Brasil en español

Asesores de Lula y el Congreso buscan un punto medio en el plan de gastos

Los economistas miran al ancla fiscal y los políticos buscan la exención del gasto

Una de las ideas que se barajan, según los asesores económicos, es la de eludir la norma fiscal clave del país durante dos años.
Por Martha Beck y Daniel Carvalho
22 de noviembre, 2022 | 09:09 PM

Bloomberg — De acuerdo con dos personas con conocimiento del asunto, los asesores del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva y los miembros del Congreso de Brasil están discutiendo un plan de gastos más moderado después de que la propuesta de presupuesto de la semana pasada hizo que los mercados locales se desplomaran.

La propuesta será presentada a Lula a finales de esta semana, después de que este se retractara de sus propios comentarios, en los que desestimaba la preocupación de los inversores de que un aumento del gasto público pudiera socavar los esfuerzos para frenar la inflación. Mientras que los economistas de Lula están presionando por una postura fiscal que los inversores consideran creíble, sus asesores políticos quieren asegurarse de que tienen suficientes fondos para pagar los programas sociales sin tener que negociar exenciones de gastos con el congreso cada año.

El equipo de transición de Lula, en su primer acto, propuso una exención fiscal para que el gobierno pueda gastar hasta 200.000 millones de reales.dfd

Una voz clave para decidir el resultado final es el presidente de la Cámara Baja, Arthur Lira, que se inclina por aceptar un paquete más moderado a cambio de apoyo para su candidatura a permanecer en su puesto, dijo una tercera persona.

PUBLICIDAD

Una de las ideas que se barajan, según los asesores económicos, es la de eludir la norma fiscal clave del país durante dos años, en lugar de hacerlo de forma indefinida como se había sugerido anteriormente, para financiar el mayor programa de ayuda monetaria de Brasil.

Los asesores, que pidieron el anonimato porque la discusión no es pública, subrayaron que no se ha tomado ninguna decisión porque las negociaciones están en curso.

Las negociaciones ponen de relieve un problema que preocupa desde hace tiempo a los responsables políticos de todo el espectro: que la actual regla fiscal, que establece un techo que limita el crecimiento del gasto a la tasa de inflación del año anterior, es poco práctica. Algunos de los asesores de Lula están presionando para que la regla sea sustituida por una nueva legislación que la haga más viable políticamente, al tiempo que garantice el control del gasto.

PUBLICIDAD

El proyecto de presupuesto que se está negociando con el Congreso facilitará la modificación del llamado techo de gasto en el futuro, dijo el martes a la prensa Aloizio Mercadante, coordinador del gobierno de transición de Lula. El mecanismo en discusión permitiría que las modificaciones a la norma sean aprobadas por mayoría simple, en lugar de una enmienda constitucional que requiere el respaldo de tres quintos de los legisladores.

El vicepresidente electo, Geraldo Alckmin, añadió en la misma conferencia de prensa que el nuevo anclaje fiscal tendría en cuenta, idealmente, la trayectoria de la deuda pública con los esfuerzos para obtener superávits presupuestarios primarios.

Nerviosismo en el mercado

La semana pasada, la propuesta de eximir indefinidamente a las donaciones de efectivo de la regla fiscal, lo que supondría un incumplimiento del límite de 175.000 millones de reales (US$33.000 millones) en 2023, desencadenó una caída del mercado que obligó a varios miembros del equipo de transición de Lula a reafirmar el compromiso del gobierno entrante con un presupuesto sólido. Esa caída siguió a otra similar una semana antes.

La preocupación por el gasto de Lula pesa sobre el realdfd

Durante el fin de semana, el propio Lula hizo un guiño a los inversores, diciendo en Lisboa que su gobierno será fiscalmente prudente y que los mercados no tienen motivos para temer lo contrario.

El equipo de transición de Lula incluye una mezcla de economistas liberales y de izquierdas, como el exjefe del banco central Persio Arida y el exministro de Finanzas Nelson Barbosa. Su anterior impulso a un presupuesto más conservador, que buscaba una exención de gastos sólo para un año, fue rechazado la semana pasada por los asesores políticos, preocupados por el coste político de negociar repetidamente con el Congreso exenciones a la regla de gasto.

Sin embargo, los asesores políticos son ahora conscientes de que habrá que negociar una solución al presupuesto. El diputado Reginaldo Lopes, líder del Partido de los Trabajadores de Lula en la Cámara Baja, dijo a última hora del lunes que, aunque el objetivo del partido es dar al presidente electo el mayor margen de maniobra fiscal posible, la propuesta de gastos será ciertamente ajustada durante las negociaciones en el Congreso.

PUBLICIDAD

“El gobierno de Lula sabe que no hay ganancia social sin estabilidad fiscal”, agregó el martes.

- Con la asistencia de Vinícius Andrade.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD