Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, antes del comienzo de una audiencia de confirmación del Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado en Washington, D.C., EE.UU., el martes 20 de julio de 2021. El máximo experto en enfermedades infecciosas de EE.UU. afirmó ayer que la variante delta del coronavirus está causando un aumento significativo de las infecciones y que el Gobierno de Biden está "prácticamente suplicando" a la población que se vacune. Fotógrafa: Stefani Reynolds/The New York Times/Bloomberg
Tiempo de lectura: 8 minutos

El director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), Anthony Fauci, abandonará su cargo este diciembre y se despedirá de la administración pública tras 54 años de carrera, treinta y ocho de ellos como titular.

Tan solo hace unos años, el protagonismo de su figura en la lucha contra el VIH sida ( Virus de inmunodeficiencia humana) habría ocupado un lugar prominente en su biografía. Entonces apareció un nuevo virus que planteó al mundo un desafío sin precedentes. Fauci, como director del NIAID y, posteriormente, como consejero médico jefe del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se transformó en la persona de referencia del público de Estados Unidos para combatir (y ahora coexistir con) el Covid-19, una labor complicada por el extremismo partidista, la gran influencia de las redes sociales y nuestra evolución constante en la forma de entender este virus.

PUBLICIDAD

Ahora que se prepara para abandonar el NIAID, conversé con el Dr. Fauci sobre los retos científicos pendientes, el esfuerzo por diseñar la comunicación en materia de salud pública en un contexto de extrema desinformación y el grado de preparación del país frente a la siguiente pandemia. Esta transcripción ha sido levemente editada en aras de la claridad.

Lisa Jarvis: A lo largo de su trayectoria profesional, se ha ocupado de una larga lista de enfermedades transmisibles. ¿Cuáles son las incógnitas científicas que espera ver resueltas a lo largo de su vida o, contrariamente, los retos que cree que están todavía muy lejos de alcanzarse?

PUBLICIDAD

Anthony Fauci: No hay muchos que estén demasiado fuera de alcance, en última instancia. Porque si tomas esa actitud, nunca lograrás algunas de las cosas difíciles y desafiantes. Había tantas cosas que pensábamos que estaban fuera de nuestro alcance que descubrimos que estaban a nuestro alcance.

Creo que el ejemplo más reciente es el hecho de que pudimos desarrollar vacunas seguras y altamente efectivas dentro de los 11 meses posteriores al reconocimiento de un virus nuevo. Eso es completa y totalmente sin precedentes. Algo así, hace unos años, habría tomado un promedio de siete a 10 años para lograrlo. Así que solo quieres asumir que todo es posible.

PUBLICIDAD

Una asignatura pendiente que me gustaría ver [resuelta] es conseguir una vacuna segura y eficaz contra el VIH. Aunque nos ha ido espectacularmente bien con el desarrollo de medicamentos que han transformado la vida de las personas con VIH, tanto desde el punto de vista del tratamiento como desde el punto de vista de la profilaxis previa a la exposición, existe un desafío que aún no hemos superado, una vacuna segura y eficaz. Y es muy difícil debido a la naturaleza del VIH que lo hace muy diferente de cualquier otro virus al que nos hayamos enfrentado.

El otro desafío es que, si miras a los verdaderos asesinos de las enfermedades infecciosas, como la malaria y la tuberculosis, aún no tenemos una vacuna altamente efectiva que pueda prevenir los cientos de miles de muertes por malaria cada año, particularmente entre los bebés afectados.

PUBLICIDAD

Entonces, hay muchas cosas que podemos hacer que aún no hemos logrado. Pero la investigación que se está realizando parece bastante prometedora y en cada una de esas áreas.

LJ: Covid-19 se sintió como la primera vez que el público en general prestaba tanta atención a las minucias del proceso científico. ¿La llegada de los preprints (una versión de un manuscrito antes de la revisión por pares) y la discusión abierta y el debate en las redes sociales cambiaron su enfoque para comunicarse con el público?

PUBLICIDAD

AF: Realmente es un tema muy complicado y complejo. Desafortunadamente, aunque las redes sociales pueden ser un vehículo muy positivo para la difusión de información importante basada en hechos, el hecho es que también pueden ser la fuente de difusión de desinformación e información errónea. Y hemos visto mucho de esto último, donde tienes teorías descabelladas, ya sean teorías de conspiración o falsedades absolutas, [o] distorsiones de hechos, que han dificultado mucho, mucho la comunicación con respecto a Covid-19.

LJ: Si pudiera cambiar algo sobre cómo transmitió la información y los mensajes de salud durante la pandemia, ¿qué sería?

PUBLICIDAD

AF: Bueno, sería algo sobre lo que podría no tener ningún control, lograr que el público aprecie que cuando se trata de un objetivo en movimiento como la evolución de un brote, no se tiene toda la información necesaria para tomar decisiones, recomendaciones o lineamientos apropiados. Es comprensible que el público a menudo no aprecie la naturaleza dinámica de un brote y el hecho de que obtienes ciertos datos y pruebas en un momento determinado y tomas una decisión guiada por esos datos en ese momento. Y luego, uno o dos meses después, los datos cambian. Y las cosas cambian porque aprendes mucho más sobre el virus.

Hay tantos ejemplos. Al principio, no apreciamos completamente la eficiencia con la que el virus se propaga de persona a persona. No apreciamos del todo el hecho de que se propague por aerosol. Y es mucho, mucho más que mantenerse alejado de alguien que estornuda y tose, porque alguien puede estar respirando a tu lado y transmitir el virus. No apreciamos del todo el hecho de que del 50 al 60% de todas las transmisiones provienen de alguien que no tiene ningún síntoma.

PUBLICIDAD

No sabíamos todo eso en el primer mes o dos o tres de Covid-19. Y cuando finalmente nos enteramos, cambiamos muchos de nuestros enfoques sobre el brote, cambiamos muchas de nuestras recomendaciones. El público en general interpretaría eso como un flip flop (cambiante), cuando no es un flip flop. Está avanzando y modificando su comprensión del brote en función de los datos precisos más recientes. Eso es algo muy, muy difícil de hacer entender al público. Esa ha sido una gran fuente de confusión e incluso una gran fuente de desconfianza que vemos en la ciencia.

LJ: ¿Le preocupa que el valor de la pericia y la experiencia se esté socavando en nuestra era hiperpartidista?

AF: Sí, oh, lo es, por supuesto. Cuando tienes redes sociales que no están revisadas ni editadas, cualquiera podría declararse un experto. ¿Y cómo va a saber el público si esa persona es realmente un experto? Eso es un gran peligro. Tenemos muchos expertos autoproclamados en cosas que pueden ser realmente confusas para el público en general.

LJ: Las estadísticas de muertes basadas en el estado de vacunación son un claro recordatorio del costo de la polarización en torno a Covid-19. ¿Qué significa esa polarización para la salud general del público estadounidense? ¿Y hay áreas de la salud pública en las que le preocupa que podamos perder terreno?

AF: El retroceso de las vacunas contra el Covid-19 [podría] llevar a que las personas duden en recibir las vacunas que han aceptado durante décadas y décadas. Eso sería un desastre.

LJ: ¿Sientes que estamos saliendo de los últimos tres años preparados para abordar otra amenaza patógena?

AF: Eso depende de nosotros realmente. Hay lecciones que aprender. Si prestamos atención a esas lecciones, estaremos mucho mejor preparados. Si no prestamos atención a esas lecciones, es posible que no estemos tan bien preparados como podríamos estar.

Una de las historias de éxito rotundo de esta pandemia ha sido la inversión que se hizo en investigación básica y clínica, lo que condujo al logro sin precedentes de tener disponible una vacuna segura y altamente efectiva en menos de un año desde el momento en que se reconoció el virus. Esa es una buena lección que hemos aprendido para continuar invirtiendo en investigación básica y clínica.

La lección que es una lección negativa [es] que nuestra infraestructura de salud pública no estaba preparada a nivel local para cumplir con los requisitos de una buena respuesta a un brote. Por lo tanto, debemos asegurarnos de restablecer la fortaleza del sistema de salud pública local y poder obtener datos importantes en tiempo real, no con un retraso de semanas o meses. Pero eso tiene mucho que ver con la fragmentación de nuestro sistema de atención médica.

LJ: Si estuviera haciendo una lista de las prioridades más importantes para una futura preparación en caso de pandemia, ¿qué incluiría?

AF: Bueno, creo que se trata principalmente de fortalecer la infraestructura de salud pública y eso toma muchas formas. Ya escuchó que los CDC (por sus siglas en inglés, Centros para el control y prevención de enfermedades) están tratando de reinventarse, lo que realmente necesitan para convertirla en una organización más flexible para obtener datos en tiempo real. Pero mucho de eso no es su culpa. Es que el sistema no les permite acumular los datos en tiempo real. Pero esa es una de las cosas que hay que mejorar.

LJ: La última vez que hablamos, se trataba del valor de buscar vacunas universales contra el Covid-19. ¿Nos estamos quedando sin tiempo para que mejores vacunas se hagan realidad?

AF: No creo que nos hayamos quedado sin tiempo. Cuando estás haciendo investigación y salud pública, tienes que ir más allá del límite e intentar algo radical o riesgoso. Ese es uno de los principios importantes de la investigación, el descubrimiento y la implementación: no puede desanimarse por los fracasos.

LJ: ¿Qué sigue para ti? ¿Hay problemas científicos en los que todavía espera seguir interviniendo?

AF: Participaré indirectamente, sobre todo como asesor. Pero no me veo continuando con mi propio programa de investigación. Creo que puedo lograr mucho más en una capacidad de asesoramiento más amplia para que la gente se beneficie de mis décadas de experiencia, tanto como científico como director del Instituto durante casi 40 años. Ahí es donde creo que tengo más que aportar a la sociedad.

LJ: ¿Cómo se siente despertar el primer día después de estar en el NIAID durante 54 años?

AF: No lo sé. Vamos a ver, ¿no?

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com