Contables
Tiempo de lectura: 10 minutos

No hay capitalismo que funcione sin una buena gestión contable. La transición del estado feudal al capitalismo en el Renacimiento y la Reforma europeo únicamente fue factible mediante la llegada de los contables de profesión. La falta de contables, o el escaso respeto por esta profesión, han causado daños desde entonces. “En repetidas ocasiones”, escribió Jacob Soll en su apasionante historia del mundo contable, “The Reckoning: Financial Accountability and the Making and Breaking of Nations” (El ajuste de cuentas: Responsabilidad financiera y la formación y destrucción de naciones), “unas buenas prácticas de contabilidad han generado los grados de fiabilidad indispensables para la financiación de gobiernos sólidos y sociedades capitalistas fundamentales, pero una contabilidad deficiente y su consecuente carencia de rendición de cuentas han provocado el descontrol financiero, los delitos financieros, los conflictos civiles y otras cosas peores”.

Durante el Renacimiento, entre 4.000 y 5.000 de los 120.000 habitantes de la ciudad de Florencia acudían a las escuelas de contabilidad, donde estudiaban el nuevo sistema contable de doble entrada, con su frágil equilibrio de pérdidas y ganancias. Cosme de Médicis (1389-1464) y otros banqueros de Italia florecieron por su impecable contabilidad (el propio Cosme efectuaba cada año auditorías de todas sus filiales). Luca Pacioli, matemático y religioso franciscano, redactó el primer gran libro sobre contabilidad en 1494.

PUBLICIDAD

Durante la Edad de Oro holandesa, entre los siglos XVI y XVII, todos los niveles sociales holandeses, desde los mercaderes hasta las prostitutas, utilizaban el sistema contable de doble entrada. El público confiaba en los “números”, tanto dentro como fuera de Holanda, lo que le sirvió para crear dispositivos innovadores, como la primera compañía negociada públicamente, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, en 1602, y la primera bolsa de valores. Asimismo, permitió a los ciudadanos de Holanda colocar bonos con un retorno seguro del 4%.

Posteriormente, el hábito de la contabilidad se trasladó a otros países más grandes: Francia y España durante algún tiempo, pero más definitivamente a EE.UU. e Inglaterra. Cuando era director general de correos, hacia mediados del decenio de 1770, Benjamin Franklin hizo pública una guía sobre la contabilidad de doble entrada. La obsesión de los industriales del Reino Unido por las cifras fue satirizada por Charles Dickens en su personaje Gradgrind en “Tiempos difíciles”.

PUBLICIDAD

Si una buena contabilidad con frecuencia condujo a la prosperidad, una mala contabilidad invariablemente condujo a la inestabilidad. La España del siglo XV y la Francia del siglo XVIII quebraron tanto por la ignorancia (a veces deliberada) de los fundamentos financieros como por la ambición desmedida. (Jean-Baptiste Colbert, el ministro de finanzas cuyas innovaciones revitalizaron Francia, le dio a Luis XIV un libro de cuentas, perfectamente diseñado para caber en su bolsillo, y lo animó a ingresar sus gastos todos los días, pero prescindió de la disciplina cuando murió Colbert). Dos de los mayores impactos en la salud del sistema financiero, la quiebra de Enron Corp. en 2001 (y con ella el colapso de Arthur Andersen en 2002) y la implosión de Lehman Brothers en 2008, involucraron cifras dudosas.

Todo lo cual sugiere que deberíamos prestar atención al grito que ha estado saliendo de los contadores estadounidenses durante años: que la profesión sufre escasez de talento. Bloomberg Tax calcula que el número de contadores y auditores empleados cayó un 17% entre 2019 y 2021.

PUBLICIDAD

La escasez parece comenzar con la oferta. Menos de 100,000 personas toman el examen de Contador Público Certificado (CPA, por sus siglas en inglés) cada año, la condición sine qua non para ingresar a la profesión, y aproximadamente la mitad de ellos fallan. La cantidad de candidatos para el examen de CPA disminuyó un 7% entre 2017 y 2018, mientras que la cantidad de candidatos que aprobaron las cuatro secciones del examen disminuyó un 6% (paradójicamente, las cifras disponibles sobre contadores son bastante antiguas). La matrícula universitaria en cursos de contabilidad cayó un 4% entre 2016 y 2019. Según Deloitte & Touche LLP, el 82,4 % de los gerentes de contratación para puestos contables y financieros en empresas públicas creen que la contratación es un “gran desafío”.

