Economía

Los obstáculos del plan venezolano para exportar gas a Colombia: ¿por qué se requeriría?

En lo corrido del año se han inyectado en promedio 3.5 GBTUD de gas importado al sistema, es decir, 0,35% de la demanda total nacional

Ecopetrol
01 de diciembre, 2022 | 09:42 AM

Bogotá — La compañía venezolana Prodata Energy entregará 25 millones de pies cúbicos de gas al día a Colombia a través del distribuidor local Energy Transitions SAS ESP, una medida que divide opiniones en el sector ante la necesidad de poder garantizar el abastecimiento en los próximos años en medio del restablecimiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela.

“Colombia no ha importado gas natural de Venezuela. Por el contrario, Colombia exportó gas natural a Venezuela durante el período 2007 a 2015 en virtud de un contrato pactado en 2004 entre Ecopetrol y PDVSA (Petróleos de Venezuela)”, explica a Bloomberg Linea la presidenta de Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), Luz Stella Murgas.

Este contrato, que ya se terminó y liquidó, implicaba la exportación de gas a través del gasoducto Antonio Ricaurte, que cuenta con extensión de 225 kilómetros entre Punta Ballenas (Colombia) y Maracaibo (Venezuela).

PUBLICIDAD

Desde Naturgas indicaron que este gasoducto se construyó con una inversión total de US$335 millones por parte de PDVSA y se usó solo para enviar gas desde Colombia a Venezuela, el cual fue usado para reinyectarlo en sus yacimientos de petróleo para, a su vez, incrementar la producción de crudo.

El gasoducto Antonio Ricaurte fue inaugurado en 2007, pero se encuentra inactivo desde el 2015, lo que haría necesario también mayores inversiones para su readecuación.

Luz Stella Murgas manifestó además que en 2004 también se pactó un contrato entre Ecopetrol y PDVSA para importar gas de Venezuela.

PUBLICIDAD

Este, explica, estaba sujeto al cumplimiento de ciertos compromisos por parte de PDVSA, tales como adecuar condiciones de calidad del gas natural de Venezuela para enviar a Colombia, subir la presión y el punto de rocío, retirar CO2, entre otros.

Estos requerimientos no se han cumplido y por tanto el contrato no se ha ejecutado, apuntó.

Tuberías en una estación de compresión de gas en el gasoducto Bunde-Etzel (BEP) en Etzel, Alemania, el miércoles 7 de septiembre de 2022dfd

Por eso, luego de que el Gobierno venezolano otorgara a Prodata Energy un permiso de exportación por 30 años, se plantean diferentes interrogantes relativas a las cuestiones técnicas.

Las principales observaciones se centran hoy en las condiciones de calidad del gas natural y la operatividad del gasoducto de Punta Ballenas a Maracaibo que no se usa desde 2015.

“Creemos que no es un reto imposible, es importante poder diversificar las fuentes de suministro de gas, pero sí también es importante reiterar el rol de la producción interna y priorizar la gestión del producto interno colombiano que está disponible y requiere una especial atención”, complementó en conversación con Bloomberg Línea Lyndon Jay Huffington, docente investigador del Departamento en Derecho Minero-Energético de la Universidad Externado de Colombia.

En todo caso, estos 25 millones de pies cúbicos de gas representan el 2,5% de la demanda nacional y se necesitarían para ampliar la oferta, que hoy en día es estrecha, afirmó en entrevista con Bloomberg Línea el presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), Alejandro Castañeda.

PUBLICIDAD

“Las reservas alcanzan para 8 años, pero la autosuficiencia la tenemos hasta 2026, es decir, a partir de este año se requiere importar gas para satisfacer a los usuarios del país. Ante este escenario es fundamental continuar con la actividad exploratoria y de producción de petróleo y gas natural; así como buscar fuentes de suministro vía importación, agregó.

Frente a los costos, la presidenta de Naturgas indicó que en Colombia los precios de la molécula de gas natural resultan de las negociaciones bilaterales entre el productor y grandes industriales y distribuidores.

Sin embargo, la regulación adoptada por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) establece unas reglas sobre cómo se debe comercializar el gas, tales como los períodos en los que se realizan las transacciones, las modalidades y duraciones de los contratos.

PUBLICIDAD

Hoy las reglas para la comercialización del gas natural importado por parte de los distintos comercializadores son las mismas, aclaró.

Lyndon Jay Huffington, de la Universidad Externado de Colombia, indica que el mercado del gas, como el de los commodities, funcionaba bajo la regla de oferta y demanda.

PUBLICIDAD

En ese sentido, si hay mayor oferta es muy probable que los precios para el consumo interno bajen; sin embargo, considera que es apresurado pensar en que esto se reflejaría en 2023 “teniendo en cuenta que hasta finales del próximo año se espera que la infraestructura cumpla con las condiciones técnicas para poder avanzar en el ejercicio de importación desde Venezuela”.

“Venezuela tiene casi que 70 veces más en número de reservas que Colombia y es uno de los principales pioneros en la disponibilidad de recursos que están en el subsuelo en América Latina y en el mundo, por lo cual sería una buena alternativa. Y la opción B, es a través de plantas de regasificación e infraestructuras de importación de GNL (gas natural licuado) que vendría a través de buques de carga, metaneros, y se importaría y se inyectaría al sistema colombiano desde el norte del país o la planta de regasificación del Pacífico”, agregó.

Huffington considera que con el flujo de las importaciones para 2024 sí podría pensarse en una diminución de los costos, pero en el largo plazo ve preocupante la situación de dependencia energética ante la falta de nuevos contratos de exploración y explotación.

PUBLICIDAD

¿Por qué Colombia necesitaría importar gas?

La posibilidad de que Colombia comience a importar gas desde Venezuela generó opiniones divididas en el país cuando a mediados de este año la ministra de Minas y Energía colombiana, Irene Vélez, dejara abierta la posibilidad, pero con la aclaración de que la prioridad sería garantizar la soberanía.

Para la presidenta de Naturgas, todas las fuentes de suministro de gas natural que contribuyan a garantizar el abastecimiento, sin comprometer la confiabilidad y seguridad energética, se deben considerar.

No obstante, consideró que “en Colombia hay suficiente gas natural para atender las necesidades de los 36 millones de colombianos que lo consumen en sus hogares”.

PUBLICIDAD

“Si desarrollamos el potencial de reservas que tenemos en áreas costa afuera y continentales, podríamos incluso ser exportadores”, opinó.

Desde Naturgas subrayan que el 100% del gas natural que consumen los hogares, comercios e industrias colombianas, es producido en Colombia.

Andeg había dicho en septiembre que veía “adecuada la apuesta por diversificar las fuentes de suministro de gas para el país a partir de las importaciones, pero es importante lograrlo a precios competitivos. Esto teniendo en cuenta que se requiere seguir generando energía confiable, disponible, firme y de calidad, sin afectar el bolsillo de los consumidores”.

“La generación térmica con gas natural es un complemento necesario para integrar al sistema las fuentes renovables no convencionales intermitentes, por la flexibilidad de sus configuraciones operativas y la garantía de energía firme, características necesarias en el contexto de la transición energética justa, segura y gradual que requiere el país”, subrayó.

El país tiene una planta de almacenamiento y regasificación de GNL en Cartagena que ha permitido importar gas para atender exclusivamente necesidades puntuales de respaldo en el despacho eléctrico, en épocas de fenómeno de El Niño o contingencias operativas.

En lo corrido del año se han inyectado en promedio 3.5 GBTUD de gas importado al sistema, es decir, 0,35% de la demanda total nacional, debido a la abundancia de lluvias que ha sido fuente de generación eléctrica.

De acuerdo al último reporte de reservas publicado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos las reservas probadas, probables y posibles totalizan 4.5 TPC y le daría al país autosuficiencia por 11,4 años.

El potencial de reservas del país es de más de 100 TPC, principalmente descubiertas costa afuera en el mar Caribe, área en la que a la fecha se tienen en ejecución 10 contratos de exploración y producción, que representa el 28% del total de área costa afuera de esa zona del país.

PUBLICIDAD