Cripto

Exclusivo: empresario brasileño prepara acción colectiva contra FTX en EE.UU.

Ray Nasser, de la empresa minera Arthur Mining, está reuniendo a los inversores brasileños y latinoamericanos que han perdido más de 100.000 dólares con el colapso

Sam Bankman-Fried, fundador y exdirector ejecutivo de FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange (al centro) tras una audiencia del Comité de Agricultura, Nutrición y Silvicultura del Senado en Washington, DC, EE.UU., el miércoles 9 de febrero de 2022.Fotógrafo: Sarah Silbiger/Bloomberg
18 de noviembre, 2022 | 05:15 PM

Lea esta historia en

Portugués

El empresario brasileño Ray Nasser, de la minera de criptomonedas Arthur Mining, está preparando una demanda colectiva en Estados Unidos contra la bolsa FTX, que se declaró en suspensión de pagos hace una semana. Pretende representar a los fondos e inversores brasileños y latinoamericanos que perdieron más de 100.000 dólares cada uno con la quiebra de FTX para intentar recuperar su dinero.

La demanda está en fase de preparación, dado que la crisis es reciente. Nasser, asistido por la consultora Brics Strategic Solutions, del abogado brasileño Marcelo Knopfelmacher, está discutiendo la estrategia y la tesis jurídica que presentará a los tribunales estadounidenses. También están escuchando propuestas de bufetes de abogados estadounidenses interesados en actuar en el caso.

Knopfelmacher dijo a Bloomberg Línea que esperan crear un grupo cuyos inversores tengan 35 millones de dólares de pérdidas combinadas. Este grupo estará formado por fondos e inversores brasileños y de otros países latinoamericanos, especialmente de Argentina.

PUBLICIDAD

Se espera que la demanda se presente en los tribunales de Florida, donde ya se ha presentado una demanda colectiva contra FTX. Los inversores también están estudiando la posibilidad de acudir a los tribunales de las Bahamas, donde vive el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried. Según una petición enviada a los tribunales de EE.UU. por el administrador judicial de FTX (más información al respecto más adelante), Bankman-Fried pidió un préstamo de 1.000 millones de dólares a Alameda, una de las empresas del grupo, para comprar una casa allí.

Bloomberg Línea se puso en contacto con FTX para que comentara el asunto, pero no hubo respuesta hasta la publicación de este artículo.

Las acciones colectivas en los Estados Unidos se denominan class actions. Estos pleitos funcionan como si fueran una subasta: los bufetes de abogados presentan sus tesis al Poder Judicial y el juez decide si el caso concreto trata de un grupo homogéneo de personas -una “clase” de personas- y qué tesis representa mejor a este grupo.

PUBLICIDAD

El bufete de abogados que ha presentado la tesis elegida se convierte entonces en el líder de la demanda colectiva. Sus abogados representarán al grupo en los tribunales enviando peticiones y presentando argumentos orales.

Nasser quiere ser el líder de esta acción colectiva en nombre de los inversores brasileños.

Colapso y suspensión de pagos

FTX llegó a ser uno de los mayores corredores de criptomonedas del mundo, valorado en 32.000 millones de dólares. Su cofundador y antiguo director general, Sam Bankman-Fried, conocido por las iniciales SBF, llegó a tener una fortuna valorada en 25.000 millones de dólares antes de cumplir los 30 años: fue nombrado por Forbes en su lista de 30 personas de éxito menores de 30 años, los “30 under 30″.

Pero el 10 de noviembre, la empresa y sus más de 130 filiales, que conforman el Grupo FTX, se declararon en suspensión de pagos en EE.UU. bajo el llamado “Capítulo 11″ de la Ley de Quiebras de EE.UU.: permite a la empresa presentar un plan de recuperación y comenzar a ejecutarlo sin que los acreedores le cobren mientras tanto.

Con la presentación, Bankman-Fried abandonó la dirección de la empresa y fue sustituido por John J. Ray III, un experimentado administrador judicial, famoso por haber supervisado la liquidación de Enron en 2001, que quebró tras uno de los mayores fraudes contables de la historia.

Según una declaración jurada presentada por Ray III ante los tribunales estadounidenses el miércoles (17) a la que tuvo acceso Bloomberg News, FTX tenía 1.320 millones de dólares en activos que podrían venderse en octubre y 9.000 millones en pasivos. Ray III cita otros activos mencionados en los balances de las empresas del grupo, pero dice que ninguno de ellos ha sido auditado y, por tanto, la información no es fiable.

PUBLICIDAD

El colapso se produjo después de que se descubriera que Alameda, una correduría del grupo FTX, estaba invirtiendo en criptoactivos emitidos por FTX con el dinero de los clientes.Tras ese descubrimiento, varios inversores comenzaron a retirar su dinero de FTX, lo que llevó a Bankman-Fried a anunciar la congelación de los activos y las cuentas de la bolsa. Hasta entonces, se habían retirado 6.000 millones de dólares, según los informes de la prensa estadounidense.En la solicitud de recuperación, Ray III dijo que la situación encontrada con la falta de supervisión y controles de FTX es “sin precedentes”. Según el documento, la empresa puede tener hoy más de un millón de acreedores.

“Desde la integridad comprometida de los sistemas y la defectuosa supervisión reglamentaria en el extranjero hasta la concentración del control en manos de un grupo muy pequeño de individuos inexpertos, poco sofisticados y potencialmente comprometidos, esta situación no tiene precedentes”, escribió.

“Nunca en mi carrera he visto un fracaso tan completo de los controles corporativos y una ausencia tan completa de información financiera fiable”. Ray III tiene 40 años de experiencia en el sector.

PUBLICIDAD
Sam Bankman-Fried, fundador de FTX.dfd

Entre los problemas citados por el síndico están la falta de cualquier mecanismo de control de la información y de los movimientos financieros; la existencia de programas informáticos para ocultar el mal uso de los fondos de los clientes; las conversaciones a través de una aplicación que borraba el historial de mensajes; el uso de un correo electrónico grupal sin control de acceso en el que se intercambiaban contraseñas e información de los clientes; y el uso de dinero de las empresas para hacer préstamos personales a los directivos del grupo.

Ray III también dijo que su equipo detectó “transferencias no autorizadas” de 372 millones de dólares a una cartera de criptoactivos fuera de línea (almacenamiento en frío, en la jerga del sector) desde la fecha de la petición de recuperación (10 de noviembre). Esto se hizo, según la petición de Ray III, para “mitigar los riesgos del resto de criptomonedas en ese momento”.

PUBLICIDAD

También señaló la dilución de 300 millones de dólares en fichas FTT desde la fecha de la petición de recuperación por parte de “una fuente no autorizada”.

La petición afirma que los deudores sólo han conseguido hasta la fecha unos 740 millones de dólares en carteras fuera de línea.

Otra acción

FTX ya es objeto de una demanda colectiva en Estados Unidos, presentada por el abogado Adam Moskowitz en nombre del ciudadano estadounidense Edwin Garrison y otros inversores. Afirman que FTX operó mediante “conductas engañosas y tergiversaciones” que costaron a los “consumidores estadounidenses” 11.000 millones de dólares, según la petición enviada a un tribunal de Florida, a la que tuvo acceso Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Además de la empresa y su antiguo director general, la demanda también acusa a los famosos que anunciaron los servicios de FTX. Entre los acusados están la supermodelo brasileña Gisele Bündchen, su ahora ex marido Tom Brady, la tenista Naomi Osaka, el jugador de baloncesto Stephen Curry, el ex atleta de la NBA e inversor Shaquille O’Neal, el productor, actor y director Larry David, creador de la serie Seinfeld y el empresario Kevin O’Leary, famoso por ser también presentador de la versión original de Shark Tank, entre otros.

La petición dice que “la plataforma engañosa mantenida por FTX era en realidad un castillo de naipes, un esquema Ponzi [pirámide financiera] en el que FTX barajaba los fondos de los clientes entre sus entidades opacas, utilizando los nuevos fondos obtenidos a través de inversiones en YBAs [cuentas con ingresos de inversión] y préstamos para pagar los intereses a los antiguos inversores y mantener una apariencia de liquidez”.

“Parte del esquema mantenido por FTX implicaba el uso de algunos de los más grandes nombres del deporte y el entretenimiento -como los acusados- para recaudar fondos y llevar a los consumidores estadounidenses a invertir en YBAs, que se ofrecían y vendían desde la base de operaciones nacional de FTX en Miami, Florida, vertiendo miles de millones de dólares en la plataforma de FTX para mantener todo el esquema en funcionamiento”, dice el documento.

PUBLICIDAD