Una instalación de cuenta regresiva para la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Doha. Fotógrafo : Christopher Pike/Bloomberg
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg Opinión — No importa la mano invisible. En las próximas semanas, el mundo estará unido por el botín visible. Miles de millones de personas verán el Mundial de Catar (en 2018, unas 3.500 millones de personas, más de la mitad de los adultos del mundo, vieron una parte del torneo, y más de mil millones vieron alguna parte de la final). Y se gastarán ríos de dinero para convencer a esos aficionados de que consuman diversas marcas de bebidas gaseosas y hamburguesas glutinosas en nombre de las proezas atléticas.

Ningún otro deporte se acerca al fútbol en su alcance global. El fútbol americano fracasó estrepitosamente en su intento de cruzar el Atlántico. El béisbol sólo se extiende a partes de América Latina y a zonas de Asia. El cricket se limita al antiguo imperio británico. El golf es global, pero de nicho. El fútbol se ve en todos los lugares donde hay señal de televisión y se juega donde se puede comprar una pelota redonda. Incluso Osama bin Laden, aficionado al Arsenal, animó a sus tropas a jugar al fútbol cuando se encontraban refugiadas en Afganistán.

PUBLICIDAD

La globalización del deporte rey sigue cobrando fuerza. Xi Jinping se ha fijado el ambicioso objetivo de que China organice y gane un Mundial para 2050. Después de que Catar le arrebatara la plaza para 2022, Estados Unidos organizará el Mundial de 2026 junto con Canadá y México. El fútbol femenino está ganando impulso y la asociación de este deporte con la violencia machista está en declive, al menos en Europa Occidental, por lo que el fútbol también está ganando más fans femeninas: en el último Mundial el 40% de los espectadores fueron mujeres.

El Mundial de Catar, que comienza el 20 de noviembre, marcará varias primicias. Es la primera vez que un Mundial se celebra en un país árabe y de mayoría musulmana. Es la primera vez que la Copa se celebra en el invierno boreal (el plan original de celebrar los partidos con 47 grados de calor del verano Catarí tuvo que ser abandonado). Y, sobre todo, es la primera vez que la Copa se utiliza como pieza central de un vasto proyecto de desarrollo.

PUBLICIDAD

La familia gobernante de Catar, Al Thani, está utilizando la incalculable riqueza del país, procedente del gas natural licuado, tanto para asegurar su seguridad como para garantizar su prosperidad a largo plazo. A mediados de la década de 1990, construyó una base aérea de mil millones de dólares, que ofreció a Estados Unidos, y lanzó Al Jazeera, que ahora es una red mundial de medios de comunicación. Desde entonces se ha centrado cada vez más en el poder del fútbol para mejorar la reputación (y, con suerte, generar ingresos). Catar Sports Investments compró el París Saint-Germain en 2011 y convirtió un club francés raquítico en una potencia europea. Varias organizaciones cataríes han llegado a acuerdos de patrocinio con clubes europeos de marca como el Barcelona (30 millones de libras al año para patrocinar su camiseta), el Real Madrid, el Bayern de Múnich y el A.S. Roma. El gobierno también gasta prodigiosamente en la creación de una liga catarí en el país, revisando las proezas futbolísticas de todos los cataríes de 12 años, con ayudas ilimitadas a los jugadores de alto nivel, y explorando África en busca de futuras estrellas.

Desde que ganó el concurso para celebrar la Copa del Mundo en 2010, Catar ha gastado más de US$250.000 millones en desarrollo relacionado con el fútbol, una cifra que empequeñece los US$42.000 millones que se calcula que gastó China en los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008 y los US$55.000 millones que gastó Rusia en los Juegos de Invierno de 2014. Diez mil millones se han destinado a ocho estadios de fútbol. El resto se ha dedicado a una transformación a gran escala del país: la remodelación completa del centro de Doha; la construcción de casi cien nuevos hoteles; la ampliación del puerto y el aeropuerto; un sistema de carreteras renovado; la creación de tres líneas de metro; y una nueva ciudad con viviendas para más de un cuarto de millón de personas.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, Occidente se ha mostrado abrumadoramente hostil al extraordinario proyecto de Catar, mucho más que a los juegos de Vladimir Putin hace cuatro años. La lista de acusaciones contra el petroestado es larga: que la familia gobernante está utilizando la Copa del Mundo para afianzar su poder; que más de 6.000 personas han muerto en la realización de la “visión”; que Catar es hostil a los homosexuales y a otras minorías; que es obsceno ver cómo se utiliza un cuarto de billón de dólares de riqueza petroquímica para pagar un espectáculo deportivo que fomentará aún más los vuelos; y que Catar 2022 representa todo lo que ha ido mal con el deporte rey en la era de la globalización. Los cataríes no ayudaron a su causa cuando su embajador de la Copa del Mundo (y ex jugador nacional), Khalid Salman, calificó la homosexualidad de “haram” (prohibida), y de “daño en la mente”. Tampoco se convenció a mucha gente cuando el Comité Supremo para la Entrega y el Legado, el comité organizador de la copa, afirmó que no ha habido más de tres muertes “relacionadas con el trabajo” en los proyectos de los que es responsable. La Copa del Mundo representa, pues, una oportunidad tan buena como cualquier otra para plantear dos preguntas: ¿Cómo está configurando el fútbol la globalización? ¿Y qué impacto tendrá la reacción contra los cataríes en la Copa del Mundo 2022?

La globalización del fútbol está impulsada por las fuerzas más básicas del mercado: Los equipos que pueden atraer a los mejores talentos son los que ganan más dinero, y los equipos que ganan más dinero pueden permitirse el mayor número de talentos. Esto ha llevado a la creación de superligas de equipos de fútbol que se han alejado del resto del mundo del fútbol. También ha provocado un aumento del comercio transfronterizo: en la Premier League británica, la más globalizada de las ligas del mundo, tres cuartas partes de los jugadores y más de la mitad de los directivos han nacido en el extranjero, y la mitad de los clubes tienen propietarios extranjeros.

PUBLICIDAD

Sorprendentemente, estas fuerzas del mercado son más vigorosas en la Vieja Europa, un continente que normalmente se caracteriza por su reticencia a abrazar los valores comerciales, sobre todo cuando esos valores se aplican a cosas sagradas como el fútbol, que fue originalmente un deporte de la clase trabajadora y sigue saturado de valores colectivistas mejor captados por el himno del Liverpool, “you’ll never walk alone”. Estados Unidos es un país rezagado en lo que respecta al fútbol, sobre todo porque albergaba la esperanza de que su propia versión del fútbol se convirtiera en el juego mundial. Al abrazar los mercados abiertos de talentos y el control empresarial, Europa se ha convertido en el centro mundial de la inversión, vertiendo dinero en estadios, programas de formación y personal de apoyo, así como en un centro mundial de excelencia. Los equipos europeos han ganado cinco de las seis Copas del Mundo entre 1998 y 2018 y han aportado tres cuartas partes de los finalistas.

La política también desempeña un papel importante. Esto comienza con el papel de las organizaciones internacionales y regionales que vigilan el juego: Con todos sus defectos, la FIFA ha seguido una estrategia de difusión del fútbol en todo el mundo, de ahí, como dice la FIFA, su decisión de dar la Copa a Medio Oriente este año y a Norteamérica la próxima vez. Pero se extiende a los políticos en general.

PUBLICIDAD

A los políticos de todo tipo, desde los socialdemócratas como Tony Blair, que intenta demostrar que es “uno de los muchachos”, hasta los autoritarios como Vladimir Putin, que brilla con sus credenciales de macho, les encanta que se les asocie con el fútbol. En 1993, Silvio Berlusconi anunció su decisión de entrar en política diciendo que había decidido saltar al campo (“discesa in campo”). También bautizó a su partido político, Forza Italia, con el nombre de un cántico de la selección nacional de fútbol. Al Presidente Xi le gusta fotografiarse en eventos relacionados con el fútbol, incluso se hizo una selfie con David Cameron y Sergio Agüero cuando visitó el campo de entrenamiento del Manchester City en 2015. Viktor Orban ha construido un estadio de exhibición en su ciudad natal, donde todavía mantiene una dacha, con capacidad para casi 4.000 personas a pesar de que la población local es de apenas 1.700. En 2014, el turco Recep Tayyip Erdogan bautizó la inauguración de un nuevo estadio en Estambul jugando él mismo y marcando un hat trick, todo ello en directo por televisión. El dictador norcoreano Kim Jong Un ha redactado un manifiesto deportivo que dice “Iniciemos una nueva edad de oro para construir una potencia deportiva con el espíritu revolucionario del Paektu, en el que pide que Corea del Norte “asegure primero la supremacía mundial en el fútbol femenino.”

Estas dos fuerzas diferentes, la comercial y la política, pueden a veces tirar en direcciones opuestas: Gran Bretaña rinde habitualmente por debajo de sus posibilidades en la Copa del Mundo porque, al ser el mercado más internacional del mundo, pierde a muchos de los mejores jugadores de la liga, dado que se van a los países donde han nacido y se queda con un grupo de jugadores nacidos en Inglaterra que no están acostumbrados a jugar juntos. Pero en general estas dos fuerzas se refuerzan mutuamente. La Copa del Mundo, que sucede cada cuatro años, es sólo uno de los numerosos festivales de fútbol, desde la Copa de Europa hasta los partidos semanales de la Premier League, que emocionan a los aficionados al fútbol de todo el mundo, desde las cancillerías de Alemania hasta los barrios marginales de Kenia.

PUBLICIDAD

¿Hasta qué punto debemos tomarnos en serio la reacción contra los partidos de Catar? El tratamiento de los trabajadores de la construcción en el calor y el polvo del desierto ha sido a menudo horrible, sin duda. Y los prejuicios de cualquier tipo no tienen cabida en un acontecimiento global que se retransmite en todo el mundo y está patrocinado por empresas globales. Pero debemos tener cuidado con la tendencia a pensar que el fútbol es la encarnación de los valores ilustrados de Occidente que ahora se ven amenazados por su contacto con Oriente Medio: Muchos aficionados al fútbol, sobre todo en Rusia y Europa del Este, no son ángeles de la tolerancia y, como hemos visto, muchos de los autócratas del mundo están muy interesados en adaptar el fútbol a sus fines políticos. También debemos reconocer que los US$250.000 millones traerán consigo tanto progresos como problemas. Los cataríes han liberalizado muchas de sus políticas -se podrá conseguir cerveza floja cerca de los estadios y una gama completa de alcohol en los bares de los hoteles- y son sensibles a su reputación internacional sobre los derechos de los homosexuales. La entrevista “haram” de Salman fue criticada por un funcionario que la acompañaba. El escrutinio público ha hecho algo para mejorar las atrasadas leyes laborales del país.

Luego está el propio juego. Sospecho que miles de millones de personas se olvidarán rápidamente de sus preocupaciones por los derechos humanos al quedar atrapados en la fiebre del Mundial. El fútbol no sólo es un juego bonito, sino también imprevisible: países pequeños como Croacia pueden humillar a gigantes y jugadores desconocidos pueden convertirse de repente en superestrellas. También sospecho que algunas personas sentirán una admiración sigilosa por lo que han hecho los cataríes al transformar su reino para la competición. Vivimos en una época de expectativas decrecientes, visiones reducidas y nacionalismo defensivo. Los cataríes se han opuesto a la tendencia pensando a lo grande, abrazando la globalización y construyendo un monumento faraónico al deporte más global del mundo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.