Imagen de la Plaza Roja de Moscú
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Podemos desenterrar las fosas comunes dejadas en Ucrania por las tropas rusas en retirada. Podemos hablar con las supervivientes ucranianas de las violaciones y las torturas, con las madres de los soldados caídos y con las millones de personas que viven bajo el temor constante de los bombardeos y el terror rusos. Pero no podemos contactar con las mujeres y niños ucranianos que los invasores han secuestrado y llevado al interior de Rusia. Son las víctimas invisibles de la guerra, y lo seguirán siendo incluso después de una tregua, cuando sea que llegue.

Hasta este verano boreal, los rusos habían deportado por la fuerza a entre 900.000 y 1,6 millones de ucranianos -principalmente mujeres- de los territorios ucranianos que ocupaban, incluidos unos 260.000 niños. Esas cifras han aumentado desde entonces. Sólo durante la retirada rusa de Kherson, por ejemplo, los atacantes trasladaron quizás a otros 60.000 ucranianos en menos de una semana. Con sus espeluznantes eufemismos orwellianos, los rusos se jactan de que millones de ucranianos han “encontrado refugio” o “han sido adoptados” en Rusia.

PUBLICIDAD

¿Por qué mujeres y niños, en particular? Para que las mujeres den a luz a bebés “rusos” en lugar de “ucranianos” en el futuro, y los niños olviden que alguna vez fueron ucranianos y se conviertan en rusos. Eso rima con una de las razones que el presidente Vladimir Putin ha dado todo el tiempo para su invasión. En su opinión, Ucrania no es un país en absoluto, sino una región de Rusia que sufre la “falsa conciencia” de que es una nación. De ello se deduce que Putin debe destruir a Ucrania como cultura, política y pueblo. Una forma de hacerlo es expulsar a los ucranianos y meter a los rusos.

Si eso suena como un intento de limpieza étnica, es porque lo es. El significado vernáculo de la palabra genocidio (del griego “matar a una tribu”) connota el asesinato de todos los miembros de una raza o nación. La definición legal de “genocidio”, estipulada por las Naciones Unidas en 1948 con el Holocausto en la mente de todos, es más amplia. Incluye el asesinato de miembros de una tribu, raza, nación o grupo. Pero también abarca causarles daños corporales o mentales “calculados para provocar la destrucción física [del grupo] en todo o en parte”. El bombardeo sistemático de la red eléctrica y otras infraestructuras de Ucrania por parte de Rusia se ajusta a esa parte de la descripción.

PUBLICIDAD

Y no menos importante, el significado legal de genocidio también incluye “medidas destinadas a impedir los nacimientos dentro del grupo” y, específicamente, “el traslado forzoso de niños del grupo a otro grupo”. En este sentido, todo lo que ha hecho Putin este año sugiere que, de hecho, está intentando cometer un genocidio.

Putin es sólo el último autor de una larga y trágica historia de deportaciones masivas y limpiezas étnicas. Es una historia, además, para la que Moscú, bajo los zares y especialmente los soviéticos, escribió más que su cuota de capítulos. Y en esta antología, los ucranianos ocupan su propio grueso volumen como víctimas.

PUBLICIDAD

En varios momentos del siglo XX, el Kremlin limpió partes de Ucrania y de la región de cosacos, kulaks, tártaros y otros grupos, y normalmente arrojó a las víctimas en Siberia o Asia central. En aquella época, Moscú solía revestir sus motivos con la terminología de clase y no de etnia. Pero se trataba de lo mismo. Los traumas de estas deportaciones -como el de la inanición deliberada de Ucrania por parte de Joseph Stalin, ahora conocido como el Holodomor- forman parte de la memoria colectiva de Ucrania.

Para las víctimas individuales, entonces como ahora, el proceso es de puro terror inhumano. Los rusos reúnen a mujeres y niños ucranianos en campos de “filtración”. Separan a padres, cónyuges, hijos e hijas; confiscan sus teléfonos móviles y documentos, escanean sus huellas dactilares y borran sus identidades, y sus destinos quedan envueltos en una oscura bruma. Algunos son maltratados. Otros simplemente son enviados a un infierno desconocido.

PUBLICIDAD

Según la fría aritmética de Putin, el par de millones de mujeres y niños ucranianos sacados de su tierra natal mediante la deportación puede añadirse a los millones de refugiados -también desproporcionadamente mujeres y jóvenes- que han huido a la Unión Europea y a otros lugares. Según las estimaciones, alrededor del 20% de los ucranianos, y aproximadamente el doble de la proporción de mujeres en edad fértil, se encuentra físicamente fuera del país.

Su ausencia no sólo complica cualquier esfuerzo futuro para reconstruir Ucrania y hacerla prosperar. También arranca una cámara del corazón nacional de Ucrania.

PUBLICIDAD

Si las partes en conflicto se agotan y entran en negociaciones, la lista de puntos conflictivos será larga. Comienza con el estatus de Crimea y las otras regiones ucranianas que Putin pretende haber “anexionado”. Continúa con las relaciones de Ucrania con la Unión Europea y la OTAN, las garantías de seguridad de las potencias externas y muchas otras cosas.

Pero las mujeres y los niños que los rusos han secuestrado deben estar justo al principio de esa lista. El Kremlin, independientemente de quién lo gobierne en ese momento, debe reconocer los crímenes de guerra que Rusia ha cometido y permitir que los ucranianos regresen a sus hogares, para que -marcados como están- puedan retomar lo que pueda quedar de sus vidas.

PUBLICIDAD

En esta exigencia, Occidente y el mundo entero deben apoyar a Ucrania. Y Kiev debería, si es necesario, valorar a las personas por encima de la tierra, cambiando el terreno visible en un mapa por las madres, hijos e hijas de la nación, ahora invisibles. Ningún alto el fuego sin su regreso merece la etiqueta de victoria.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.