Carteles de campaña del senador Marco Rubio y del gobernador Ron DeSantis se apilan cerca de la puerta del Renaissance Ballrooms el 19 de octubre de 2022 en Miami, Florida.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Aunque los demócratas quieran alegrarse de los resultados de las elecciones de mitad de período de la semana pasada (uno de los mejores resultados recientes para el partido en el poder) no pueden ignorar la paliza que recibieron en Florida, un campo de batalla que durante mucho tiempo fue de color púrpura y que ahora se ha vuelto de color rojo. Si no se evalúa rápidamente lo que ha fallado, el partido se arriesga a perder el tercer estado más poblado del país en un futuro próximo.

Es la primera vez desde el siglo XIX que ningún demócrata ocupará un cargo estatal en Florida el próximo año. El gobernador Ron DeSantis y el senador Marco Rubio no solo ganaron con holgura la reelección, sino que ambos superaron a sus oponentes en Miami-Dade, el condado más poblado del estado, con 2,7 millones de habitantes, más de dos tercios de los cuales son hispanos. Al hacerlo, subrayaron una incómoda tendencia: El prestigio de los demócratas entre los votantes latinos se está derrumbando en Florida, y muestra signos preocupantes en todo el país.

PUBLICIDAD

En 2016, al perder Florida por poco ante Donald Trump, Hillary Clinton ganó Miami-Dade por casi 30 puntos porcentuales. Cuatro años después, el margen de Joe Biden allí se redujo a unos 7 puntos. Cómo consiguieron DeSantis y Rubio victorias de dos dígitos en el condado?

Para empezar, los republicanos emprendieron campañas de registro de votantes centradas en ciudadanos naturalizados de países como Cuba, Nicaragua y Venezuela, grupos especialmente receptivos a la acusación de que las políticas demócratas equivalían a “socialismo”. Un postmortem de las elecciones de 2020 realizado por Equis Research se centró en por qué esa acusación tiende a mantenerse: “Si bien el ataque al socialismo suena a varias campanas, la línea de fondo entre los afectados es la preocupación por que la gente se vuelva ‘perezosa y dependiente del gobierno’ por parte de quienes valoran mucho el ‘trabajo duro’”.

PUBLICIDAD

El análisis añadió que muchos latinos desertaron a Trump en 2020 debido a su “enfoque en la reapertura de la economía” durante el brote de Covid-19. De manera similar, el impulso de DeSantis para mantener las escuelas y los negocios abiertos (a pesar de las críticas de los medios nacionales) se convirtió en una parte clave de su publicidad en español. Un 64% de los hispanos del estado aprobaron su gestión de la pandemia.

Incluso la maniobra más atroz de DeSantis (enviar un avión lleno de migrantes venezolanos a Martha’s Vineyard, en Massachusetts) obtuvo un sólido apoyo latino. Eso debería ser un recordatorio para los demócratas de que los hispanos no son un monolito y la inmigración no es el tema que los define. De hecho, según una encuesta reciente, la inmigración ocupa el noveno lugar entre las preocupaciones de los latinos, por detrás de la economía, la educación, los delitos violentos, etc.

PUBLICIDAD

Los demócratas podrían tener la tentación de atribuir su revés a la singularidad demográfica de Florida. Pero cada vez hay más pruebas de que el problema se extiende más allá del Estado del Sol. Aunque el partido logró cambiar un distrito de mayoría latina en el sur de Texas, los republicanos capturaron uno vecino que había sido representado por los demócratas durante más de un siglo. Incluso cuando los demócratas se hicieron con distritos de mayoría latina en California, se produjeron notables giros en dirección al GOP. La redistribución de distritos ciertamente ha afectado a varias carreras de la Cámara de Representantes este año, pero no explica completamente lo que parece ser un cambio nacional hacia la derecha para los latinos de alrededor de 10 puntos porcentuales entre 2018 y 2022.

Al tratar de revertir estas tendencias, los demócratas deben dejar de dar por sentado a los latinos y empezar a centrarse en lo que realmente les importa. Un buen ejemplo es el término de moda “Latinx”, que es omnipresente entre los profesionales del partido pero que solo el 3% de los hispanos adopta para sí mismo. De hecho, un 40% se siente molesto u ofendido por el término. Este tipo de complacencia sustituye con demasiada frecuencia a las políticas reales. Los demócratas deben aprender a hablar de las verdaderas preocupaciones de los latinos (inflación, escuelas, delincuencia, vivienda) y de las soluciones que ofrece el partido.

PUBLICIDAD

Florida no pasó del color púrpura al rojo intenso sólo porque los demócratas se equivocaron con los latinos. Entre otras cosas, los republicanos se beneficiaron de la afluencia de votantes del Partido Republicano de otros estados, de una enorme campaña de registro y de una importante ventaja en el gasto. Pero estos esfuerzos sólo ponen de manifiesto la relativa complacencia de los demócratas. A menos que estén dispuestos a descartar uno de los mayores premios del mapa del Colegio Electoral, será mejor que se pongan a trabajar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.