Honduras

Créditos para disminuir el impacto de desastres naturales en Centroamérica

Organismos internacionales han lanzado iniciativas para amortiguar el impacto de estos eventos en las finanzas públicas de Centroamérica y República Dominicana

Acciones de movilización de personas afectadas por las lluvias de principios de octubre en el Lago de Yojoa, Honduras.
16 de noviembre, 2022 | 03:22 PM

San Pedro Sula — Debido a su posición geográfica, a la acumulación de riesgos por sus niveles de vulnerabilidad y al incremento de las amenazas naturales, la región que conforman los ocho Estados miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) es una de las zonas del mundo con mayor probabilidad de ocurrencia de desastres.

Los eventos que han ocurrido en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice y República Dominicana han causado miles de pérdidas humanas, daños sociales, económicos, ambientales e incremento en los niveles de pobreza de los países.

Ante ello, con mayor frecuencia organismos internacionales están desarrollando acciones para amortiguar el impacto de este tipo de eventos en las finanzas públicas de los países y sus avances en reducción de pobreza y desigualdad.

PUBLICIDAD

Para el caso, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha aprobado en los últimos años seis préstamos contingentes para emergencias por desastres naturales y de salud pública en Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, que se pueden activar ante una emergencia.

Respuesta ante los desastres recientes

El BID anunció esta semana que ha activado una respuesta de emergencia para los países centroamericanos afectados por el paso de los huracanes Julia, Fiona y Lisa, las tormentas tropicales y lluvias de los últimos meses, cuyas inundaciones y deslizamientos han provocado pérdidas humanas y daños en infraestructura en la región.

El apoyo del Banco, de más de US$40 millones disponibles de manera inmediata, incluye donaciones de emergencia en Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana, la activación de préstamos contingentes en Nicaragua y El Salvador y el redireccionamiento de recursos de cartera en Honduras.

PUBLICIDAD

Estos recursos se utilizarán para proveer ayuda humanitaria a las personas afectadas por las emergencias, y también para evaluar daños, identificar zonas de riesgo y rehabilitar infraestructura.

En Honduras, el Congreso Nacional autorizó recientemente un crédito contingente de US$400 millones a 40 años plazo y con 5 años de gracia, para amortiguar el impacto que un desastre natural o un evento de salud severo o catastrófico pueda tener sobre las finanzas públicas del país centroamericano, que el BID aprobó en diciembre de 2021.

El director general de Crédito Público de la Secretaría de Finanzas, Orlando Garner Ordóñez , dijo ante el pleno del Poder Legislativo que estos fondos “no significan un aumento en el saldo de la deuda pública, ni tendrá intereses mientras no exista una catástrofe que requiera un desembolso”.

Apoyarán soluciones de seguros para agricultores

La Alianza para Centroamérica (CPA), el Banco Mundial y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas lanzaron esta semana el Consorcio de Seguro y Financiamiento de Riesgo de Desastres en Centroamérica para identificar y apoyar soluciones de seguros agrícolas relacionados con el clima para hasta dos millones de pequeños agricultores en Guatemala, El Salvador y Honduras para aumentar su seguridad alimentaria y resiliencia financiera.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) ha prestado apoyo a los estudios regionales de viabilidad que llevará a cabo el Banco Mundial.

El Consorcio trabajará con los gobiernos de los tres países y el sector privado para identificar y apoyar modelos sostenibles de financiamiento de riesgo de desastres relevantes para el mercado que sean accesibles para los más vulnerables e integrados en esfuerzos más amplios de inclusión financiera para fomentar la resiliencia financiera.

“El financiamiento para el riesgo de desastres es una forma innovadora de ayudar a los pequeños agricultores a gestionar eficazmente los riesgos y reducir las vulnerabilidades para que puedan hacer la transición hacia una seguridad alimentaria y nutricional sostenible”, dijo Lola Castro, directora regional del PMA para América Latina y el Caribe.

PUBLICIDAD