Cripto

Asesores de FTX han encontrado solo una pequeña fracción de sus criptomonedas

Hasta ahora han asegurado en billeteras frías unos US$740 millones en criptodivisas

Imagen ilustrativa
Por Jeremy Hill
17 de noviembre, 2022 | 08:47 AM

Bloomberg — Asesores que supervisan los restos de FTX Group, de Sam Bankman-Fried, están teniendo dificultades para localizar el efectivo y las criptomonedas de la empresa. Lo achacan a malos controles internos y registros.

Los deudores han localizado y asegurado sólo una fracción de los activos digitales de FTX Group que esperan recuperar en estos casos del Capítulo 11″, dijo John J. Ray III, el nuevo CEO del grupo, en una declaración jurada presentada en el tribunal de quiebras el jueves.

Hasta ahora han asegurado en billeteras frías unos US$740 millones en criptodivisas.

PUBLICIDAD

Además, FTX “no mantuvo un control centralizado de su efectivo” ni una lista precisa de cuentas bancarias y signatarios, o prestó atención suficiente a la solvencia de los socios bancarios, dijo Ray.

Los asesores aún no saben cuánto efectivo tenía FTX Group cuando se declaró en quiebra, pero hasta ahora se han encontrado unos US$560 millones atribuibles a varias entidades de FTX.

Además, abogados involucrados en el proceso han dicho que Bankman-Fried está socavando los esfuerzos para reorganizar FTX con “tuiteo incesante y disruptivo” y que, parece, tiene la intención de mover activos lejos del control de una corte de EE.UU. a favor de una de Bahamas.

PUBLICIDAD

FTX, que ahora está bajo el control de John J. Ray III -abogado especializado en reestructuraciones que supervisó la liquidación de Enron- pidió a un juez federal de Wilmington (Delaware) que transfiriera a Delaware un caso de quiebra competidor presentado en Nueva York por los liquidadores de Bahamas.

Esta medida consolidaría todos los procedimientos de insolvencia con sede en Estados Unidos en un solo tribunal. También pidieron al juez de Delaware que bloqueara a “todas las personas y todas las unidades gubernamentales” para que no pudieran emprender acciones en ningún tribunal del mundo para embargar activos o cobrar dinero de la empresa.

Sam Bankman-Frieddfd

Los abogados de FTX escribieron en la declaración de bancarrota: “Se están realizando enormes esfuerzos para poner algo de orden en un entorno caótico”. “Es fundamental para los esfuerzos poner fin al caos y asegurar que los activos puedan ser asegurados y reunidos en un proceso ordenado”.

Los liquidadores en las Bahamas se movieron a principios de esta semana para consolidar el control sobre la insolvencia de FTX Digital Ltd., una subsidiaria dentro de la criptoempresa de Bankman-Fried, según muestran los documentos del tribunal de quiebras. Argumentan que los titulares de cuentas con activos en las billeteras de custodia de FTX son probables acreedores de la unidad de Bahamas y están tratando de investigar el resto de las entidades corporativas de la bolsa cripto.

En un artículo publicado el miércoles por Vox Media, una reportera publicó capturas de pantalla de mensajes directos de Twitter en los que Bankman-Fried criticaba a los reguladores y calificaba de error la decisión de poner a FTX en quiebra. “Todo estaría arreglado en un 70% si no lo hubiera hecho”, escribió Bankman-Fried en los mensajes directos.

Continuó sugiriendo que aún podría arreglar el asunto si “podemos ganar una batalla jurisdiccional contra Delaware”.

PUBLICIDAD

Los abogados de FTX incluyeron los comentarios en la declaración de quiebra el jueves por la mañana.

Bankman-Fried “parece estar apoyando los esfuerzos” de los liquidadores de las Bahamas “para ampliar el alcance del procedimiento en las Bahamas, para socavar estos casos del Capítulo 11, y para mover los activos de los deudores a cuentas en las Bahamas bajo el control del gobierno de las Bahamas”, escribieron los abogados.

Bankman-Fried no respondió a los mensajes en los que se le pedía que comentara el artículo de Vox, pero en su propio Twitter trató de retractarse de los comentarios, que dijo que no pretendían ser públicos y que formaban parte de una conversación con “un amigo mío”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD