EE.UU.

“Swiftonomics”: lo que Taylor Swift revela sobre la economía de EE.UU.

El tour de 52 conciertos de la cantante tiene todos los ingredientes de un shock de demanda post-Covid

Taylor Swift
Por Augusta Saraiva
23 de noviembre, 2022 | 10:20 AM

Una demanda por los cielos, suministros limitados, precios inflados y acusaciones de monopolio. Y clientes dispuestos a pagar prácticamente lo que sea.

Bienvenidos a las “Swiftonomics”.

El tour de 52 conciertos de la cantante tiene todos los ingredientes de un shock de demanda post-Covid. Algunos revendedores habrían pedido US$40.000 o más por entradas tras la presión sobre el sistema de venta la semana pasada, que dejó a millones de fanáticos con las manos vacías y listos para pagar lo que fuera por un boleto.

PUBLICIDAD

Los fanáticos de Taylor Swift, conocidos como Swifties, tal vez no representen a toda la población de EE.UU., pero capturan una instantánea de la economía post-Covid: aún ante una inminente recesión, muchos consumidores están dispuestos a gastar grandes sumas para experimentar lo que se perdieron durante el punto álgido de la pandemia, ya sea viajes o entretenimiento.

Los fans de Swift representan una versión extrema de ese consumidor: millones de personas, en su mayoría millennials y de la generación Z, que esperaron al menos cuatro años para volver a ver a la superestrella en directo y salieron de la pandemia con tasas de ahorro históricamente altas.

“Los conciertos son vistos como un lujo asequible en tiempos de crisis”, dijo Lisa Yang, una analista de Goldman Sachs Group Inc. (GS) que publica el informe anual “Music in the Air” del banco sobre la industria mundial.

PUBLICIDAD

Ahora mismo, las entradas para la gira “The Eras Tour” de Swift sólo están disponibles en el mercado secundario y son todo menos baratas. La semana pasada se vendieron unas 2,4 millones antes de que Ticketmaster suspendiera la preventa oficial. El sitio de la empresa de venta de entradas se colapsó ante la presión de unos 14 millones de personas que intentaban conseguir asientos.

Taylor Swiftdfd

Entre ellos estaba Melissa Kearney, una profesora de economía de la Universidad de Maryland que ahora está experimentando de primera mano las leyes básicas de la oferta y la demanda. La madre de dos Swifties, de 12 y 15 años, está decidida a gastar lo que sea necesario tras no conseguir entradas.

“No hay nada que quieran más en el mundo”, dijo Kearney, que dirige el Aspen Economic Strategy Group. “La pandemia en general cambió la forma en que la gente piensa en lo que es realmente importante para ellos, y lo que les da alegría”.

Gustavo Coutinho, que nunca había visto tocar a Swift en directo, llegó a tener un presupuesto de US$2.000 tras 10 meses de ahorro. Este consultor de 25 años de Boston acabó gastando unos US$1.500 para asistir a dos conciertos. “Pagaría US$3.000 si tuviera que hacerlo”, dijo.

A principios de la década de 2000, el difunto economista Alan Krueger ideó el concepto de “Rockonomiccs” para explicar la economía a través de la lente de la industria musical. Krueger solía utilizar a Swift, que lanzó su álbum de debut en 2006 a los 16 años, como ejemplo de alguien que jugaba con estrategias que impulsaban las ventas de conciertos y productos, y la calificaba de “genio de la economía”.

Sus alumnos están de acuerdo. “Casi se está convirtiendo en toda una categoría”, dijo Carolyn Sloane, que imparte una clase de “Rockonomics” en la Universidad de California en Riverside. “La gente no ve realmente un gran sustituto para ir a un espectáculo de Taylor Swift. Realmente quieren verla en directo, y lo digo como fan que soy”.

PUBLICIDAD

Otros artistas, como Bruce Springsteen, han demostrado que los fans están dispuestos a pagar precios altísimos por los mega eventos en vivo post-Covid, al margen de la recesión.

Mientras tanto, las Swiftonomics es un curso intensivo de otro concepto: el de monopolio. Los políticos y los fiscales generales aprovecharon el momento para renovar sus críticas a Ticketmaster, una empresa dominante en la industria de la música en vivo.

Incluso antes de la semana pasada, Ticketmaster y la empresa matriz Live Nation Entertainment Inc. estaban en el centro de una investigación antimonopolio del Departamento de Justicia sobre si la plataforma está abusando de su poder, según personas familiarizadas con la investigación.

PUBLICIDAD

Live Nation dijo que Ticketmaster es líder por la calidad de su plataforma, no por ninguna práctica comercial anticompetitiva. Y Ticketmaster se disculpó con los fans de Swift, diciendo que trabajaría en su sistema de cara al futuro. La propia Swift dijo que era “insoportable” ver cómo se producían los errores.

Mente maestra de la oferta

En última instancia, la cantante es el cerebro de la oferta. Ha optado por tocar en estadios de gran capacidad y ha añadido nuevos conciertos. Aun así, hay frenesí en torno a sus giras. “Muy a menudo se tiene la sensación de que la escasez aumenta la demanda”, afirma Pascal Courty, economista de la Universidad de Victoria (Canadá) que investiga los mercados de reventa de entradas.

PUBLICIDAD

Uno de los mayores interrogantes de la economía en general es si los consumidores seguirán gastando a medida que aumenten las tasas de interés y el desempleo.

Las Swiftonomics probablemente no ayuden a responder esa pregunta. Es su propio microcosmos económico, y los aficionados se lo sacan de encima.

“Dudo en leer demasiado en la disposición de la gente a pagar cantidades exorbitantes por las entradas de Taylor Swift en términos de lo que eso dice sobre la salud de la economía de EE.UU.”, dijo Kearney, el economista padre de Swiftie. “Me inclino más por interpretar que para los fans acérrimos de Taylor Swift -que son muchos- la demanda de entradas es casi inelástica”.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Ashley Carman y Reade Pickert.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD