Actualidad

Trump intensifica la batalla en el partido republicano con su candidatura para 2024

El anuncio llegó justo cuando muchos fieles del Partido Republicano están dispuestos a abandonar al ex presidente

Donald Trump en el club Mar-a-Lago en Palm Beach, el 15 de noviembre.
Por Mark Niquette
19 de noviembre, 2022 | 07:13 PM

Bloomberg — Donald Trump intensificó su batalla de voluntades con otros miembros del Partido Republicano al declarar su candidatura a la Casa Blanca en 2024. El anuncio llegó justo cuando muchos fieles del Partido Republicano están dispuestos a abandonar al ex presidente.

Retando el creciente deseo de su partido de encontrar un nuevo abanderado, Trump reunió el martes a sus partidarios más acérrimos en su complejo de Mar-a-Lago, en Florida, para un anuncio televisado a nivel nacional que revivió muchos de los temas que marcaron sus dos campañas anteriores.

“Hace dos años éramos una gran nación y pronto volveremos a ser una gran nación”, dijo Trump.

PUBLICIDAD

No obstante, su desafío sonó vacío una semana después de que los republicanos no cumplieran con las expectativas del partido en las elecciones de EE.UU., perdiendo la oportunidad de retomar el Senado de EE.UU. y ganar una mayoría significativa en la Cámara de Representantes. Trump había tratado de utilizar las elecciones de mitad de período para reforzar su control sobre el partido antes de su entrada en la carrera presidencial, emitiendo más de 280 apoyos.

La jugada le salió al revés, ya que los candidatos favorecidos por Trump fracasaron en carreras clave y los votantes rechazaron a casi todos los que defendían sus falsas afirmaciones de que las elecciones presidenciales de 2020 le habían sido robadas. Muchos republicanos lo culpan por el deslucido desempeño, lo que lo deja vulnerable a los mismos aspirantes a las primarias de 2024 que había esperado eliminar.

Líderes y donantes del Partido Republicano están ahora señalando que están dispuestos a alinearse con el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, un objetivo principal de la ira de Trump antes de la declaración del martes. Incluso la hija de Trump, Ivanka, que sirvió en su primera administración, sugirió que no tenía intenciones de formar parte del equipo de su padre.

PUBLICIDAD

“No planeo involucrarme en la política”, dijo en un post de Instagram. “Aunque siempre amaré y apoyaré a mi padre, en adelante lo haré fuera del ámbito político”.

El CEO de Blackstone Inc. (BX) y megadonante republicano Stephen Schwarzman también dijo el miércoles que no apoyará la nueva candidatura de Trump.

“A Estados Unidos le va mejor cuando sus líderes tienen el foco en el hoy y el mañana, no en el hoy y el ayer”, dijo Schwarzman en un comunicado. “Es hora de que el Partido Republicano recurra a una nueva generación de líderes, y tengo la intención de apoyar a uno de ellos en las primarias presidenciales”.

El ex presidente había sido presionado por los republicanos, incluidos algunos de sus propios asesores, para que pospusiera su anuncio hasta después de la segunda vuelta de las elecciones al Senado de EE.UU. en Georgia, el 6 de diciembre, en la que participará su candidato elegido a dedo, Herschel Walker.

Pero Trump se dejó poco margen de maniobra al anticipar el anuncio del martes en vísperas de las elecciones de mitad de mandato, y un cambio de rumbo podría mostrar una mayor debilidad política.

“Para cualquier otro político convencional, parecería que esto le quitaría el viento de las velas”, dijo la estratega republicana Sarah Longwell, editora del sitio web conservador The Bulwark que ha trabajado para derrotar a Trump. “Pero él nunca ha sido un político convencional”.

PUBLICIDAD

Trump reconoció las críticas de que los republicanos deberían haberlo hecho mejor en las elecciones de mitad de mandato, pero dijo que se debía a que los votantes aún no se han dado cuenta de la magnitud de los problemas de la nación bajo el mandato del presidente Joe Biden.

El expresidente estadounidense Donald Trump, habla en el club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el 15 de noviembre.dfd

“No tengo ninguna duda de que en 2024, tristemente, será mucho peor, y verán mucho más claramente lo que ha pasado y lo que le está pasando a nuestro país y el voto será muy diferente”, dijo Trump.

También apuntó directamente a las mayores vulnerabilidades de Biden: la inflación y los precios de la energía.

PUBLICIDAD

“Abordaremos inmediatamente la inflación y la bajaremos al nivel en que estaba”, dijo Trump. “Recuerden que la seguridad económica es la seguridad nacional”.

La inflación más rápida de los últimos 40 años se cierne sobre un historial económico de Biden que, según algunas mediciones, ha superado al de Trump. Los puestos de trabajo en el sector manufacturero de EE.UU. ascendieron a 12,9 millones el mes pasado, la cifra más alta desde 2008, como parte de una recuperación más amplia del mercado laboral que hizo que el empleo superara los niveles anteriores a la pandemia. Los precios de la gasolina al por menor, aunque siguen siendo elevados, se han reducido un 25% desde su máximo en junio.

PUBLICIDAD

Trump hizo su anuncio mientras Biden estaba en Bali asistiendo a la cumbre del G-20. También se produjo cuando las tensiones geopolíticas se dispararon después de que Polonia dijera que una explosión letal cerca de su frontera con Ucrania fue causada por un cohete de fabricación rusa.

Biden, que se ha enfrentado a preguntas sobre si se presentaría a la reelección, señala habitualmente que una revancha con Trump es especialmente tentadora.

A pesar de estar políticamente herido, Trump, de 76 años, todavía comienza la carrera como el favorito para la nominación del partido republicano. Busca convertirse en el segundo presidente que gana otro mandato tras perder la reelección desde Grover Cleveland en 1892.

PUBLICIDAD

Las banderas estadounidenses rodeaban el escenario donde Trump pronunció su discurso. Bajo las lámparas de cristal, los televisores mostraban el eslogan de Trump “Make America Great Again”, de su primera campaña. Los simpatizantes iban ataviados con trajes de noche y llevaban recuerdos de la campaña de Trump.

Pero horas antes, en el exterior, una avioneta rodeaba su propiedad con un cartel que decía “Has vuelto a perder, Donald. #DeSantis2024″.

DeSantis ha surgido en las encuestas como la clara segunda opción de los votantes de las primarias del GOP detrás de Trump, y elevó sus perspectivas de 2024 con una victoria aplastante en la reelección la semana pasada. Eso le da a Trump un rival formidable dentro del partido por primera vez, dijo Alex Conant, un asesor principal de la campaña presidencial del senador Marco Rubio en 2016.

PUBLICIDAD

El multimillonario fundador de Citadel, Ken Griffin, que ha apoyado a DeSantis, calificó el martes a Trump de “tres veces perdedor” y dijo que esperaba que el expresidente no se presentara de nuevo a la Casa Blanca.

En las últimas semanas, Trump ha criticado a DeSantis y publicado una arenga de casi 500 palabras contra él y contra News Corp. de Rupert Murdoch por las burlas y las críticas del conglomerado mediático a Trump tras las elecciones legislativas. DeSantis finalmente respondió el martes.

“Cuando estás liderando, cuando estás haciendo las cosas, recibes el fuego entrante, esa es la naturaleza de ello”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa en Fort Walton Beach, Florida. “Al final del día sólo le diría a la gente que vaya a ver el marcador del pasado martes por la noche”.

El senador Kevin Cramer, de Dakota del Norte, dijo que el GOP ahora pertenece a DeSantis. “Obviamente, el tipo que está asumiendo el centro de atención en este momento es Ron DeSantis”, dijo Cramer. “Se lo ha ganado”.

Aun así, Trump ha sobrevivido a múltiples polémicas que habrían acabado con otros políticos.

La clave en 2024 será cuántos republicanos desafiarán finalmente a Trump, ya que pudo ganar la nominación republicana en 2016 con cerca del 40% de los votos en un campo abarrotado, y “es un cálculo muy diferente si es Trump contra dos personas en comparación con Trump contra 12 personas”, dijo el encuestador del GOP Whit Ayres.

Además de DeSantis, otros potenciales rivales de Trump que han sentado las bases para una candidatura en 2024 son el exvicepresidente Mike Pence, el exsecretario de Estado Michael Pompeo; el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie; el gobernador de Virginia Glenn Youngkin; la exembajadora ante la ONU Nikki Haley; el senador de Texas Ted Cruz; el senador de Carolina del Sur Tim Scott; y el gobernador de Maryland Larry Hogan.

Trump se enfrenta a investigaciones sobre su retirada de documentos clasificados de la Casa Blanca, así como a su papel en los intentos de anular las elecciones presidenciales de 2020 que dieron lugar a la insurrección del Capitolio. Trump y tres de sus hijos también han sido demandados en Nueva York por haber inflado supuestamente el valor de los activos de su empresa inmobiliaria.

En su discurso del martes estuvieron ausentes las falsas afirmaciones sobre el robo de las elecciones de 2020 que han sido un elemento básico de sus comentarios públicos desde que dejó el cargo.

El gobernador republicano de New Hampshire, Chris Sununu, que ha sido crítico con Trump en el pasado, cuestionó el momento del anuncio de Trump.

“Desde el punto de vista político, es una decisión bastante mala para él”, dijo Sununu. “No tiene mucho sentido dado que está en su punto más débil políticamente. Ni siquiera estoy seguro de que sea el favorito”.

Con la asistencia de Bill Allison, Gregory Korte y Laura Litvan.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD