Imagen ilustrativa
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Algunas personas sugieren que la Reserva Federal debería considerar una concesión en su lucha contra la subida de precios: En lugar de imponer todo el endurecimiento monetario necesario para volver a situar la inflación en su objetivo del 2%, ¿por qué no aumentar un poco el objetivo?

Por el bien de la economía y de su propia credibilidad, espero que la Fed no escuche.

PUBLICIDAD

El banco central cambió su objetivo de inflación por última vez hace bastante tiempo, en agosto de 2020. Anteriormente, la Fed había tratado de alcanzar el objetivo del 2% en todo momento, independientemente de los resultados anteriores. Bajo su marco de política monetaria revisado, trataría de alcanzar una media del 2%. Los fallos del pasado ya no se tratarían como algo “pasado”, sino que se compensarían con los fallos del otro lado, para mantener las expectativas de inflación bien ancladas en el 2%.

El nuevo régimen reflejaba la experiencia posterior a la crisis financiera de 2008, cuando la inflación se situó persistentemente por debajo del objetivo, lo que provocó la caída de las expectativas de inflación. Esto aumentó la probabilidad de que el objetivo de tasas de interés a corto plazo de la Fed se atascara en el límite inferior cero, dificultando que el banco central proporcionara estímulos monetarios, precisamente lo que ocurrió durante las primeras etapas de la pandemia de Covid-19.

PUBLICIDAD

Ahora la Fed se enfrenta a un problema diferente: la inflación es demasiado alta. Esto ha hecho que algunos destacados economistas, como Olivier Blanchard y Jason Furman, se pregunten: ¿Qué tiene de especial un objetivo de inflación del 2% en primer lugar? ¿Por qué no el 3%, o incluso más? Un objetivo más elevado daría lugar a un pico más alto de tasas de interés nominales durante las expansiones económicas. Esto crearía más espacio para recortar las tasas durante las recesiones, reduciendo el riesgo de quedar atrapado en el límite inferior cero y disminuyendo la necesidad de utilizar otras herramientas de política monetaria como la flexibilización cuantitativa y la orientación futura.

Me parece que el caso no es convincente, por cinco razones.

PUBLICIDAD

En primer lugar, y lo más importante, ya hay menos riesgo de quedar atrapado en el límite inferior cero. Dado que es probable que las tasas de interés a corto plazo alcancen un máximo del 5% o más en este ciclo económico, la Fed tendrá mucho margen para recortar cuando llegue el momento. Los dos recientes episodios de tasas de interés cero podrían ser incluso atípicos: Abordar el cambio climático y construir cadenas de suministro más resistentes requerirá inversión, mientras que los déficits gubernamentales y la jubilación de los baby boomers reducirán el ahorro, aumentando potencialmente el nivel neutral de las tasas de interés ajustadas a la inflación.

En segundo lugar, creo que la Fed ya ha elevado sutilmente su objetivo de inflación. Cuando el presidente Jerome Powell habla de volver a situar la inflación en el 2%, no menciona la posibilidad de bajar del 2% para compensar los recientes y persistentes excesos. Esto es coherente con la opinión del ex presidente Ben Bernanke: compensar los excesos evita que las expectativas de inflación caigan demasiado, pero compensar los excesos aumenta el riesgo de quedarse atascado en el límite inferior cero. Esta asimetría conducirá naturalmente a una inflación media superior al 2% a lo largo del tiempo, algo que sospecho que la Fed codificará algún día como política oficial.

PUBLICIDAD

En tercer lugar, un objetivo más elevado podría hacer que los hogares y las empresas prestaran más atención a la inflación en sus decisiones de inversión y gasto, aumentando la fricción y la incertidumbre económicas. Alan Greenspan definió una vez la estabilidad de precios como “aquel estado en el que los cambios esperados en el nivel general de precios no alteran efectivamente las decisiones de las empresas y los hogares”. Con un 2%, el nivel de precios se duplica cada 35 años, un horizonte temporal lo suficientemente largo como para que apenas se note y se cumpla la norma de Greenspan. Con un objetivo más alto, hay un mayor riesgo de que la inflación distorsione el comportamiento económico.

En cuarto lugar, un objetivo de inflación más alto podría violar el mandato del Congreso de la Fed. La Ley Humphrey-Hawkins de 1978 estableció tres objetivos: máximo empleo sostenible, estabilidad de precios y tipos de interés moderados a largo plazo. La Fed ha ampliado la definición de estabilidad de precios al 2% de inflación media. Ir más allá probablemente entraría en conflicto con las directrices del Congreso, al igual que con las de Greenspan.

PUBLICIDAD

Por último, pasar a un objetivo más alto antes de que la Reserva Federal vuelva a situar la inflación en el 2% socavaría la credibilidad del banco central. Mover los postes del objetivo se interpretaría como un fracaso, lo que haría más difícil anclar las expectativas en torno al nuevo objetivo. Después de todo, si la Fed está dispuesta a cambiar el objetivo una vez, ¿por qué creer que no lo volverá a hacer?

En definitiva, no hay una salida fácil. La Fed debería mantener su objetivo de inflación del 2%. Sean cuales sean los costes económicos, las alternativas son peores.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.