Sam Bankman-Fried
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Las disculpas de los CEOs de las empresas tecnológicas están de moda, a medida que los años de dinero fácil y beneficios pandémicos llegan a su fin. “Me equivoqué”, dijo Mark Zuckerberg después de que el giro del multimillonario fundador de Facebook hacia un mundo más cercano a los proyectos de Meta diezmara la cotización de sus acciones y provocara 11.000 despidos. Los líderes carismáticos están aprendiendo a ser humildes.

Pero en la liga de las disculpas débiles, la del jefe de la bolsa de criptomonedas Sam Bankman-Fried destaca por encima del resto. Después de que su imperio de activos digitales FTX se declarara en bancarrota el viernes, el antiguo multimillonario -que ahora lo ha perdido todo- tuiteó que estaba “realmente apenado”, “conmocionado” por la forma en que se desencadenaron las cosas y “esperanzado” de que fuera posible algún tipo de recuperación.

PUBLICIDAD

Empecemos por la esperanza. A juzgar por la escala y la complejidad de esta quiebra -más de 130 entidades con activos y pasivos de decenas de miles de millones de dólares-, los clientes tienen pocos motivos para la esperanza. Llevará tiempo y dinero cribar las reclamaciones, con los clientes al final de la cola si la reciente quiebra de Celsius sirve de guía. Martin Finnegan, socio de Punter Southall, se muestra escéptico sobre las posibilidades de recuperación, teniendo en cuenta los gastos legales y un proceso probablemente largo.

Además, está la conmoción. Utilizar esa palabra es un homenaje al capitán Renault en Casablanca, que se quedó “sorprendido, sorprendido” al descubrir un garito de apuestas antes de que le entregaran su parte de las ganancias. Incluso si el colapso de FTX se precipitó por la presión del mercado por parte de su rival Binance sobre su moneda propietaria FTT, esto sólo sacó a la luz problemas más profundos en la bolsa - como el préstamo de más de la mitad de los fondos de sus clientes para apoyar las apuestas arriesgadas de la supuestamente independiente empresa de trading Alameda, según el Wall Street Journal. La conmoción se ha extendido al antiguo jefe de ventas de FTX, que supuestamente dijo que a él y a sus colegas se les había dejado “en la oscuridad” sobre los problemas de insolvencia hasta que fue demasiado tarde.

PUBLICIDAD

Y luego, finalmente, la propia disculpa. Merece tanto valor como el token FTT que una vez apuntaló el imperio de Bankman-Fried. ¿Se trata de una disculpa por avivar el entusiasmo especulativo con un apalancamiento insostenible durante los buenos tiempos, como cuando Bankman-Fried explicó con entusiasmo su lucrativo negocio de explotación de rendimientos en términos que mi colega de Bloomberg Opinion, Matt Levine, comparó con los esquemas Ponzi? ¿O su gestión de los malos tiempos, cuando, mientras FTX se tambaleaba al borde del abismo, Bankman-Fried tuiteaba que los activos de los clientes estaban a salvo? No está claro, aunque este último tuit ha desaparecido.

Los tuits confesionales del exmillonario suenan tan vacíos porque la caída de FTX no se debe sólo a que un mercado espumoso se haya deshecho, de forma similar a como la inflación ha golpeado a las grandes empresas tecnológicas. Parece más bien la combinación de una burbuja financiera a la antigua usanza y, como señala Larry Summers, la turbia complejidad contable de Enron -cuyos ejecutivos fueron apodados en su día los “tipos más listos de la sala”- con Bankman-Fried en el centro.

PUBLICIDAD

Bankman-Fried, después de todo, sabía cómo aprovechar la locura de las criptomonedas: se deleitó con su imagen de niño prodigio del comercio de quants, que supuestamente se inició en la detección de ineficiencias en el comercio de bitcoin en diferentes bolsas. Se convirtió en un experto en separar a los inversores sofisticados, no sólo a los minoristas, de su dinero, atrayendo incluso a los fondos de pensiones a una plataforma que parecía fomentar el diálogo con los reguladores y las instituciones. Con una mano, FTX se llevó el dinero a través de apuestas apalancadas y operando su propio token y con la otra hizo donaciones a los políticos y ofreció regulaciones para sanear el sector.

Aunque la historia financiera debería haber inspirado cautela -y yo señalé en varias ocasiones los riesgos que los inversores ignoraban al depositar fondos en FTX y otros intercambios-, en su lugar inspiró codicia y confianza. William Quinn, coautor de una historia de las burbujas financieras, compara el token FTT promovido por FTX con un aumento artificial del poder adquisitivo que alimentó la burbuja del mercado. El uso de ese token como garantía amplió la riqueza de Bankman-Fried y la de sus clientes, pero también aumentó rápidamente la complejidad y el riesgo de su imperio. El resultado fue un castillo de naipes insostenible.

PUBLICIDAD

FTX no fue la primera bolsa de criptomonedas en caer. Y probablemente no será la última. Se hablará de una mejor regulación, aunque hacer cumplir las leyes existentes y proteger a los consumidores sería un mejor comienzo. Pero en este caso, una cosa es segura: Las disculpas no son suficientes.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.