Selección de Irán
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinion — Hay una larga trayectoria de estados autoritarios que usan la Copa del Mundo de fútbol para desviar la mirada, nacional y extranjera, de su despotismo. Irán aprovechó la participación de su equipo nacional en la contienda cuadrienal para hacer mucha propaganda, sobre todo en 1998, cuando venció al “Gran Satán” en Lyon (Francia).

La población iraní, como la mayoría del planeta, enloquece con el fútbol; el país se paraliza cuando el Equipo Melli, que es como se conoce a la selección nacional, interviene en el Mundial. El mismísimo Líder Supremo Alí Jamenei permaneció levantado hasta tarde, viendo la célebre victoria obtenida en Lyon. Al regresar la selección a casa, supuestamente invitó a Hamid Estili, autor del primero de los 2 goles contra la selección estadounidense, a su domicilio y le dio un beso en su frente.

PUBLICIDAD

Este triunfo fue interpretado por el régimen iraní como un signo de fortaleza frente a la perversidad de Estados Unidos, y los festejos que tuvieron lugar por todo Irán fueron la demostración de que el país estaba unificado, tanto con el equipo Melli como con el gobierno.

En esta ocasión no resultará así, independientemente del resultado que obtenga el equipo de Irán frente a Estados Unidos el próximo martes en Doha, en esta nueva edición de la competición. Por una parte, actualmente las calles son un campo de lucha, no de fiesta. Los iraníes han reclamado durante más de 2 meses la dimisión de su régimen. Difícilmente puede presumir el régimen de haber resistido a los occidentales si, ya el mismo día del partido inicial, los cuerpos de seguridad intensificaron su violenta represión contra los manifestantes, en particular en la ciudad de Mahabad, situada en el noroeste del país.

PUBLICIDAD

Por otro lado, el Equipo Melli no está jugando con la propaganda esta vez. Cualquier esperanza que el régimen de Teherán pudiera haber albergado de utilizar la Copa del Mundo para distraer la atención de sus brutales intentos de sofocar un movimiento de protesta sostenido se desvaneció cuando los jugadores de Irán se negaron a cantar el himno nacional antes de su partido inaugural contra Inglaterra, el segundo enemigo de los teócratas en el Oeste.

El equipo se unió así a otros equipos deportivos y atletas iraníes que permanecieron mudos durante la interpretación del himno o utilizaron otros gestos para expresar su solidaridad con los manifestantes. Posteriormente, el capitán de fútbol Ehsan Hajsafi fue contundente: “Tenemos que aceptar que las condiciones en nuestro país no son las adecuadas y que nuestra gente no está contenta”, dijo. “Estamos aquí, pero eso no significa que no debamos ser su voz o que no debamos respetarlos”.

PUBLICIDAD

El desafío del Equipo Melli es doblemente notable porque los funcionarios advirtieron a los jugadores que no expresaran su solidaridad con las protestas. El propio líder supremo, Ali Khamenei les había advertido que no “faltaran el respeto” al país. Antes del torneo, el equipo se reunió con el presidente Ebrahim Raisi y le entregó la camiseta número 12 .

Esto les había ganado el desprecio de los manifestantes, algunos de los cuales comenzaron a llamarlos “Equipo Mullah” en cánticos callejeros y en las redes sociales. Se escuchó a algunos fanáticos iraníes en el estadio de Doha gritar “¡Desvergonzado! ¡Desvergonzado!” a los jugadores.

PUBLICIDAD

Dado que la televisión estatal iraní no mostró la protesta muda del equipo , su solidaridad con los manifestantes no se registró de inmediato en casa. Después del partido, los videos publicados en las plataformas de redes sociales mostraban a algunos iraníes celebrando la derrota de la selección nacional haciendo sonar las bocinas de los autos. En un video especialmente notable, se ve a una pareja agitando la bandera inglesa (Union Jack).

¿Se ha redimido el Team Melli ante los ojos de los manifestantes al negarse a cantar el himno? El comportamiento de los jugadores y la afición antes de su próximo partido, contra Gales el viernes, será instructivo.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, puede apostar a que los funcionarios iraníes ejercerán una enorme presión sobre los jugadores para que canten vigorosamente antes de su juego contra los estadounidenses; al menos, para impulsar la narrativa de que los iraníes odian a los EE.UU. más de lo que desprecian a sus propios gobernantes. Pero el valor propagandístico de la Copa del Mundo para el régimen ya se habrá terminado.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com