Finanzas personales

Generación Z, aquejada por deudas con compre ahora, pague después: “arruinó todo”

Las empresas que ofrecen este tipo de servicios se han visto inundadas por la morosidad este año, a medida que la inflación golpea a los consumidores

Imagen de la app Afterpay
Por Paulina Cachero
05 de noviembre, 2022 | 08:24 AM

Bloomberg — Sarah Pfefferle ya tenía a los 18 años ahorrados US$16.000 para comprarse una casa. Pero luego comenzó a usar productos de compre ahora y pague después. “Arruinó todo”, dijo.

En solo dos meses, Pfefferle, de Chicago, acumuló US$5.000 en deudas en tres compañías de pagos en cuotas. Los crecientes balances, junto con costos médico imprevistos, terminaron con buena parte de sus ahorros y la llevaron a buscar un asesor financiero. No obstante, el daño ya estaba hecho. Su calificación crediticia cayó de 720 a 580 luego de cerrar sus cuentas.

Ahora con 21 años, Pfefferle dice que sus planes de comprarse una casa se atrasaron dos años. Y teme no ser capaz de obtener una hipoteca.

PUBLICIDAD

“Prácticamente no tengo dinero para emergencias”, dijo. “Es un círculo vicioso”.

Pfefferle no está sola en esta situación. La empresa australiana Afterpay Ltd. popularizó el concepto de “compre ahora y pague después” como un nuevo giro en los planes de pago a plazos con un toque de gratificación instantánea. Estos productos financieros suelen permitir a los consumidores pagar sus compras en cuatro cuotas, con la promesa de que no tendrán que pagar ninguna comisión, ni intereses, y de que el crédito se aprobará rápidamente.

Esto atrajo a los consumidores jóvenes con poco historial de crédito, que vieron en este concepto una alternativa a las tarjetas de crédito para la generación TikTok. Las empresas pioneras, como Afterpay, Klarna Bank AB y Affirm Holdings Inc., se lanzaron con minoristas de ropa de moda, cerraron acuerdos de marca con influencers de las redes sociales y rápidamente se hicieron omnipresentes en las aplicaciones y las cajas de pago en línea. Obtienen la mayor parte de su dinero cobrando a los comerciantes una comisión cada vez que un consumidor utiliza el producto en la caja.

PUBLICIDAD

Los préstamos a corto plazo aumentaron su popularidad durante la pandemia gracias a los consumidores que disponían de dinero extra y compraban por Internet. Cinco grandes empresas de compre ahora y pague después otorgaron 180 millones de préstamos por un total de US$24.200 millones en 2021, un aumento de casi diez veces desde 2019, según un informe de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés).

Los compradores tenían más posibilidades de tener uno o más préstamos en impagodfd

La promesa de pagos sin intereses hizo que los productos resultaran especialmente atractivos para la generación Z, recelosa de las tarjetas de crédito, que en muchos casos creció viendo a sus seres queridos pasar apuros durante la crisis financiera. Sin embargo, este servicio “sólo es gratuito cuando se siguen todas las reglas”, dijo Ed Mierzwinski, director del US Public Interest Research Group.

Las empresas que ofrecen este tipo de servicios se han visto inundadas por la morosidad este año, a medida que la inflación golpea a los consumidores. La CFPB descubrió que los prestatarios más jóvenes son más propensos a tener préstamos en “estado derogatorio”, lo que significa que están en mora o son enviados a un cobrador de deudas de terceros. Aproximadamente el 11% de los prestatarios pagaron al menos una cuota de retraso en 2021, un aumento con respecto al año anterior. Y el 18% de los consumidores de entre 18 y 29 años se retrasó en los pagos en 2021, según un informe de la Reserva Federal.

En estos días, los jóvenes usuarios de TikTok bromean sobre esquivar los pagos o con acumular saldos que no pueden pagar.

“El marketing aquí está contando con un gastador más joven, tal vez menos sofisticado financieramente porque no han estado en el mercado financiero tanto tiempo”, dijo Mierzwinski.

En declaraciones enviadas por correo electrónico, Afterpay -que ahora es propiedad de la empresa de pagos digitales Block Inc-, Klarna y Affirm afirmaron que ofrecen más garantías al consumidor que las tarjetas de crédito y destacaron que no cobran intereses y que no cobran comisiones por demora o las limitan.

PUBLICIDAD
Razones por las que los usuarios reportaron usar servicios de compre ahora y pague después en 2021: Más conveniente; no quería usar tarjeta de crédito; única manera de costearlo; más barato; único método de pago que tenía; otrodfd

Nuevos en el mundo del dinero

Para Gabrielle, que pidió que no se revelara su apellido, no tenía la sensación de estar gastando dinero porque sus pagos no vencían hasta dentro de unas semanas. Y cuanto más gastaba, más crédito obtenía. Más de un año después, la joven de 19 años se quedó con un montón de ropa nueva, maquillaje y US$3.500 de deuda con saldos en varias aplicaciones, una práctica común de los prestatarios llamada “acumulación de préstamos”, que la CFPB citó como un riesgo para los consumidores.

Finalmente pudo pagar sus saldos en abril después de buscar ayuda en un foro de Reddit donde muchos usuarios dijeron que las aplicaciones alimentaban sus adicciones a las compras.

Una encuesta realizada por la Asociación de Tecnología Financiera reveló que el 40% de los usuarios de estos servicios pedían préstamos a varios proveedores. Y casi un tercio declaró haber gastado “más de lo que habría gastado si esto no hubiera estado disponible”, según la Red de Salud Financiera.

PUBLICIDAD

Consecuencias a largo plazo

Para algunos, retrasarse en los pagos puede tener consecuencias duraderas.

Briana Gordley, de 24 años, dijo que no entendía las dificultades ocultas cuando encontró por primera vez un anuncio de compre ahora y pague después en la tienda de ropa Forever 21. La entonces estudiante de primer año creía que la oferta financiera era una forma segura de pagar las cosas que no podía permitirse con su trabajo a tiempo parcial.

PUBLICIDAD

Apenas 18 meses después, la tejana había gastado US$1.500 en tres plataformas y tres de sus préstamos habían sido enviados a la oficina de cobros. Se vio obligada a pedir ayuda a sus padres. E incluso entonces, tardó dos años en crear finalmente una cuenta de ahorros y empezar a pagar sus préstamos estudiantiles.

Aunque los retrasos en los pagos de Gordley no afectaron a su puntuación crediticia, puede que ese no sea el caso de los prestatarios en el futuro. Las principales agencias de crédito, como Equifax Inc. y Experian Plc, han dicho que empezarán a incluir las compras del BNPL en los informes crediticios de los consumidores, aunque todavía no todos los prestamistas les comunican los datos. Los préstamos enviados a los cobradores de deudas también pueden ser reportados, lo que puede perjudicar las puntuaciones de crédito de los consumidores.

Gordley declaró al Comité Bancario del Senado en septiembre que este tipo de servicios se dirige a los prestatarios más jóvenes que están aprendiendo a gestionar sus propias finanzas, y dijo que los productos están al borde de ser “depredadores” sin una fuerte divulgación y protección de los consumidores.

PUBLICIDAD

“Entiendo y creo en la responsabilidad personal por las decisiones que he tomado”, dijo Gordley durante una sesión de escucha organizada por la comisión. “Pero la rendición de cuentas y la responsabilidad deben ser una vía de doble sentido entre los consumidores y las empresas”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD