Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — En cierto sentido, los inversores y los reguladores deberían estar agradecidos a Sam Bankman-Fried, el antiguo jefe de la bolsa de criptomonedas FTX. El espectacular estallido de su imperio virtual ha pasado de ser un cuento con moraleja a una clase magistral sobre todo lo que está mal en los mercados de criptomonedas.

Mientras los clientes y los acreedores revisan lo que queda de las posesiones de la fallida bolsa, y mientras las repercusiones se extienden por todo el ecosistema cripto, aquí hay cuatro lecciones que destacan:

PUBLICIDAD

Cuidado con los activos denominados en cripto. FTX era vulnerable no sólo porque estaba apalancada, sino también porque sus activos no eran realmente activos. A juzgar por el balance que, según se dice, la empresa envió a los posibles rescatadores, consistían en gran medida en tokens digitales nocionales. A diferencia de las acciones, los bonos o las materias primas, no tenían flujos de caja asociados ni usos prácticos. En el mejor de los casos, representaban los ingresos por el comercio de otros tokens inventados de forma similar.

Lo mismo ocurre con casi todos los tokens digitales, los principales “activos” de las bolsas y otros intermediarios a través de los cuales la mayoría de la gente interactúa con las criptomonedas. Son puros instrumentos especulativos. Algún día podrían resultar útiles como representaciones de activos tradicionales, o como activos en mundos virtuales, pero eso es una perspectiva lejana. Tal y como están las cosas, carecen fundamentalmente de valor.

PUBLICIDAD

La capitalización bursátil no es valor. Si una empresa tiene 100 cuentas y vende una por un millón de dólares -quizá a sí misma, quizá a alguien a quien le prestó el dinero, quizá a un verdadero creyente de las cuentas- puede decir que las cuentas tienen una capitalización de mercado de US$100 millones. Así es como Bankman-Fried llegó a una estimación de más de US$10.000 millones para las participaciones de FTX en tokens digitales, incluyendo FTT, Serum y Solana. También ayuda a explicar cómo todo el mercado de criptomonedas alcanzó en un momento dado una supuesta capitalización de unos US$3 billones.

Está claro que esas cuentas no valen US$100 millones. Intentar venderlas todas podría no producir nada. Cualquiera que las aceptara como garantía también podría acabar sin nada.

PUBLICIDAD

La contabilidad importa. Las criptomonedas en blockchains públicas son muy transparentes: Todo el mundo puede ver qué pertenece a quién en cualquier momento. No así los criptointermediarios. No publican estados financieros auditados según las normas generalmente aceptadas (con la excepción de Coinbase, una empresa pública). Antes de la desaparición de FTX, los inversores y clientes no tenían mucha idea de lo que estaba pasando, más allá de algunos tuits no muy tranquilizadores de Bankman-Fried, como “los activos están bien”. Ahora están desconcertados ante un balance con entradas como “cuenta ‘fiat@’ oculta y mal etiquetada internamente” y “TRUMPLOSE”.

Algunos intermediarios han prometido mejorar la información tras el fiasco de FTX. Pero, dada la falta de normas estandarizadas, hay poco que garantice su exactitud. Lo que realmente respalda a la stablecoin Tether sigue siendo incierto, a pesar de los informes periódicos del emisor. Los clientes no tienen una forma fiable de saber el grado de apalancamiento de las grandes bolsas como Binance, a pesar de las garantías de los ejecutivos.

PUBLICIDAD

La protección de los consumidores es esencial. Miles de millones de dólares en fondos de clientes de FTX han desaparecido de hecho, perdidos en una maraña de entidades y al menos un aparente hackeo. Esto fue posible, en parte, porque FTX -con la excepción de su filial de negociación de derivados en EE.UU.- operaba en un vacío normativo, sin ninguno de los requisitos que rigen el capital, la liquidez, la segregación de fondos, la ciberseguridad o los conflictos de intereses que deben cumplir los intermediarios tradicionales.

Lo mismo ocurre con casi todos los intermediarios del mundo de las criptomonedas. A veces, las autoridades toman medidas puntuales, como han hecho la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas y la Comisión de Bolsa y Valores en relación con la presentación de informes falsos, las operaciones de “lavado” y el uso de información privilegiada en Coinbase. Pero no hay un “policía de guardia” que dicte normas y exija su cumplimiento.

PUBLICIDAD

Sean cuales sean los beneficios potenciales de las criptomonedas, el frenesí especulativo que las rodea tiene poco que ver con ellas. Al contrario, sirve principalmente para atraer a la gente y separarla de su dinero, como ha demostrado ahora FTX. Una regulación adecuada podría ayudar a orientar las criptomonedas en una dirección más útil, y es necesaria para garantizar que no representen una amenaza para el sistema financiero en general. Mientras tanto, el mensaje para los inversores y las finanzas tradicionales sigue siendo sencillo: Manténgase alejado.

- Editores: Mark Whitehouse, Timothy Lavin