Fed
Tiempo de lectura: 4 minutos

La deuda de las empresas continúa contribuyendo a mantener a EE.UU. alejado de la recesión.

Mientras los economistas y los índices de la curva de rentabilidad alertan sobre una potencial recesión el próximo año, las señales de cualquier forma de pánico en el crédito se mantienen llamativamente ausentes dentro de los mercados de primera emisión y de los márgenes empresariales. Amazon.com Inc. (AMZN) está entre las diecinueve compañías con grado de inversión que han vendido bonos en esta semana, concluyendo el mes de noviembre con alrededor de US$104.000 millones en emisiones, conforme con los datos de Bloomberg Intelligence, lo que normalmente es una de las pocas salidas antes de que los bancos e inversionistas comiencen a marcharse para las vacaciones de fiestas de fin de año.

PUBLICIDAD
Deuda corporativadfd

No se trata de cifras asombrosas para este periodo del año, están levemente por debajo de la media de noviembre de las 5 temporadas previas, aunque no están tampoco mal. Si la emisión está bajando, se debe prácticamente a que las compañías no deseen pedir préstamos con estos tipos de interés, y para nada a que el mercado no esté disponible para ellas. Los mercados todavía no han experimentado nada parecido a la aterradora “huelga de los compradores”, que podría dejar a las compañías sin recursos en sus tiempos de dificultad. Aun los emisores del mercado de alto rendimiento, que ha estado muy parado, seguramente podrían solicitar un préstamo si así lo desearan. Solo que no desean hacerlo al 8,5%, y muchos han tenido la visión de futuro de adquirir financiación cuando los tipos eran bajos en el 2021.

De hecho, este mercado de bonos empresariales se asemeja mucho al comercio minorista y al mercado de trabajo de EE.UU., dos áreas de la economía real cuya resistencia ha sorprendido y persistido ante las previsiones del desastre. Puede que los balances empresariales, al igual que las cuentas de los bancos de los consumidores, se estén debilitando ligeramente con respeto a sus impecables valores de principios de 2022, a pesar de que los dos sectores empezaron con una fuerza extraordinaria. Todo esto puede ayudar a demorar, por no decir impedir, una recesión. La capacidad de resiliencia no podrá perdurar siempre, ya que la Fed se dispone a elevar los tipos de interés a los máximos niveles desde 2007, aunque hay una probabilidad, mínima según algunos, de que persista el tiempo necesario para que la economía tenga un aterrizaje más suave.

PUBLICIDAD

En un mercado que ha estado hambriento de rendimiento durante la mayor parte de la última década, y con la incertidumbre generalizada en torno a las perspectivas de la renta variable, muchos inversores parecen francamente deseosos de poseer bonos corporativos. En su comentario semanal del lunes, los analistas del Instituto de Inversión de BlackRock, entre los que se encuentra el estratega jefe global de inversiones Wei Lu, afirmaron que siguen sobreponderando táctica y estratégicamente el crédito de grado de inversión por sus “atractivas valoraciones y su potencial de ingresos”. En pocas palabras, sería necesario que las cosas se torcieran drásticamente a partir de ahora, la calidad crediticia tendría que deteriorarse de forma significativa o la inflación tendría que ser mucho más obstinada de lo esperado, para perder dinero en los bonos estadounidenses con grado de inversión, que en el momento de redactar este artículo alcanzaban el 5,31%.

Como dijo mi colega de Bloomberg Intelligence, Noel Hebert, los rendimientos totales tendrían que aumentar unos 75 puntos básicos adicionales solo para eliminar los ingresos por cupones. ¿Cuáles son las posibilidades de eso?

PUBLICIDAD
  • Los diferenciales ajustados por opciones sobre la deuda de alto grado se sitúan en 133 puntos básicos, y Hebert no esperaría que superen los 225 a 250 puntos básicos incluso en caso de recesión, lo que implica un deterioro máximo de alrededor de 117 puntos básicos.
  • Mientras tanto, la expectativa promedio entre los estrategas encuestados por Bloomberg es que los rendimientos del Tesoro a 10 años terminen 2023 ligeramente por debajo de los niveles actuales; el rango de proyección es de 2% a 5.4%.
  • Estas estimaciones podrían resultar incorrectas individualmente, pero es poco probable que lo sean al mismo tiempo en la misma dirección, y tenderían a cancelarse entre sí, a pesar de la estanflación al estilo de la década de 1970.

Incluso hay apetito por algunas de las partes más riesgosas del mercado corporativo. Apollo Global Management Inc. (APO) acaba de recaudar un fondo de US$2400 millones para comprar deuda con rendimientos de dos dígitos, financiación privada y algo de crédito estructurado. Armen Panossian, jefe de crédito productivo de Oaktree Capital Management (OAK), dijo a Bloomberg TV el lunes que “los bonos de alto rendimiento de mayor calidad ofrecen oportunidades atractivas”, al igual que algunas partes del mercado de crédito privado.

En todo caso, los inversores parecen demasiado ansiosos por pagar el crédito corporativo de cara a un 2023 incierto, a juzgar por el nivel actual de diferenciales. Pero hay motivos para la esperanza si los inversores se mantienen tan optimistas como aparentemente lo son. Las recesiones son, en última instancia, crisis de confianza. Los consumidores pierden confianza y dejan de comprar bienes y servicios, por lo que los empleadores recortan costos despidiendo trabajadores, quienes luego compran aún menos. Del mismo modo, los inversores a menudo pierden la confianza necesaria para financiar empresas a un precio razonable, por lo que las empresas invierten menos en el tipo de proyectos que impulsan el crecimiento. En ese sentido, el actual voto de confianza de los mercados de bonos puede resultar una profecía autocumplida si el mercado abierto ayuda a mantener vivo el sueño de un aterrizaje suave.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com