Actualidad

Investigaciones penales de Trump serán dirigidas por un fiscal especial

El fiscal especial se ocupará de fiscalizar las pesquisas sobre la sublevación del 6 de enero del año pasado en el Capitolio, lo que incluye algún papel que Trump pueda haber desempeñado

Donald Trump
Por Zoe Tillman y Erik Larson
20 de noviembre, 2022 | 08:46 AM

Bloomberg — El Departamento de Justicia de Estados Unidos ((DOJ por sus siglas en inglés) ha nombrado a un fiscal especial encargado de supervisar las pesquisas penales vinculadas al expresidente Donald Trump, de cara a su tercera candidatura a la presidencia en 2024.

Merrick Garland, fiscal general estadounidense, ha designado a John L. Smith para que sea el abogado especial, conforme a una orden firmada hoy viernes. Smith es desde 2018 el abogado jefe del tribunal especial de La Haya que tiene a su cargo la investigación y juzgamiento de los crímenes de guerra en Kosovo. Es un antiguo fiscal estadounidense en funciones.

El fiscal especial se ocupará de fiscalizar las pesquisas sobre la sublevación del 6 de enero del año pasado en el Capitolio, lo que incluye algún papel que Trump pueda haber desempeñado, además del uso que el expresidente hizo de los expedientes catalogados como clasificados de la Casa Blanca tras dejar el mandato, explicó el funcionario del DOJ, que ha solicitado que no se le nombre al hablar de la información antes de que sea publicada.

PUBLICIDAD

Autorizar a un fiscal especial a gestionar las investigaciones permitiría preservar a la administración de potenciales conflictos de intereses e impedir las quejas sobre parcialidad, pues el investigador actuaría con amplia independencia de la dirección del DOJ.

“Este fiscal especial también está autorizado para llevar a cabo la investigación en curso a la que se hace referencia y se describe en la respuesta de los Estados Unidos a la petición de supervisión judicial y reparación adicional”, que es Donald J Trump v. Estados Unidos, según la orden de Garland.

Smith, que está registrado como político independiente, aceptó el nombramiento, pero no asistió al anuncio porque recientemente se lesionó mientras andaba en bicicleta en los Países Bajos y se sometió a una cirugía de rodilla, según un alto funcionario del Departamento de Justicia. Todavía está en La Haya, pero regresará pronto, dijo el funcionario.

PUBLICIDAD

Este es el primer fiscal especial designado bajo el mandato de Garland. Bajo la administración de Trump, los sucesivos fiscales generales recurrieron a abogados para supervisar varias investigaciones políticamente explosivas, en particular el nombramiento de Robert Mueller para gestionar la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

La amenaza de enjuiciamiento se cernía sobre el mandato de Trump. Hubo investigaciones sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 en su nombre, si Trump intentó obstruir esa investigación y sobre prácticas comerciales cuestionables. Pero mientras esos miembros de su círculo íntimo estaban atrapados, Trump nunca fue acusado personalmente.

La exposición legal pareció aumentar una vez que Trump perdió la reelección. El ataque mortal al Capitolio de los EE.UU. por parte de una turba de partidarios de Trump provocó una investigación federal sobre los esfuerzos de Trump y sus aliados para anular las elecciones de 2020 y detener la certificación de la victoria de Joe Biden por parte del Congreso. Una investigación criminal paralela se desarrolló ante un gran jurado estatal en el condado de Fulton, Georgia.

Mientras tanto, el Departamento de Justicia de Biden comenzó a investigar si Trump manejó mal los documentos que tenían las marcas de clasificación más altas de la nación después de dejar la Casa Blanca.

Los esfuerzos para recuperar los registros gubernamentales de Trump han estado en marcha desde 2021, impulsados por la Administración Nacional de Archivos y Registros. Después de que se descubrió que un lote de registros que Trump devolvió a los archivos contenía material altamente clasificado, el Departamento de Justicia emitió una citación del gran jurado en mayo para obtener más registros. En agosto, la Oficina Federal de Investigaciones llevó a cabo un registro aprobado por la corte de la casa y la oficina de Trump en Florida, durante el cual se recuperaron aproximadamente 11,000 registros, incluidos algunos con marcas de clasificación de alto secreto.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD