Opinión

Los fanáticos del Manchester United deben tener cuidado con lo que desean

Manchester United
Por Chris Hughes
27 de noviembre, 2022 | 08:54 AM

Bloomberg — Los aficionados al Manchester United han estado aguardando esta noticia: la familia Glazer, que controla el club, está estudiando la posible venta del emblemático club británico de fútbol. La cuestión es determinar si un nuevo dueño se limitaría a poner otro rostro a los mismos problemas que han caracterizado a la era de los Glazer.

De hecho, desde que el desaparecido Malcolm Glazer adquirió el club en 2005 en una operación de compra con apalancamiento, el club ha sido explotado en busca de beneficios y su desempeño económico se ha visto favorecido por la extrema comercialización de su marca a nivel global. Lo que les importa a los fanáticos es obtener trofeos y un nuevo estadio. Con una venta completa o parcial se podría comenzar otra vez, sin embargo, mientras mayor sea el precio, más agresivo será el manejo del club por parte de los nuevos dueños para compensar el gasto.

Sus actuales propietarios intentarán encontrar compradores preparados para pagar entre 6.000 millones de libras (US$7.200 millones) y 8.000 millones de libras (US$9.639 millones), informó el periódico Times. Según la consultora GlobalData, el precio es de US$6.000 millones y la venta convertiría al Man United en la entidad deportiva más costosa de la a la fecha. Aun cuando las acciones del M club, que cotizan en la bolsa de Nueva York, han subido ante la posibilidad de un trato, el valor de mercado del club es de apenas US$3.200 millones. Una operación de cerca del doble de ese nivel supondría un precio extraordinariamente elevado, de más de cincuenta veces los beneficios previstos para este año financiero EBITDA (antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones).

PUBLICIDAD
Manchester Uniteddfd

A comienzos de este 2022, la obligada venta de su competidor londinense, el Chelsea FC, sentó las bases para una avalancha de potenciales operaciones. Los términos (2.500 millones de libras (US$3.014 millones)) por el club más una promesa de inversión de 1.800 millones de libras (US$2.170 millones)) marcaron un referente. No obstante, el Manchester United es un bien único y seguramente alcanzará un precio de escándalo cuando cambie de dueño.

A la afición del club le importará a quién le vende. Después de todo, hubo un fuerte rechazo a la posibilidad de que la firma de adquisiciones Apollo Global Management Inc. (APO) comprara una participación a principios de este año.

Una combinación de individuos adinerados y dinero de capital privado tiene más sentido en términos de un comprador que sea aceptable para la multitud y capaz de pagar lo que buscan los Glazer. Incluso con un consorcio, una oferta seguramente dependería de una buena parte del financiamiento de la deuda. Los socios comerciales podrían aportar experiencia en marketing y remodelación de estadios, y este último probablemente cueste alrededor de £1.000 millones (US$1.204millones). Y sigue siendo posible que los Glazer elijan retener el control mientras traen un socio inversor para inyectar fondos.

PUBLICIDAD
Manchester Uniteddfd

Si bien Man Utd ya es una máquina de ingresos, con ventas anuales promedio de alrededor de US$740 millones en los últimos cinco años, su potencial comercial puede estar lejos de realizarse por completo. Tiene la huella digital más grande de cualquier club inglés, señala Rob Wilson de la Universidad Sheffield Hallam. Es probable que la expansión y la monetización de la base mundial de fanáticos sea la base del caso de inversión, sobre todo a medida que la EPL (por sus siglas en inglés, Liga Premier Inglesa) gana terreno entre las audiencias de televisión de EE.UU.

Manchester Uniteddfd

Para Fenway Sports Group Holdings LLC, que recientemente colocó un cartel de venta sobre el Liverpool Football Club, el anuncio de los Glazer de una posible venta no puede ser una buena noticia. Corre el riesgo de absorber la demanda potencial y la capacidad de financiación de su propia subasta. Fenway parece tener una opción; Apresurarse en un acuerdo con Liverpool ahora, o esperar a que su rival venda. En resumen, puede ser mejor dejar que la transacción de Manchester ocurra primero. Eso al menos podría generar una comparativa alta para fijar el precio de una subasta de Liverpool y dar más tiempo para que los mercados de deuda se recuperen.

La leyenda del fútbol Cristiano Ronaldo se separó de Man Utd esta semana después de criticar a los Glazer por no preocuparse por lo que sucede en el campo y dirigir al equipo como un club de marketing. Sus comentarios resumen perfectamente la dinámica. El rival de Crosstown, el Manchester City, ha dominado el deporte en los últimos años, dejando a los seguidores del Manchester United confiando en sus recuerdos de los días de gloria pasados.

Sin embargo, es casi seguro que los nuevos propietarios también querrán administrar Man Utd como una marca: esa es su atracción comercial. Pero su objetivo debería ser llevar a la multitud de Old Trafford con ellos. Un club comercialmente exitoso también debe y puede permitirse invertir en el deporte. Si bien Man Utd es un negocio, es mucho más que un simple activo financiero. Los compradores potenciales deberán convencer a los aficionados de que también les importa el fútbol.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD