Mundial Qatar 2022

Apoyo a comunidad LGBT+ encuentra resistencia en Catar 2022 pese a promesas de FIFA

Distintos incidentes parecen contradecir las promesas de los organizadores de que el arco iris estaría permitido en los partidos del conservador país musulmán

Un oso de peluche con los colores del arco iris se ve en una cámara durante el partido del Grupo D de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 entre Dinamarca y Túnez en el Estadio de la Ciudad de la Educación el 22 de noviembre de 2022 en Al Rayyan, Qatar.
Por Simone Foxman y David Hellier
22 de noviembre, 2022 | 02:24 PM

Bloomberg — En el Mundial de Catar, los intentos de prohibir el símbolo universal de los derechos LGBT+ han llevado a las más altas instancias del gobierno de Estados Unidos a involucrarse, mientras los aficionados siguen acudiendo a los partidos con banderas del arco iris para manifestar su apoyo.

Numerosas personas que llevaban ropa con los colores del arco iris afirmaron que se les impidió entrar en los estadios. Un profesor estadounidense que llevaba una pequeña bandera arco iris en el metro dijo que un compañero de viaje le amenazó tras acusarlo de faltar al respeto a las tradiciones locales.

Por otra parte, el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken criticó el martes la decisión de la FIFA de imponer “sanciones deportivas” a los jugadores que lleven brazaletes arco iris.

PUBLICIDAD

Los incidentes parecen contradecir las promesas de los organizadores de que el arco iris estaría permitido en los partidos del conservador país musulmán del Golfo, donde la homosexualidad es un acto criminal castigado con penas de cárcel.

“Desde mi punto de vista, siempre es preocupante que se restrinja la libertad de expresión, sobre todo cuando la expresión se refiere a la diversidad y la inclusión”, declaró Blinken en una conferencia de prensa junto al ministro de Asuntos Exteriores de Catar en la capital, Doha, cuando se le preguntó si apoyaba la decisión del organismo rector del fútbol mundial.

Las autoridades cataríes esperaban que el evento mostrara una Doha elegante y moderna, un centro regional en ciernes para los negocios, el turismo y la diplomacia. Y desde que ganaron la licitación para acogerlo hace 12 años, prometieron recibir y garantizar la seguridad de diferentes nacionalidades, religiones y orientaciones sexuales, de acuerdo con las normas de la FIFA.

PUBLICIDAD

Pero no esperaban la avalancha de escrutinio que siguió.

Un giro de 180 grados en la autorización de la venta de cerveza en los estadios el viernes no hizo más que alimentar la preocupación de que las autoridades sean más estrictas en la aplicación de los códigos sociales de lo que habían dicho que serían. Los representantes del principal comité organizador y del gobierno catarí no hicieron comentarios inmediatamente.

El tema de las banderas arco iris es especialmente delicado.

En los últimos dos años, los organizadores locales han prometido repetidamente que se tolerarían en los estadios, de acuerdo con las normas de la FIFA que promueven la tolerancia y la inclusión. Pero las autoridades han hecho declaraciones contradictorias sobre cómo responderían a las muestras de apoyo a los derechos LGBT+ fuera de los estadios.

Justin Martin, profesor asociado que enseña periodismo en el Instituto de Estudios de Posgrado de Doha, dijo que la bandera con los colores del arco iris que llevaba en el metro no era mucho más grande que su mano.

Dijo que fue acosado verbalmente por hinchas de habla árabe, incluidos algunos que llevaban camisetas que los identificaban como voluntarios de la Copa del Mundo. Uno de ellos le empujó contra una puerta.

PUBLICIDAD

“Llevo más de 10 años escribiendo y tuiteando sobre Catar, la mayoría de las veces con cosas buenas, pero también con críticas”, incluso sobre cuestiones relacionadas con el colectivo LGBTQ, dijo Martin. “Las respuestas que recibo en Twitter de algunos de mis seguidores en Catar no siempre son agradables, pero nunca me he sentido amenazado físicamente”.

Cuando Martin llegó al estadio, dijo que había escondido la bandera en su bolsa.

Otras personas informaron de dificultades al intentar entrar en el evento.

PUBLICIDAD

Laura McAllister, excapitana de la selección de fútbol de Gales, dijo a ITV News que los guardias del estadio Ahmad bin Ali el lunes por la noche fueron “insistentes” en que no la dejarían entrar a menos que se quitara un sombrero de Gales con los colores del arco iris que calificaron de “símbolo prohibido”.

El periodista deportivo Grant Wahl, por su parte, tuiteó que el personal de seguridad le había quitado el teléfono cuando intentaba entrar en el mismo estadio, después de que se negara a quitarse una camiseta con un arco iris. Dijo que un representante de la FIFA se disculpó más tarde, y se le permitió la entrada.

PUBLICIDAD

La animosidad hacia los símbolos LGBT+ no es universal en Catar.

En el último año, las autoridades han sido tanto criticadas como alabadas en su país por censurar un beso entre personas del mismo sexo en la película infantil Lightyear y por confiscar juguetes infantiles con los colores del arco iris que “van en contra de los valores islámicos.”

La aplicación de la ley también varía.

PUBLICIDAD

Las personas LGTB+ de la comunidad de expatriados de cuello blanco (sobre todo de lugares como Europa, EE.UU. y Australia) tienen citas y algunas viven juntas, discretamente.

Los cataríes y otros extranjeros reportan menos tolerancia. Human Rights Watch afirma haber hablado con seis personas que fueron acosadas, detenidas e incluso golpeadas por un grupo de seguridad Catarí en septiembre, aunque el gobierno ha rebatido algunas de sus acusaciones.

La llegada de más aficionados a Doha para asistir a cuatro partidos de la fase de grupos al día no puede sino exacerbar estas tensiones internas.

PUBLICIDAD

Multitudes de personas paseaban el lunes por la noche por la principal Corniche de Catar, comprando comida a los vendedores y disfrutando de los espectáculos familiares que bordean el bulevar, que está cerrado al tráfico normal. El mismo paseo había estado mucho más tranquilo 24 horas antes, antes del partido inaugural del torneo entre Catar y Ecuador.

Jonathan Baron, un aficionado inglés que vive en Doha y se encontraba fuera del estadio donde se disputaba el partido Inglaterra-Irán, dijo que sólo quería que la gente se centrara en el fútbol.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD