EE.UU.

Demócratas desafían precedentes y conservan en Senado tras legislativas en EE.UU.

El control de la Cámara de Representantes aún está indeciso, pero los republicanos tienen ventaja con 211 escaños ganados de los 218 necesarios para la mayoría

La senadora demócrata Catherine Cortez Masto
Por Steven T. Dennis y Laura Litvan
13 de noviembre, 2022 | 11:35 AM

Bloomberg — El partido demócrata desafió los pronósticos políticos y los precedentes para mantener el control del Senado en las elecciones legislativas de EE.UU., en lo que representa una victoria para el presidente Joe Biden y mientras los votantes rechazaron una serie de candidatos respaldados por el ex mandatario Donald Trump.

La senadora Catherine Cortez Masto cimentó la victoria el sábado por la noche, tras ser declarada ganadora de la carrera en Nevada por AP y las grandes cadenas de medios.

VER +
Biden dice que planea presentarse para la reelección en 2024, pero decidirá el otro año

Otras de las victorias claves fueron las de Mark Kelly en Arizona y la de John Fetterman en Pensilvania, que obtuvo un escaño que previamente era de un republicano.

A la espera de un recuento en la elección de Cortez Masto, los demócratas se encaminan a tener 50 escaños en el Senado, de 100 miembros, lo que le permite controlar la agenda dado el voto de desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris.

PUBLICIDAD

Otra contienda, entre el demócrata Raphael Warnock y el republicano Herschel Walker, se dirige a una segunda vuelta el mes que viene, después de que ninguno de los dos candidatos lograra hacerse con el 50% de los votos el día de las elecciones.

Imagen del Capitolio de EE.UU.dfd

“Esta elección es una victoria y una reivindicación”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, a los periodistas en una conferencia de prensa convocada apresuradamente en Nueva York. Atribuyó el resultado a la agenda del partido y a sus logros, así como a los votantes que rechazaron a los candidatos extremistas respaldados por Trump.

El control de la Cámara de Representantes aún está indeciso, pero los republicanos tienen ventaja con 211 escaños ganados de los 218 necesarios para la mayoría. Los demócratas han ganado 203 escaños, y varios de ellos -sobre todo en el Oeste- aún se están contando. El control de la Cámara de Representantes por parte del Partido Republicano sería suficiente para acabar con las esperanzas de que Biden lleve a cabo una amplia agenda legislativa en los próximos dos años.

PUBLICIDAD

Sin embargo, al conservar su mayoría en el Senado, los demócratas pueden actuar como bastión contra los intentos del GOP de hacer retroceder las iniciativas de Biden de los últimos dos años. También podrán impedir que los republicanos promulguen sus propias iniciativas fiscales y de regulación antes de las elecciones presidenciales de 2024.

El control demócrata del Senado es crucial para mantener el camino despejado para confirmar los nombramientos de Biden para las agencias federales y el poder judicial, incluyendo cualquier posible nombramiento para la Corte Suprema.

Desde la Segunda Guerra Mundial, el partido que ocupa la Casa Blanca ha perdido una media de 26 escaños en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado.

Pero los candidatos republicanos no convencionales que no habían servido en cargos políticos -y que apoyaron las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral en 2020- lucharon contra los demócratas con pedigríes políticos más fuertes y una recaudación de fondos superior. Y la decisión de junio de la Corte Suprema de anular el derecho al aborto y la reacción al negacionismo electoral de Trump dinamizaron las campañas demócratas lastradas por los bajos índices de aprobación de Biden.

Washington podría parecerse a su composición de 2011 -un año marcado por las batallas presupuestarias y los mercados inestables- con un presidente demócrata, una Cámara de Representantes republicana y un Senado demócrata.

El Partido Republicano de la Cámara de Representantes ha prometido utilizar su poder para hacer retroceder el gasto doméstico de Biden y un IRS reforzado, al tiempo que persigue un aumento de la seguridad fronteriza.

El líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que aspira a convertirse en presidente de la Cámara, ha dicho que planea utilizar el límite de la deuda como palanca para obtener recortes de gastos, como hizo su partido en 2011. Los demócratas, sin embargo, tienen la capacidad de elevar el límite de endeudamiento antes de que el nuevo Congreso tome posesión si se mantienen unidos.

PUBLICIDAD

Si la Cámara de Representantes pasa a manos republicanas, Biden podría recurrir aún más a las acciones ejecutivas, como hizo en agosto cuando anunció un amplio plan de alivio de la deuda estudiantil. Eso hace que la capacidad de confirmar a los nominados para aplicar la normativa sea aún más importante.

El presidente de EE.UU., Joe Bidendfd

El control demócrata del Senado significa que Biden evitará el reto al que se enfrentó el presidente Barack Obama al intentar cubrir las vacantes del Tribunal Supremo en su último mandato. En aquel momento, los republicanos bloquearon la nominación de Merrick Garland al tribunal hasta el final de la presidencia de Obama.

Esa medida llevó finalmente a Trump, un republicano, a cubrir ese puesto y otros dos más, desplazando al alto tribunal hacia la derecha y abriendo la puerta para que anule el caso Roe v. Wade en junio.

Una mayoría republicana liderada por Mitch McConnell podría haber intentado un bloqueo similar de los nominados.

PUBLICIDAD

La mayoría demócrata seguirá necesitando el bipartidismo para hacer avanzar mucha legislación.

Biden y McConnell tienen un historial de acuerdos que se remonta a la época en la que Biden fue vicepresidente, desde 2009 hasta principios de 2017, incluido el año 2012, cuando ambos evitaron un “precipicio fiscal” de subidas de impuestos y recortes presupuestarios con un acuerdo de última hora en la víspera de Año Nuevo.

PUBLICIDAD

Es posible que ambos tengan que volver a trabajar para desactivar una crisis de límite de deuda y evitar un perjudicial cierre del gobierno. Hasta ahora, sin embargo, McConnell ha dado pocas pistas sobre dónde podría encontrar un compromiso con Biden, excepto para decir que la Casa Blanca y un Congreso republicano podrían acordar proporcionar ayuda militar adicional a Ucrania.

Otras cuestiones que cuentan con cierto apoyo bipartidista son la lucha contra China, el refuerzo del comercio y la aceleración de los permisos para proyectos energéticos.

Si Warnock gana la segunda vuelta en Georgia, ese 51º escaño supondría un importante impulso para el partido, sobre todo a la hora de desplazar a los candidatos de Biden para los principales puestos del poder ejecutivo y las vacantes judiciales. En el actual Senado, que está dividido al 50%, todos los comités de la cámara están divididos a partes iguales. Cuando se produce un bloqueo en la votación de un candidato, el Senado en pleno debe votar para destrabarlo y avanzar hacia una aprobación final. Pero con un escaño más en la cámara, los demócratas obtendrán otro puesto en cada panel, lo que permitirá que las selecciones de Biden, que cuentan con el apoyo de la línea del partido, sigan adelante.

Lea más en Bloomberg.com