La escasez de oferta se ve exacerbada por una combinación de alta rotación y demanda creciente. Los contadores han dejado corporaciones y firmas de auditoría en números récord, gracias a la baja moral y la jubilación anticipada. Aunque la profesión sabe desde hace mucho tiempo que la jubilación de la gran generación del baby boom producirá una crisis de talento, la crisis ha sido más temprana y más ajustada de lo esperado debido a la Gran Renuncia. ¿Qué mejores candidatos podría haber para la jubilación anticipada que las personas numeradas que se han pasado la vida trabajando duro y cuidando sus botes de pensión?

PUBLICIDAD

Los contadores también enfrentan más demandas tanto en sus habilidades como en su tiempo. Rutinariamente, tienen que medir cosas que nunca antes habían medido, en particular el impacto de las emisiones de carbono en el medio ambiente, un trabajo que la represión de la Comisión de Seguridad e Intercambio contra el lavado de dineroestá haciendo más exigente. El cambio a trabajar desde casa los enfrenta a nuevos problemas, como la valoración de las oficinas fuera del sitio, mientras que las nuevas regulaciones los obligan a reevaluar el valor de la propiedad arrendada.

También se están convirtiendo en víctimas de su propia astucia (o de la astucia de sus jefes corporativos que intentan ocultar todo lo que pueden al recaudador de impuestos). Los auditores deben lidiar con estructuras globales complicadas que hacen pasar actividades económicas a través de varios paraísos fiscales. También deben lidiar con variaciones en EBITDA (por sus siglas en inglés, ”ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización”) como EBITDAR (que excluye los costos de alquiler, costos de reestructuración o ambos) y EBITDA “ajustado” (que omite una gran cantidad de gastos).

PUBLICIDAD

La escasez de mano de obra significa que los contadores restantes deben trabajar más duro en condiciones más duras. Es más probable que tengan que trabajar solos bajo mucha presión en lugar de disfrutar de la camaradería de los equipos. Los blogs sobre la profesión, como “Going Concern” (voy con preocupaciones) de Adrienne Gonzalez, están repletos de historias de personas que se han quemado con sesiones de trabajo maratónicas. Por lo tanto, todo el sistema financiero descansa cada vez más sobre los hombros de veinteañeros Atlas sobrecargados de trabajo y agotados.

¿Por qué la oferta no se ajusta para satisfacer la demanda? Una respuesta, admitida a regañadientes por los contadores, es que los contadores simplemente no son geniales. Una pintura de Cosimo de Medici lo muestra sosteniendo sus brillantes y hermosos libros de cuentas. Es difícil imaginar a Elon Musk posando para un retrato similar. Otra respuesta es que los salarios iniciales son relativamente bajos dados los exigentes criterios de ingreso a la profesión (los contadores deben obtener el equivalente a una maestría, además de aprobar un exigente examen profesional) y sus extenuantes horarios de trabajo. Para obtener grandes recompensas, debe convertirse en socio principal de uno de los cuatro grandes gigantes de la industria.

PUBLICIDAD

La paciencia es más difícil de conseguir cuando las personas aritméticas tienen una mayor variedad de carreras abiertas para ellos. Hubo un tiempo en que la contabilidad era el destino ideal para el nerd (estudioso) de la clase: un buen salario y una vida de seguridad compensaban el tedio de hacer libros. Los padres reacios al riesgo hablaban de contabilidad de la misma manera que hablaban de medicina o derecho. Hoy en día, muchos otros trabajos para nerds pagan salarios más altos y ofrecen un mayor estatus (o cociente de frialdad). ¿Por qué trabajar para una de las cuatro grandes empresas de contabilidad cuando puede trabajar como “analista financiero estratégico” para una gran empresa de tecnología y ayudar a generar nuevos productos en lugar de solo auditar cuentas?

Sacudida por la persistente escasez, la profesión debate cómo volverse más atractiva. ¿Qué tal mejorar la paga? Aunque la profesión sigue apegada al modelo de recompensa a largo plazo, está haciendo más para atraer a nuevos empleados, proporcionando becas a contadores potenciales en la universidad o firmando bonificaciones para las nuevas contrataciones. ¿O mejorar las condiciones? Los cuatro grandes contadores están liderando el camino entre las principales empresas al adoptar políticas de “trabajo desde cualquier lugar” en gran parte porque encuentran que el mercado es muy difícil. “La guerra por el talento ha terminado y el talento ganó”, dijo la semana pasada Tim Ryan, presidente de PricewaterhouseCoopers Corp. (PwC), la cuarta firma de contabilidad más grande del mundo con 300.000 empleados. ¿O elevando su cociente de frialdad? Mientras que un reciente aluvión de vergonzosos anuncios muestran equipos multiculturales de contadores chocando las cinco, la contabilidad en el mundo real es una profesión abrumadoramente blanca que obliga a los nerds solitarios a sudar frente a las pantallas.

PUBLICIDAD

El resultado obvio de la escasez de talento es una erosión en la calidad de las auditorías. A las empresas públicas les resulta más difícil conseguir contadores para auditar sus libros y, cuando los encuentran, a menudo deben trabajar más duro. Se omiten comprobaciones importantes y los errores (o evasiones) pasan desapercibidos. Si las empresas se retrasan en la presentación, corren el riesgo de entrar en conflicto con la SEC (por sus siglas en inglés, Comisión de Bolsa y Valores); si incluyen errores, corren el riesgo de recibir multas y una reacción adversa del mercado. Incluso pequeños errores pueden provocar una caída en los precios de las acciones.

Podría decirse que las posibilidades de que los reguladores estadounidenses detecten errores, o algo peor, también se están reduciendo por la escasez de contadores: la SEC enfrenta una tasa de deserción de más del 6%, con una proporción creciente del trabajo realizado por trabajadores temporales. Una supervisión más deficiente aumenta la probabilidad de que exista otra Enron: una gran empresa que está jugando rápido y suelto con sus finanzas y eventualmente colapsará, provocando estragos económicos a su paso.

También hay consecuencias más sutiles. En “Restarting the Future: How to Fix the Intangible Economy” (Reiniciar el futuro: como arreglar la economía tangible),Jonathan Haskell, profesor del Imperial College de Londres, y Stian Westlake, director ejecutivo de la Royal Statistical Society (Sociedad real de estadísticas), argumentan que las economías avanzadas se encuentran en medio de una transición confusa de una economía en la que la mayor parte de la inversión empresarial se destina a cosas que se pueden tirar aun lado a una en la que se destina a cosas que no se pueden tocar, como investigación y desarrollo, marcas, sistemas de gestión y software. Esta transición es más difícil de manejar si tiene escasez de contadores para pensar en formas de medir intangibles.

Dag Detter, consultor y coautor de “The Public Wealth of Nations” (La riqueza pública de las naciones), argumenta que los gobiernos habitualmente administran mal los activos públicos porque, con solo el 8% de los contadores del mundo trabajando en el sector público, miden su valor de manera descuidada o no lo hacen en forma adecuada. La aplicación de métodos contables modernos a estos activos, que tienen un valor de US$156 billones, o el doble del PIB mundial, podría liberar recursos significativos para el erario público (por ejemplo, estimulando la privatización de los activos no utilizados), al mismo tiempo que fomenta una mejor gestión. Pero eso no puede suceder sin más contadores. De manera reveladora, en Nueva Zelanda, el país que posiblemente ha hecho más para introducir la contabilidad moderna en el sector público, la escasez de contadores recientemente hizo que el Auditor General no cumpliera con los plazos establecidos por ley para las auditorías de varias organizaciones del sector público.

¿Cuáles son las posibilidades de que la caballería pueda llegar en forma de nueva tecnología? La contabilidad es justo el tipo de cosas que la IA, con su capacidad inhumana para reconocer regularidades e irregularidades en los números, se supone que revolucionará. Los programas de software pueden analizar contratos de arrendamiento extensos extrayendo frases clave o modelar cambios complejos en las leyes fiscales. Las innovaciones como el software de impuestos en línea y los recibos automatizados ya facilitan un poco la vida de las personas comunes. Y empresas como Trullion Ltd prometen utilizar inteligencia artificial y big data para revolucionar una profesión que sigue dependiendo del muestreo.

Pero hasta ahora, los cuatro grandes han sido relativamente malos en el desarrollo de nuevas tecnologías, a pesar de sus enormes recursos, en parte porque no tienen suficiente experiencia en tecnología y en parte porque tienen un interés creado en el statu quo. Y también hay límites para el poder de la IA (o el poder de la IA tal como se concibe actualmente): los problemas contables más recónditos aún requieren juicio humano y sensibilidad política. En pocas palabras: a medida que se profundiza la escasez de contadores, busque los problemas que amenazan con multiplicarse al sistema capitalista.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com