Un paracaidista trae el balón oficial mientras aterriza durante el lanzamiento de la temporada de la AFLX en el Etihad Stadium el 6 de febrero de 2018 en Melbourne, Australia.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — A juzgar por las últimas semanas, el ansiado aterrizaje suave de la economía podría estar a la vista. Pero incluso si se presenta el escenario perfecto, eso no impide que los responsables políticos de la Reserva Federal desperdicien la oportunidad.

Consideremos la secuencia casi de cuento de hadas de los datos económicos publicados desde principios de mes: La inflación ha disminuido tanto a nivel mayorista como a nivel del consumidor; los ingresos medios por hora se han moderado para sentar las bases de la relajación de las presiones sobre los precios en el futuro; y las ventas al por menor han sido siempre decentes. Este último dato es fundamental. Para lograr un aterrizaje suave, los responsables de la política económica necesitan que el gasto de los consumidores (el motor de la economía estadounidense) se mantenga boyante el tiempo suficiente para que la inflación disminuya y los bancos centrales puedan revertir las subidas de los tipos de interés.

PUBLICIDAD

Y así ha sido. Según los datos del Departamento de Comercio publicados el miércoles, el valor de las compras minoristas en general aumentó un 1,3% en octubre con respecto al mes anterior, la mayor cifra desde febrero. Las ventas del grupo de control (una medida más limpia de la señal subyacente que excluye los servicios de alimentación, los concesionarios de automóviles, las tiendas de materiales de construcción y las gasolineras) subieron un 0,7%, superando con creces la expectativa media del 0,3% de los economistas en una encuesta de Bloomberg.

Las ventas minoristas sorprendieron a los economistas con un fuerte crecimiento en octubredfd

Los banqueros centrales han estado luchando contra la peor inflación de los últimos 40 años subiendo la tasa de interés de los fondos federales a los niveles absolutos más altos desde la crisis financiera de 2008. Se supone que unas tasas de interés más altas enfrían la demanda, y la historia demuestra que tales esfuerzos casi siempre conducen a recesiones. Pero ha habido una esperanza persistente de que tal vez esta vez sea diferente. Como es lógico, muchos economistas tradicionales y participantes en el mercado han tachado esa opinión de ingenua, y todavía hay razones de peso para pensar que los agoreros acabarán siendo reivindicados. Sin embargo, ni siquiera los más optimistas podrían haber diseñado una racha de datos macroeconómicos más perfecta que la de noviembre.

PUBLICIDAD

Por supuesto, hay que tener en cuenta varias advertencias importantes.

En primer lugar, la fortaleza del consumo no ha sido necesariamente generalizada. El repunte en las recientes cifras de ventas minoristas provino en gran medida de los minoristas en línea y de otros minoristas que no son tiendas, y es muy probable que fuera la venta de Prime Early Access de Amazon.com Inc. (AMZN) lo que impulsó las cifras del grupo de control en el último informe de ventas minoristas. Por otro lado, los minoristas físicos como las grandes tiendas y los proveedores de mejoras para el hogar están experimentando una notable debilidad. Para conocer los detalles, basta con mirar a Target Corp. (TGT) que, en su informe de resultados del miércoles, dijo que sus compradores están retrocediendo, lo que provocó una caída del 13% en sus acciones. Walmart Inc. (WMT), que también presentó sus resultados esta semana, obtuvo mejores resultados, pero quizás no por las razones más alentadoras: Debe su reciente éxito en gran medida a los compradores de productos rebajados por la inflación y a un sólido negocio de venta de alimentos. Macy’s Inc. (M) elevó el jueves su previsión de beneficios para el año. Pero su perspectiva de gama baja espera que las tendencias de ventas lentas y las altas promociones se intensifiquen hasta enero, mientras que su perspectiva más optimista asume un retorno a los niveles de 2019.

PUBLICIDAD

Además, hay que tener en cuenta que sólo se trata de un mes de buenos datos. Eso es especialmente cierto en el frente de la inflación, donde los banqueros centrales ya han sido engañados un par de veces por rachas de mejora sólo para ver la inflación reaccionar. Un mes bueno no es una tendencia. Además, hubo algunos problemas técnicos en el último índice de precios al consumo, que se benefició de una idiosincrasia en el subíndice de atención médica que claramente hace que las cifras parezcan mejores de lo que podrían ser. Excluyendo esto, las cifras han mejorado, pero no lo suficiente como para justificar una reevaluación general de la política de tasas de interés.

Por último, están los famosos “retrasos largos y variables” de la política monetaria. Tradicionalmente, muchos economistas creen que el impacto máximo de las alzas de tasas se produce entre 12 y 24 meses después de que la Fed suba las tasas de interés, lo que podría indicar que los problemas están a la vuelta de la esquina, tanto si la inflación disminuye como si la Fed cambia de rumbo ahora. De acuerdo con esta idea, el daño ya está hecho. Existe el argumento contrario de que la política se transmite más rápidamente en estos días porque la Fed ha hecho de la gestión de las expectativas una parte explícita de su estrategia. Mucho antes de que la Fed subiera los tipos de interés en marzo, los rendimientos de los bonos del Tesoro y los tasas de interés de las hipotecas ya estaban subiendo rápidamente. Es un argumento convincente, pero el jurado aún está muy lejos; básicamente, los retrasos de la política siguen siendo un gran misterio.

PUBLICIDAD

Pero si las mejoras de la inflación se convierten en una tendencia incontrovertible, existe una posibilidad real de que el aterrizaje suave pueda ser desaprovechado por la Fed. Por supuesto, se trata de un gran “si”, y ¿qué parece incontrovertible de todos modos? La confusión en torno a esta cuestión puede significar que los responsables de formular las políticas empujen involuntariamente al país hacia una recesión mientras esperan la confirmación de que la inflación ha sido realmente vencida. Por eso, un aterrizaje suave sigue pareciendo una posibilidad remota, pero los datos de las últimas semanas han hecho que las probabilidades se muevan significativamente en la dirección correcta.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.