probable que la confianza entre la industria y la administración se haya ido deteriorando desde entonces”, dijo Frank Macchiarola, vicepresidente senior de política del American Petroleum Institute, un grupo que representa a la industria energética. Hay una “falta de comprensión de los fundamentos de los mercados energéticos”.

PUBLICIDAD

Cuando Rusia invadió Ucrania en febrero, haciendo que el petróleo se disparara a su nivel más alto desde 2008, la Casa Blanca había dado un giro respecto a los primeros días de la presidencia y exigía la producción de más petróleo y gas, en lugar de políticas para reducir la producción.

“Estamos en pie de guerra”, dijo Granholm a los ejecutivos reunidos en la conferencia petrolera CERAWeek by S&P Global, celebrada en Houston en marzo.

Pero los productores estadounidenses, todavía asustados por el apogeo de la pandemia, cuando los precios de la energía se desplomaron, no estaban de humor para cooperar. Tras una década de escasa rentabilidad para los inversores, había surgido un consenso sobre cómo restablecer la confianza en los precios de las acciones: mantener la producción plana y devolver a los accionistas todo el efectivo posible.

PUBLICIDAD

Cuando la inflación se disparó en la primera mitad de 2022, quedó claro que la Casa Blanca tenía una crisis económica entre manos. Ningún presidente estadounidense ha sido reelegido con los precios de la gasolina por encima de los 4 dólares el galón. En junio, la media nacional rozó los 5 dólares. Cuando los analistas empezaron a calcular los beneficios récord de las grandes petroleras, Biden pasó al ataque.

“Vamos a asegurarnos de que todo el mundo conozca los beneficios de Exxon”, dijo en una rueda de prensa en Los Ángeles. “Exxon: Empiecen a invertir y a pagar sus impuestos, gracias”.

Exxon respondió diciendo que estaba invirtiendo mucho en Estados Unidos y que estaba trabajando en la ampliación de una importante refinería en la Costa del Golfo. Pero la narrativa estaba ahora clara: Biden culparía a las grandes petroleras de los altos precios de la gasolina.

PUBLICIDAD

Menos de dos semanas después, Biden convocó a los principales ejecutivos del sector petrolífero al Departamento de Energía en Washington para discutir el tema. Durante más de una hora, los ejecutivos hablaron con Granholm sobre los obstáculos a una mayor producción de combustible y las medidas políticas que podrían ayudar a reducir los costes.

Granholm les aseguró que la administración quería colaborar. En un momento dado, Wirth, el director general de Chevron, hizo un recorrido por la economía, la logística y las limitaciones del refinado estadounidense. Los participantes describieron la reunión como cordial y productiva, una especie de rama de olivo ofrecida a la industria tras la reprimenda de Biden.

Sin embargo, la escena fue muy diferente tres meses después, cuando los funcionarios de las compañías petroleras se reunieron de nuevo con Granholm, el director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, y Amos Hochstein, un alto asesor de energía en el Departamento de Estado.

La sesión del 30 de septiembre, que inicialmente se esperaba que durara una hora y que se anunció como un debate sobre el suministro de combustible tras los huracanes Fiona e Ian, se desvió rápidamente. Se habló poco de las tormentas. Uno de los participantes la describió como “una conferencia” de Granholm.

Los funcionarios de la Administración reprocharon al grupo que vendiera combustible en el extranjero en lugar de almacenar más en los depósitos de EE.UU., y sugirieron que, sin la acción voluntaria de la industria, el gobierno podría obligar a las empresas a almacenar más en el país. Al menos un funcionario criticó a las empresas por obtener grandes beneficios mientras no se ocupan de los bajos inventarios.

Cuando Granholm y Hochstein presionaron a las empresas para que redujeran las exportaciones de combustible y explicaran cómo iban a trabajar para bajar los precios, los participantes del sector pusieron repetidas objeciones, insistiendo en que no podían divulgar esos detalles delante de sus competidores. Ese tipo de discusión franca podría constituir una violación de la ley antimonopolio de EE.UU., argumentaron.

La reunión se disolvió menos de media hora después de su inicio.

Las tensiones entre la industria de los combustibles fósiles de EE.UU. y un presidente demócrata eran probablemente siempre de esperar, pero los enfrentamientos actuales entre ambas partes han sido mucho más visibles que cuando Barack Obama era presidente.

“No creo que fueran cálidos y abrazadores, pero no fueron erizados hacia la industria”, dijo Dan Eberhart, un donante republicano y director general de una empresa de servicios petroleros, sobre la administración de Obama.

Con los precios medios de la gasolina en todo el país volviendo a subir -llegando a 3,79 dólares el galón el 3 de noviembre- y a pocos días de las elecciones de mitad de mandato, Biden no parece estar de humor para dar marcha atrás.

“Estoy trabajando como un demonio para hacer frente a los precios de la energía”, dijo Biden el viernes. Voy a tener una pequeña -como se dice- charla con las compañías petroleras muy pronto”.

Bloomberg.com

PUBLICIDAD