Negocios

Por qué es prematuro que Elon Musk hable de una quiebra de Twitter

Musk pidió prestados unos 13.000 millones de dólares a los bancos para adquirir Twitter a través de un tipo de adquisición llamado compra apalancada

Twitter tenía 2.680 millones de dólares en efectivo y equivalentes de efectivo a 30 de junio
Por Paula Seligson y Lucca de Paoli
12 de noviembre, 2022 | 09:24 AM

Bloomberg — El nuevo propietario de Twitter Inc., Elon Musk, planteó, en una llamada con los empleados el jueves, el espectro de la bancarrota de la empresa de medios sociales subi empieza a generar más efectivo.

Fue un escenario sorprendente para una empresa que había comprado por 44.000 millones de dólares sólo dos semanas antes, en parte con 13.000 millones de dólares de préstamos de los bancos de Wall Street.

Puede que no sea más que una táctica de miedo, ya que se está moviendo de forma agresiva para remodelar la empresa recortando el personal, sacudiendo sus operaciones y eliminando las ventajas de Silicon Valley, como el trabajo a distancia y la comida gratis. Al fin y al cabo, Musk es conocido por utilizar la palabra “B” para motivar a sus empleados.

PUBLICIDAD

Pero pocas cosas sobre Musk o su adquisición de Twitter han sido sencillas. Y aunque la posibilidad de una bancarrota a corto plazo es poco probable, sus comentarios no deberían descartarse por completo. Twitter ha asumido una gran carga de deuda. Tiene problemas con los anunciantes. Y el sector tecnológico en general está sometido a una presión creciente, con gigantes como el propietario de Facebook, Meta Platforms Inc. Teniendo esto en cuenta, he aquí tres cuestiones que hay que entender sobre Twitter y la palabra B:

¿Está Twitter realmente abocado a la quiebra?

Tal paso parece improbable por ahora, y el debate al respecto es, en el mejor de los casos, prematuro.

Twitter tenía 2.680 millones de dólares en efectivo y equivalentes de efectivo a 30 de junio, junto con otros 3.400 millones de dólares en inversiones a corto plazo, según un informe. Incluso con la nueva carga de deuda de Twitter, esa pila de efectivo por sí sola podría mantener a la empresa en funcionamiento durante un buen tiempo.

PUBLICIDAD

Como el hombre más rico del mundo, Musk también tiene mucho poder de fuego para mantener la empresa a flote, y podría inyectar más dinero en efectivo en Twitter si las cosas se vuelven difíciles. Sin embargo, eso requeriría probablemente la venta de más acciones de Tesla Inc, una amenaza para el precio de las acciones del fabricante de coches eléctricos.

Dicho esto, incluso antes de la absorción, la situación financiera de Twitter no era muy buena. La compañía no ha sido rentable durante un año natural completo desde 2019. Y desde la absorción, Musk ha dicho que hubo una “caída masiva” en los ingresos ya que algunos anunciantes huyeron de la plataforma. También advirtió que la compañía estaba perdiendo más de 4 millones de dólares al día.

¿Dónde pueden ir mal las cosas para Twitter?

La deuda. Musk pidió prestados unos 13.000 millones de dólares a los bancos para adquirir Twitter a través de un tipo de adquisición llamado compra apalancada. Es decir, el comprador carga el balance de la empresa objetivo con deuda para ayudar a financiar la compra.

Esta táctica ha hecho que el gasto anual en intereses de Twitter se sitúe en torno a los 1.200 millones de dólares, frente a los menos de 100 millones anteriores. Eso es suficiente para consumir una buena parte de los ingresos anuales de Twitter, que eran aproximadamente 5.000 millones de dólares en 2021. La situación podría encarecerse aún más porque los tipos de interés de casi la mitad de la deuda no están fijados y subirán con el mercado.

Una desaceleración económica, que probablemente se vislumbra en el horizonte, también haría que los anunciantes redujeran el gasto. Musk, por su parte, está trazando un nuevo rumbo en cuanto a la moderación de contenidos, lo que ha hecho que algunos anunciantes se retraigan por temor a que sus marcas se vean perjudicadas.

Entonces, ¿qué pasaría si Twitter acaba en bancarrota?

Los accionistas se llevan la peor parte de las pérdidas en caso de quiebra. Eso significa que Musk, junto con un puñado de otros patrocinadores, probablemente vería cómo toda su inversión de capital de 33.500 millones de dólares se reduce a cero. Dado que los prestamistas suelen recibir una participación en la empresa recién reorganizada a cambio de la reducción de su deuda, es casi seguro que Musk también perdería el control de la empresa. Así es como funciona normalmente la bancarrota - y asegura efectivamente que Musk sólo daría ese paso como último recurso.

PUBLICIDAD

El proceso del Capítulo 11 está destinado a ayudar a una empresa a reestructurarse, no a quebrar. En teoría, Twitter podría resurgir de sus cenizas en este escenario, pero bajo el control de los bancos que prestaron a la empresa.

Se trata de una situación no deseada para el grupo de siete bancos liderado por Morgan Stanley, que nunca tuvo la intención de mantener la deuda en primer lugar. Normalmente habrían descargado sus compromisos de deuda antes de que se cerrara el acuerdo a los gestores de dinero en forma de bonos basura y préstamos apalancados, pero no tuvieron la oportunidad de hacerlo debido a la repentina marcha atrás de Musk para comprar Twitter y a la volatilidad del mercado.

Antes de que Musk mencionara la quiebra esta semana, algunos fondos ofrecieron comprar una parte del paquete de préstamos con un descuento de hasta 60 centavos de dólar. Esa sería una de las rebajas más pronunciadas para este tipo de préstamos en una década, lo que implica grandes pérdidas potenciales para los bancos y que los inversores ya están valorando un cierto riesgo de impago.

PUBLICIDAD

Ahora, los comentarios de Musk harán, casi con toda seguridad, que la deuda sea aún más difícil de vender para los posibles inversores, que probablemente querrán ver varios trimestres de buen rendimiento antes de estar dispuestos a participar.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD