El sitio web de FTX
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — A medida que el drama que rodea a FTX y a Sam Bankman-Fried continúa desarrollándose, la mayoría de la gente se centra en las preguntas inmediatas de qué sucedió exactamente y por qué. Me gustaría plantear algunas preguntas más amplias sobre hacia dónde podría dirigirse el universo de las criptomonedas y sus cámaras de compensación, dado este cambio radical en el panorama.

Una pregunta es si las bolsas de criptomonedas están destinadas a evolucionar hacia un monopolio natural. Según una estimación, si Binance y FTX se hubieran fusionado, la empresa combinada habría representado cuatro quintas partes del mercado. Si FTX desaparece, ya no está claro cómo medir el nuevo tamaño del mercado, aunque está claro que Binance sería una empresa bastante dominante. Y los problemas de FTX no parecen haber sacudido la estabilidad percibida de Binance.

PUBLICIDAD

Los economistas creen desde hace tiempo que las cámaras de compensación tienden a convertirse en monopolios naturales, ya sean públicos o privados. Para que una cámara de compensación sea eficaz, tiene que imponer normas a sus miembros, incluidas las de solvencia. Si los miembros no cumplen esas normas, acaban siendo expulsados y pierden el acceso a los servicios de la cámara de compensación, con lo que pierden gran parte de su valor para sus clientes.

Pero la colusión no siempre funciona en beneficio de los clientes. Una cámara de compensación puede expulsar a sus miembros por razones distintas a la solvencia, por ejemplo. Las cámaras de compensación son buenas para hacer cumplir las normas, independientemente de si esas normas son buenas para los clientes.

PUBLICIDAD

El resultado es que los miembros de una cámara de compensación tienden a: a) no cumplir las normas y quebrar, o b) unirse o al menos coludirse con una coalición dominante.

En el mundo “real” existen numerosos casos de múltiples cámaras de compensación y múltiples niveles de compensación, incluso en Estados Unidos. Esto se debe a que la Reserva Federal y otras autoridades actúan como prestamista de última instancia para el sistema de pagos, permitiendo así que evolucione cierta heterogeneidad sin crear crisis insuperables.

PUBLICIDAD

Se podría argumentar que la propia Reserva Federal ha cartelizado el proceso de pagos, o bien se podría considerar que el argumento anterior es cierto principalmente para un sistema de pagos de laissez-faire. Y las instituciones cripto actuales se acercan bastante a esta descripción de laissez-faire.

También se podría argumentar que una cámara de compensación dominante podría ser buena para el ecosistema cripto. La historia de la banca incluye cámaras de compensación dominantes o semidominantes que estabilizan los mercados y ayudan a introducir innovaciones, por ejemplo de puntualidad y transparencia. El monopolio colusorio podría quedarse con una parte demasiado grande del excedente del mercado para sí mismo, pero tiene un incentivo para mantener el mercado en funcionamiento y rentable. Este no es el peor acuerdo con el que podría tropezar el ecosistema.

PUBLICIDAD

También es cierto que una cámara de compensación dominante es mucho más fácil de regular, y de hecho los bancos centrales modernos a menudo surgieron de estos primeros acuerdos de cámara de compensación. Tarde o temprano, la ley tiende a intervenir y convertir la cámara de compensación privada dominante en parte de un banco central más formalizado. No es casualidad que los bancos miembros de la Fed sigan llamándose “accionistas”.

Una complicación es que Binance no es una empresa estadounidense; constituida en China, ahora tiene su sede en Dubai. Los reguladores podrían esperar que aparezca una versión estadounidense o al menos occidental de Binance, quizás para crear un nuevo duopolio de mercado. Podría decirse que eso es lo que los reguladores esperaban todo el tiempo para FTX, así que al menos una versión del plan anterior tiene ahora un enorme agujero. Toda la presión recaerá sobre Coinbase (una empresa estadounidense), que puede ganar negocio pero se enfrenta a una carga regulatoria más pesada y se espera que desempeñe un papel más específico en el sistema.

PUBLICIDAD

Cuando se analiza el futuro de las criptomonedas, hay que tener en cuenta que el futuro de las bolsas de criptomonedas y el futuro de los criptoactivos son cosas muy diferentes. Para muchos puristas de los criptoactivos, las bolsas son una concesión a los antiguos métodos de financiación y liquidación. Las bolsas pueden ser reguladas, controladas y cooptadas, incluso se vuelven contra la noción de soberanía monetaria individual. En cambio, la visión purista de las criptomonedas hace hincapié en la noción de “cada persona es su propio banco”, a través de una cartera personal y más allá de la fácil competencia de las autoridades centrales.

Por lo tanto, si las principales bolsas se ven perjudicadas o cooptadas por el establishment, los puristas podrían celebrarlo en lugar de lamentarlo. Por lo tanto, es un error ver la posible desaparición del cripto en la posible desaparición de FTX. Por el contrario, la visión más pura de las criptomonedas tendrá más oportunidades de prosperar, o de fracasar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.