La sede de Twitter
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — La rápida caída de Twitter hacia el caos empresarial ha provocado una oleada de publicaciones nostálgicas y lamentos ingeniosos de usuarios que temen que estos sean los últimos días de la aplicación. Sin duda, Twitter ha desempeñado un papel único en la configuración del espíritu cultural y, para bien o para mal, ha tenido una influencia desproporcionada en la forma en que algunas personas, en particular los periodistas, hacen su trabajo. Puede ser muy divertido o bastante horripilante, pero a menudo se ha sentido como algo esencial. ¿Y si desaparece?

En una época en la que se supone que todos los trabajadores deben mantener una marca personal que, en teoría, los aísle de la pérdida de empleo y de otras desgracias laborales, algo importante podría perderse si el sitio desaparece o se convierte en un depósito de basura de spambots y trolls. Pero también me pregunto qué podríamos ganar con su desaparición.

PUBLICIDAD

Una de las cosas buenas de Twitter es lo flexible y personalizable que es. En mi trabajo, he utilizado Twitter para encontrar nuevas voces; para seguir investigaciones académicas; para mantener vínculos con contactos profesionales y hacer otros nuevos; para promocionar artículos que he escrito o editado; para compartir descripciones de puestos de trabajo que considero interesantes. He tenido grandes oportunidades profesionales que se han deslizado en mis DMs. Cuando estoy a punto de entrevistar a alguien, me gusta primero escudriñar sus tuits. Un aspecto especialmente gratificante de Twitter ha sido seguir a personas diferentes a mí como forma de ampliar mi perspectiva. Y cuando se produce un acontecimiento noticioso realmente importante, el desplazamiento interminable por la plataforma es adictivo.

Sin embargo, a pesar de su aparente utilidad profesional, cuando estaba de baja por maternidad apenas entré en Twitter durante seis meses. Para mi sorpresa, no lo eché de menos. No eché de menos las respuestas, ni las guerras de críticas, ni el sarcasmo. Y no es que estuviera demasiado ocupada para estar en las redes sociales; de hecho, apenas tenía el teléfono en la mano. Los mejores tuits llegaban a mi nueva plataforma preferida, Instagram, en forma de capturas de pantalla. Leí periódicos y revistas en lugar de saltar de un enlace al azar a otro.

PUBLICIDAD

Resultó que, aunque tenía la sensación de que Twitter aportaba mucho a mi vida profesional, también me había quitado cosas. A pesar de mis cuidadosos intentos de crear un feed interesante, acabé con una cámara de eco que me daba la mera ilusión de saber lo que la gente pensaba. Me di cuenta de que hacía años que no ampliaba de forma significativa mi red de contactos profesionales, quizá porque el sitio se había vuelto más ruidoso, ya fuera por cambios en el algoritmo o por cambios en la actitud de la gente.

También está el costo de oportunidad. Es un trabajo minucioso para conseguir seguidores: lleva horas tuitear, responder y volver a tuitear. Tienes que ser provocador o nadie querrá relacionarse contigo, pero no puedes ser tan provocador que nadie te contrate. Tal vez sería mejor dedicar todas esas horas y esfuerzos a la labor principal del trabajo remunerado, sea cual sea, o a crear una forma diferente y más duradera de conectar con la gente.

PUBLICIDAD

Porque, al fin y al cabo, ¿qué valor tiene un tuit? En teoría, tener presencia en Twitter puede convertirte en un líder de opinión que, presumiblemente, lo vuelve más empleable. Sin embargo, sólo las cuentas más grandes obtienen el tipo de seguimiento que se traduce en algo claramente monetizable, como un libro o un podcast. E incluso entonces, si Twitter se hunde, no puede llevarse sus 100.000 seguidores. (Las luchas de Twitter han reforzado los llamamientos para crear una medida de portabilidad de la información de los usuarios y permitir que éstos se comuniquen entre plataformas).

Si la promesa de Twitter para los profesionales siempre ha sido nebulosa, sus riesgos son demasiado evidentes. En cualquier momento, todos estamos a un solo tuit malo de ser despedidos o avergonzados públicamente. He perdido la cuenta del número de profesionales cuyos intentos de sarcasmo o humor se encontraron con representantes de recursos humanos con cara de piedra y un rápido camino hacia la puerta. Recuerdo que hace unos años un antiguo jefe me preguntó por qué me había “gustado” un determinado tuit. Acabé disculpándome por mi pulgar exagerado.

PUBLICIDAD

Con frecuencia, personas a las que respeto han tuiteado cosas que me hacen pensar menos de su juicio. El trolling está muy extendido, no sólo entre cuentas de dudosa verificabilidad, sino entre personas profesionales que, si se hubieran conocido en el mundo real, sin duda habrían podido discrepar de manera más cortés. (Sólo hay que echar un vistazo, si se tiene estómago, a algunas de las guerras de críticas que han estallado entre expertos que discrepan sobre el cierre de escuelas por el Covid-19 o el valor de las mascarillas de tela caseras).

Tras mi pausa de seis meses en Twitter, me di cuenta de que la aplicación se había convertido en una obligación profesional más que en un pasatiempo entretenido: si no sentía que tenía que estar ahí, tuiteando, no la abría más que Facebook o LinkedIn (es decir, rara vez).

PUBLICIDAD

Las empresas de redes sociales son todavía un fenómeno relativamente nuevo. Tal vez no esté en su naturaleza seguir siendo dominantes durante mucho tiempo. Friendster y Google Wave han desaparecido; MySpace cojea; Instagram (propiedad de la matriz de Facebook, Meta) está ahora amenazada por TikTok. Elon Musk parece estar llevando a Twitter a la ruina, pero la empresa no estaba en una forma fantástica cuando él tomó el mando.

Cuando empecé a disfrutar menos de Twitter, empecé a pasar más tiempo leyendo libros. Un libro que leí este año con el tiempo que solía pasar haciendo scroll es “Nadie habla de esto”, una novela cuya protagonista pasa una gran cantidad de tiempo usando una aplicación parecida a Twitter que ella llama “el portal”. A la autora, Patricia Lockwood, se le llama a veces la poetisa laureada de Twitter. Un pasaje se me ha quedado grabado:

PUBLICIDAD

Las personas que vivían en el portal eran comparadas a menudo con aquellas legendarias ratas de los experimentos que no paraban de darle a un botón una y otra vez para conseguir una bolita. Pero al menos las ratas conseguían una bolita, o la esperanza de una bolita, o el recuerdo de una bolita. Cuando nosotros le dábamos al botón, lo único que conseguíamos era ser más rata.

Las cosas en Internet van y vienen. Todavía echo de menos Google Reader. Si Twitter desaparece, hay aspectos que echaré de menos. Pero no echaré de menos sentirme como una rata.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.