Costa Rica

Fitch: aprobación de deuda externa reduce incertidumbre sobre Costa Rica

La agencia calificadora de riesgo emitió un comentario sobre la reciente aprobación de los llamados “eurobonos”

La calificadora pronostica que la deuda del Gobierno Central disminuirá al 63,8 % del PIB en 2022 desde el 68% en 2021.
06 de diciembre, 2022 | 03:15 PM

Bloomberg Línea — La aprobación del plenario legislativo del proyecto de ley que autoriza al gobierno de Costa Rica a emitir títulos valores de deuda en el mercado internacional por US$ 5.000 millones, conocido popularmente como “eurobonos”, reduce la incertidumbre sobre la capacidad de financiamiento en los próximos tres años, dice Fitch Ratings.

En un comunicado emitido esta semana, la agencia calificadora de riesgo consideró que las necesidades de financiamiento seguirán siendo elevadas dada la concentración de la deuda con vencimiento entre 2023 y 2026, “pero el sólido desempeño fiscal y el compromiso del gobierno de promover esto en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF) deberían aliviar aún más las presiones de liquidez”.

Con 53 de los 57 diputados y en un primer debate, la Asamblea Legislativa aprobó a finales de noviembre las emisiones de bonos externos equivale al 7,2% del producto interno bruto (PIB) pronosticado para 2022, con US$ 1.500 millones en la primera y segunda mitad de 2023, US$ 1.000 millones en 2024 y US$ 1.000 millones en 2025.

PUBLICIDAD

Según Fitch Ratings, las menores necesidades de financiamiento podrían aliviar el rápido aumento de los pagos de intereses del gobierno, aunque esto también dependerá de las condiciones financieras mundiales.

“Prevemos que la deuda del gobierno central disminuirá al 63,8% del PIB en 2022 desde el 68,0% en 2021. Esto marca una fuerte reversión del deterioro fiscal constante que llevó a que la deuda/PIB casi se triplicara entre 2008 y 2020″.

Además, se espera una caída en los próximos cinco años, lo que refleja un mejor saldo primario y un diferencial de tipos de interés reales con respecto al crecimiento significativamente mejorado.

PUBLICIDAD

La agencia pronostica un crecimiento del PIB real del 4,2% en 2022, apoyado por la demanda externa y el consumo interno resistente a pesar del desempleo relativamente alto (12% en septiembre) y la inflación, que alcanzó el 12,2% en agosto, pero disminuyó al 8,99% en octubre. En tanto, prevé que para 2023 se desacelerará a 2,7% a medida que caiga la demanda externa.

También considera que la aprobación de la emisión global de bonos aliviará las presiones de financiamiento externo, ya que las restricciones anteriores llevaron al sector público a ser un comprador neto de divisas en lugar de un proveedor, lo que resultó en una depreciación del colón.

Incertidumbre sobre la capacidad de financiamiento

La aprobación hecha noviembre es la primera desde que el Congreso autorizó solo US$ 1.500 millones de emisión en 2019 en respuesta a una solicitud de US$ 6.000 millones en seis años.

El control del Congreso sobre la emisión del mercado externo y los préstamos de las multilaterales había causado incertidumbre sobre la capacidad de financiamiento del gobierno, que ha tenido implicaciones macroeconómicas más amplias en el pasado.

Esta incertidumbre no ha desaparecido por completo, ya que las emisiones de 2024 y 2025 están condicionadas al cumplimiento de los objetivos fiscales (incluidos el saldo primario, la deuda/PIB y los intereses/PIB) y los esfuerzos del gobierno para abordar la evasión fiscal invirtiendo en escáneres en aduanas y mejorando la administración tributaria a través de la digitalización”, dijo Fitch Ratings en su análisis.

La agencia calificadora de riesgo anticipa que las necesidades de financiamiento del gobierno seguirán siendo relativamente altas (por encima del 9% del PIB hasta 2025) dado el calendario del servicio de la deuda a corto plazo.

El financiamiento en 2022 ha provenido principalmente del mercado interno y multilaterales. En esa línea, el Congreso ha aprobado US$ 1.500 millones de préstamos multilaterales para 2022. La reciente aprobación de emisiones externas, junto con una reducción del déficit fiscal, podría reducir las presiones sobre los precios en el mercado interno, anticipó.

PUBLICIDAD