Mercados

OPEP+ consideraría mayores recortes de petróleo con mercado tambaleante

El grupo sorprendió a los operadores cuando anunció una reducción de dos millones de barriles diarios el mes pasado. Pero los precios han seguido cayendo

Imagen de un campo petrolífero ruso
Por Grant Smith y Salma El Wardany
29 de noviembre, 2022 | 07:24 AM

Bloomberg — Se espera que la OPEP y sus aliados consideren mayores recortes de producción de petróleo cuando se reúnan este fin de semana, en medio de un tambaleante mercado.

El grupo sorprendió a los operadores cuando anunció una reducción de dos millones de barriles diarios el mes pasado. Pero desde entonces los precios han seguido cayendo, ubicándose brevemente por debajo de los US$80 el barril en Londres a medida que la situación sanitaria de China se deteriora.

Delegados del cártel, que hasta esta semana habían predicho que tomarían una pausa para evaluar el impacto de los recortes, dicen ahora que reducciones adicionales podrían ser una alternativa. Aún no han comenzado las discusiones con la alianza de cara a su próxima reunión el 4 de octubre.

PUBLICIDAD
El petróleo ha tocado nuevos mínimos pese al recorte de producción de la OPEP+dfd

Riad ya envió al mercado una señal inusualmente clara antes de la reunión. La semana pasada, el ministro de Energía saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo que la OPEP+ estaba “dispuesta a intervenir” con nuevas reducciones de la oferta si era necesario “para equilibrar la oferta y la demanda.”

“La OPEP probablemente elegirá entre el rollover o más recortes”, dijo Amrita Sen, analista jefe de petróleo y cofundador de la consultora Energy Aspects Ltd. Ellos “siempre están atentos a los equilibrios entre la oferta y la demanda”.

Diez de los 16 operadores y analistas encuestados por Bloomberg esta semana anticipaban un nuevo recorte de la oferta, con estimaciones que oscilan entre 250.000 y 2 millones de barriles diarios. La consultora FGE pronostica que el recorte podría situarse en el extremo superior del rango.

PUBLICIDAD

Incertidumbre sobre las sanciones

Aunque la OPEP y sus socios parecen centrarse en los riesgos a la baja para el mercado, existen fuerzas compensatorias. El Brent repuntó hasta un 3,4%, hasta los US$86 por barril el martes, a medida que las señales de que el grupo está dispuesto a actuar dan soporte a los futuros.

La alianza sigue bajo la presión de los países consumidores para evitar que esto impulse la inflación y buscan que mantengan los grifos abiertos. En particular, los recortes adicionales correrían el riesgo de tensar aún más las relaciones entre la administración Biden y Arabia Saudita.

Los mercados mundiales se encuentran, según algunas mediciones, en una situación de escasez, con los inventarios de los países desarrollados en el nivel más bajo desde 2004. Al día siguiente de la reunión de la OPEP+, la Unión Europea impondrá una prohibición a las importaciones marítimas de crudo procedentes de Rusia, mientras que los diplomáticos de la UE también están debatiendo un límite a los precios del petróleo del país.

Según la Agencia Internacional de la Energía, la producción rusa se desplomará un 15% a principios del próximo año debido a estas medidas. Sin embargo, la producción de petróleo del país se ha mostrado sorprendentemente resistente a las sanciones internacionales desde su invasión de Ucrania, y las previsiones de la AIE suelen ser demasiado pesimistas.

“Las previsiones de balance fundamental no sugieren que haya urgencia en el recorte”, dijo Paul Horsnell, jefe de materias primas de Standard Chartered Bank. “Sobre todo porque los inventarios siguen siendo bajos”.

La debilidad en Asia

Que estas consideraciones queden finalmente eclipsadas puede depender de la trayectoria de los futuros del crudo en los próximos días.

PUBLICIDAD

“La OPEP+ considerará seriamente un nuevo recorte de la producción en su próxima reunión, sobre todo si los precios del crudo caen muy por debajo de su nivel actual en la próxima semana”, señalan en un informe los analistas de Eurasia Group, entre ellos Raad Alkadiri.

Las perspectivas para los principales mercados asiáticos siguen oscureciéndose después de que el fin de semana estallaran las protestas por las duras restricciones contra el Covid, incluidas las manifestaciones en Pekín y Shanghai. Crecen las posibilidades de que se produzca una salida desordenada de la política de Covid-cero a medida que se extienden las infecciones y los residentes protestan por los controles del virus, según los bancos, entre ellos Goldman Sachs Group Inc (GS).

Los disturbios han desencadenado una amplia venta en el sector de los productos básicos. La semana pasada, un indicador crítico de los mercados asiáticos de crudo -la prima de los futuros de Omán sobre los swaps de Dubai- se desplomó a medida que el aumento de los casos del virus amenazaba el consumo de combustible en China, el mayor importador de petróleo del mundo.

PUBLICIDAD

Las curvas a plazo del Brent y del West Texas Intermediate -los dos índices de referencia internacionales- han desarrollado un descuento para los contratos a corto plazo conocido como contango. Este patrón de precios suele indicar un exceso de oferta y anima a las refinerías a acumular barriles no deseados, algo que suele ser problemático para los países de la OPEP+.

“La demanda china de barriles de referencia ha desaparecido”, dijo Sen, de Energy Aspects. A los miembros de la OPEP+ “no les gusta el contango. Preferirían sacarnos de él, lo que podría requerir un gran recorte”.

PUBLICIDAD

Incluso el contragolpe político puede no ser tan grave como lo fue tras el último recorte de la OPEP+, dijo Helima Croft, estratega jefe de materias primas de RBC Capital Markets LLC y ex analista de la CIA. El presidente Biden arremetió contra Riad por la decisión de octubre, acusándola de ser cómplice de la guerra de Rusia en Ucrania y advirtiendo de las “consecuencias” para el reino.

“Esta vez, la Casa Blanca parece estar preparada para una posible reducción de la OPEP+ y, aunque no será bien recibida, probablemente tampoco provocará un colapso”, dijo Croft.

--Con la ayuda de Devika Krishna Kumar, Yongchang Chin y Ben Bartenstein.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD