Honduras seguirá a Gabón en la emisión de créditos de carbono soberanos

El país centroamericano utilizará mecanismo de la ONU para crear créditos; Belice y Papúa Nueva Guinea también esperan emitir

Una panorámica del río Gualcarque, en Intibucá, al noroccidente de Honduras.
Por Antony Sguazzin y Natasha White
24 de noviembre, 2022 | 01:03 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — Honduras planea seguir a Gabón — país ubicado en la costa oeste de África central— en el intento de emitir una nueva forma de crédito de carbono que, según dicen, tiene el potencial de ayudar a los países a obtener los fondos que necesitan para proteger sus activos naturales.

Honduras planea convertir las unidades de REDD+, creadas en el marco de la ONU para incentivar la protección de los bosques, en créditos de carbono soberanos para recaudar dinero de países y empresas deseosos de reducir sus huellas de CO2 (dióxido de carbono).

El país centroamericano, cubierto en un 48% por bosques, planea vender títulos basados en las emisiones que absorben sus bosques y ya se ha presentado al mecanismo. En enero iniciará una revisión con el objetivo de presentar al menos 5,5 millones más a REDD+. La idea es convertirlos en créditos de carbono, dijo Malcolm Stufkens, viceministro de Medio Ambiente del país.

El plan llega en un momento en el que los países del cinturón forestal tropical del mundo, desde Colombia hasta Indonesia, buscan rentabilizar su extensa cobertura arbórea y, al mismo tiempo, protegerla. Cada crédito representa una tonelada de emisiones de dióxido de carbono eliminada o no añadida a la atmósfera.

PUBLICIDAD

“¿Por qué no se reconoce el bosque en pie?”, dijo Stufkens en una entrevista en la cumbre internacional del clima COP27 la semana pasada. “Eso es por lo que estamos luchando”.

REDD+ es un marco voluntario creado en 2013 bajo los auspicios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Hay controversia sobre el valor de las unidades y si pueden convertirse en créditos de carbono. El mecanismo REDD+ no se estableció para crear créditos de carbono y el proceso de evaluación carece de los controles y equilibrios adecuados. Aunque existe un proceso de verificación independiente, los resultados no pueden ser rechazados por los expertos de la CMNUCC y el comprador tiene que hacer su propia diligencia debida.

También se debate si los créditos de carbono pueden generarse a partir de valores que representen el valor de los bosques en pie y no como una recompensa por reducir o revertir la deforestación.

PUBLICIDAD

A principios de este año, la nación centroafricana de Gabón, que alberga una parte de los bosques de la cuenca del Congo, dijo que intentaría vender 90 millones de sus unidades REDD+ en el mercado voluntario de carbono. Stufkens dijo que Honduras seguirá su ejemplo.

“Estamos trabajando para conseguir los créditos soberanos”, dijo. “Honduras no ha vendido hasta el momento, pero estamos listos para sacar al mercado los créditos generados antes de 2020, y estamos trabajando en la presentación de las nuevas unidades en 2021-2022″.

Stufkens dijo que el país aspirará a comercializar los productos como Resultados de Mitigación Transferidos Internacionalmente (ITMOs, por sus siglas en inglés), según las reglas generales del mercado de carbono de la ONU acordadas en la COP26 de Glasgow el año pasado, cuyos detalles aún no se han concretado del todo.

La Coalición de Naciones con Bosques Tropicales (CfRN, por sus siglas en inglés), de la que Honduras es miembro, dijo que las unidades del país, junto con 7,7 millones de Belice, se emitirán probablemente en el primer trimestre del próximo año y se basarán en la reducción de emisiones. Se espera que Papúa Nueva Guinea emita más de 90 millones de unidades con el mismo objetivo ese mismo año, dijo la CfRN.

Honduras presentó 6,55 millones de unidades para su aprobación a través de REDD+ en 2017 y otros 8,14 millones en 2020.

El ministro de Medio Ambiente de Gabón, Lee White, ha dicho que el país espera vender los créditos por entre 25 y 35 dólares cada uno. Stufkens dijo que Honduras quiere “un precio justo”, declinando dar más detalles.

Lea más en Bloomberg.com