Economía

Petróleo se dispara porque China relaja normas Covid y la OPEP+ mantiene producción

El West Texas Intermediate (WTI) subió por encima de los US$82 el barril, tras el aumento de casi el 5% de la semana pasada

An oil pumping jack, also known as a "nodding donkey", in an oilfield near Dyurtyuli, in the Republic of Bashkortostan, Russia, on Thursday, Nov. 19, 2020. Photographer: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Yongchang Chin y Serene Cheong
05 de diciembre, 2022 | 07:49 AM

Bloomberg — El precio del petróleo avanzó después de que China anunciara que suavizará sus medidas anticovid, pero también tuvo que ver la decisión de la OPEP+ de mantener estable la producción y la entrada en vigor de las sanciones sobre el crudo ruso.

Los futuros del West Texas Intermediate subieron hacia los US$82 dólares el barril, ya que los principales centros urbanos de China, incluido Shanghái, anunciaron una nueva relajación de las restricciones de Covid durante el fin de semana. La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados acordaron el domingo mantener la producción en los niveles actuales, haciendo una pausa para hacer un balance del mercado mundial.

Además, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+), incluida Rusia, acordaron el domingo mantener la producción en los niveles actuales, haciendo una pausa para hacer balance del mercado mundial.

PUBLICIDAD

Para castigar aún más a Moscú por la invasión de Ucrania, la Unión Europea, junto con el Grupo de los Siete, acordó limitar los precios del crudo ruso a US$60 por barril, prohibiendo al mismo tiempo la mayoría de las importaciones marítimas a partir del lunes. Al tiempo que se penaliza a Rusia, el nivel de precios pretende fomentar la continuidad de las exportaciones de petróleo ruso. El Kremlin dijo que está trabajando en una respuesta y que no reconocerá las normas.

La iniciativa pretende penalizar financieramente a Rusia, al tiempo que mantiene el flujo de petróleo de esa nación hacia otros Estados. El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, volvió a rechazar el límite, afirmando que el país estaba dispuesto a reducir la producción si era necesario.

Los precios:

El WTI para entrega en enero subió un 2,2% hasta los 81,73 dólares el barril a las 10:19 horas en Londres.

PUBLICIDAD

El Brent para febrero subió un 2,1% a 87,36 dólares el barril.

Un año volátil

La subida del petróleo es el último giro en lo que ha sido un año extraordinariamente volátil para la materia prima más importante del mundo, con los mercados sacudidos por el mayor conflicto territorial de Europa desde la Segunda Guerra Mundial y una agresiva ronda de endurecimiento de los bancos centrales para luchar contra la inflación galopante. Tras alcanzar el nivel más bajo desde diciembre a principios de la semana pasada, los precios de referencia estadounidenses se han recuperado desde entonces.

“Sigue siendo incierto si el plan asegurará el flujo fluido de barriles rusos a los mercados asiáticos o si habrá una interrupción material”, dijeron en una nota los analistas de RBC Capital Markets, entre ellos Helima Croft, en referencia al tope de precios y a las posibles consecuencias. “Cualquier indicación clara de que Rusia está preparada para cortar las exportaciones de petróleo podría hacer que los precios se disparen en los próximos días”.

Los operadores de petróleo se han fijado en las últimas semanas en el rápido cambio de enfoque de China para manejar Covid-19. Tras una inusual ronda de protestas, las autoridades se están moviendo para suavizar las restricciones, lo que ayuda a las perspectivas de la demanda de energía, así como de otras materias primas. Las principales ciudades, como Shanghái, Shenzhen y Guangzhou, han relajado las restricciones en los últimos días, acelerando el cambio hacia la reapertura.

El acuerdo de la OPEP+ se produjo tras una reunión en línea, que sustituyó a lo que inicialmente iba a ser una reunión en persona en la sede del grupo en Viena. El Comité Ministerial Conjunto de Seguimiento, que supervisa la aplicación de los recortes de producción, volverá a reunirse el 1 de febrero, según los delegados. La mayoría de los analistas no esperaban ningún cambio en la política de suministro en la sesión del fin de semana.

El acuerdo sobre el tope de precios del crudo ruso se ha ido gestando durante meses, ya que EE.UU. ha expresado su preocupación por el hecho de que la prohibición impuesta por la UE al petróleo ruso y a los servicios de financiación y seguros relacionados con él pueda provocar una subida de precios perjudicial.

Aun así, el nivel ahora acordado está unos US$ 10 por encima del grado clave de los Urales de Rusia, lo que sugiere que su impacto en esos flujos puede ser limitado. En Asia, sin embargo, el techo está por debajo del precio del crudo ESPO, que se carga desde el extremo oriental de Rusia.

PUBLICIDAD