Cripto

A Sam Bankman-Fried no le queda “casi nada” tras perder US$ 26.000 millones por FTX

Dijo que solo le queda una tarjeta de crédito operativa vinculada a una cuenta bancaria con US$ 100.000

Sam Bankman-Fried Photographer: Lam Yik/Bloomberg
Por Cecile Vannucci
01 de diciembre, 2022 | 10:28 AM

Bloomberg — Sam Bankman-Fried hoy afirma que no tiene “casi nada”, luego de que en su mejor momento llegó a valer US$ 26.000 millones. El magnate de las criptomonedas caído en desgracia tenía todos sus activos en su bolsa FTX, y en su casa comercial hermana Alameda Research.

Así lo dio a conocer en una videoconferencia con el columnista Andrew Ross Sorkin en la Cumbre DealBook del New York Times el miércoles.

Allí aseguró que permanece en las Bahamas y dijo que solo le queda una tarjeta de crédito operativa vinculada a una cuenta bancaria con US$ 100.000. El ejecutivo de 30 años aseguró que está revelando todo y que no tiene fondos ocultos.

PUBLICIDAD

Quien un día fue considerado “el niño prodigio” de la industria de las criptomonedas, hoy está en el centro de las investigaciones legales y regulatorias sobre si su imperio manejó mal los fondos de los clientes. El experto en reestructuración que se hizo cargo de FTX en la bancarrota, John J. Ray III, ha dicho que fue el peor fracaso de los controles corporativos que jamás había visto.

Los documentos también indicaban que Alameda había prestado US$ 1.000 millones a Bankman-Fried y que los fondos de FTX Group se utilizaron para comprar casas y otros artículos personales para los empleados.

A Bankman-Fried se le preguntó sobre las compras inmobiliarias de la empresa, incluyendo informes de que sus padres recibieron una casa.

PUBLICIDAD

“No conozco los detalles de la casa de mis padres; sé que no estaba destinada a ser su propiedad a largo plazo, sino la de la empresa”, dijo. Otras compras se hicieron para que los empleados que se trasladaban a las Bahamas “tuvieran una forma fácil de encontrar una vida cómoda que estuvieran dispuestos a trasladar y ayudar a construir el producto”.

Bankman-Fried se convirtió en una de las personas más ricas del mundo en pocos años tras poner en marcha Alameda y luego FTX, que tenía más de un millón de clientes en todo el mundo antes de su colapso. Consiguió el respaldo de fondos de cobertura y capitalistas de riesgo para su bolsa, mientras Alameda obtenía beneficios comerciales que, según dijo, utilizaría para influir en la política y apoyar a organizaciones sin ánimo de lucro afines a su filosofía de “altruismo efectivo”.

Todo se vino abajo

Entonces todo se vino abajo. Como él mismo dijo, su rápida desaparición comenzó a principios de noviembre, cuando el sitio de noticias de criptomonedas CoinDesk informó sobre el balance de Alameda, mostrando que un token emitido por FTX, FTT, constituía alrededor de una cuarta parte de los US$ 14.600 millones en activos de la casa comercial.

En apenas una semana, su imperio entró en una espiral de bancarrota, acabando con su fortuna, que en ese momento era de unos US$ 16.000 millones.

El Índice de Multimillonarios de Bloomberg redujo inicialmente el valor de las participaciones de Bankman-Fried en FTX y Alameda a cero una vez que aceptó una oferta de adquisición de Binance, de Changpeng Zhao.

El índice también eliminó su participación en Robinhood Markets Inc. -uno de los últimos activos de valor que le quedaban- del cálculo de la riqueza después de que se informara de que se mantenía a través de Alameda y de que podría haberse utilizado como garantía para préstamos.

PUBLICIDAD

Es casi imposible verificar si Bankman-Fried dice la verdad, y es posible que el índice de Bloomberg no haya rastreado todos sus activos. Un informe de noviembre decía que tenía más de US$ 500 millones en empresas de capital riesgo, como Sequoia, y que era inversor en la empresa de medios de comunicación Semafor. Pero si esos activos se mantenían a través de Alameda, podrían haber sido eliminados por sus pérdidas.

“He tenido un mal mes. No ha sido un mes divertido para mí”, dijo Bankman-Fried el miércoles. “Habrá un momento y un lugar para pensar en mí y en mi propio futuro. Pero no creo que sea este”.

PUBLICIDAD