Un empleado utiliza una pipeta Eppendorf AG Reference 2 para llenar un frasco de vidrio en el laboratorio de investigación oncológica en la fábrica de la división farmacéutica de Bayer AG en Berlín, Alemania, el miércoles 20 de marzo de 2019.
Tiempo de lectura: 11 minutos

El estancamiento del desarrollo intelectual constituye uno de los principales problemas de la época actual. Los gobiernos y las empresas invierten enormes cantidades de recursos para generar conocimiento y, no obstante, los logros intelectuales son cada vez menos frecuentes y las innovaciones cada vez menos puntuales. En un estudio realizado en 2011 con datos de Estados Unidos relativos a la creación y la singularidad se alcanzó una devastadora conclusión: “Los hallazgos muestran que el ingenio creativo está decayendo con el tiempo entre los individuos de los Estados Unidos de todas las edades, especialmente desde la infancia hasta el tercer grado. La caída es sostenida y constante.

Numerosos observadores han ofrecido varias respuestas, desde la creciente desigualdad hasta la simple adquisición de conocimientos. Ninguna de estas explicaciones es contundente, A fines del siglo XIX se conjugaron elevados niveles de desigualdad con una extraordinaria creatividad intelectual, en tanto que la acumulación de conocimientos proporciona sin duda a la gente ingeniosa más elementos con los que juguetear. A continuación, una explicación más sencilla, es que no producimos suficientes genios.

PUBLICIDAD

La fuerza motriz del progreso intelectual y de la cultura la constituyen los genios. De ellos surgen las grandes ideas que mejoran la producción, al igual que las grandes invenciones culturales que permiten que la vida valga la pena. Una sociedad que trata correctamente a sus genios, por ejemplo la Florencia del siglo XV o la Gran Bretaña del siglo XVIII, progresa. Las que los tratan mal, desde la España del siglo XVIII hasta la China de Mao Zedong, se paralizan. Esto es incluso más válido en una sociedad basada en el conocimiento que confía más en su habilidad para generar ideas que para fabricar productos. No obstante, el mundo contemporáneo está cayendo cada vez más dentro de esta segunda categoría.

Pensamos que somos más capaces de desarrollar y asegurar la existencia de genios que las antiguas sociedades, hemos desarrollado un sistema de enseñanza universal para asegurar que todos los ciudadanos puedan aprender los fundamentos básicos de la educación y un amplio sistema de enseñanza superior para expandir los límites del conocimiento.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el sistema educativo está haciendo un mal trabajo a la hora de descubrir y fomentar genios. Para empezar, pierde estrellas potenciales de entornos más pobres, un problema que el economista Raj Chetty y sus colegas de la Universidad de Stanford han denominado el problema del “Einstein perdido” . Las mejores universidades de Estados Unidos se están convirtiendo en escuelas de acabado para los ricos (modificadas por la acción afirmativa para las minorías favorecidas) en lugar de potencias intelectuales: Harvard es típica de las universidades de élite en el sentido de que recibe más estudiantes del 2% superior de los que obtienen ingresos que del 50% inferior.

Los genios que deciden hacer de la academia su hogar son luego aplastados bajo el peso del tedio académico y administrativo, obligados a arrastrarse por la frontera del conocimiento con una lupa para obtener un doctorado y luego obligados a publicar todo lo que puedan en revistas académicas si quieren obtener la titularidad. (También deben evitar los temas controvertidos si no quieren que sus carreras se incendien).

PUBLICIDAD

Si obtienen la titularidad, se ven obligados a pasar sus años intelectualmente más fértiles, enseñando cursos básicos, corrigiendo “cuestionarios” y lidiando con misivas del ejército de burócratas en constante expansión que las universidades están contratando más rápido de lo que están contratando profesores. Si no consiguen la titularidad, están condenados a convertirse en nómadas académicos, saltando de un contrato de corta duración a otro. Sin darnos cuenta hemos producido una fórmula para la destrucción de genios: Ignora a los numerosos Einsteins de las clases bajas y luego toma a los Einsteins que descubras y conviértelos en esclavos.

Las sociedades premodernas, con sistemas educativos rudimentarios, seguramente pasaron por alto a más Einstein ocultos, o a Jude el Oscuro, pero es posible que hicieran un mejor trabajo a la hora de proporcionar a los genios que descubrían cosas sin ataduras. Reyes y aristócratas proporcionaban a los intelectuales favorecidos cómodas canonjías. Federico II, rey de Dinamarca y Noruega de 1559 a 1588, proporcionó al astrónomo Tycho Brahe una renta garantizada de por vida, una isla de 2.000 acres y suficiente dinero adicional para construir un Uraniborg, o castillo celestial, que sirviera de hogar y observatorio. Hombres nuevos como los Medici se establecieron en la escena social actuando como amigos del genio aún más que los de sangre azul.

PUBLICIDAD

Las iglesias proporcionaron a los intelectuales favorecidos perchas que combinaban vidas cómodas con requisitos mínimos, Jonathan Swift escribió sus obras maestras mientras era decano de la Catedral de San Patricio. Desde principios del siglo XIX en adelante, las universidades de Oxbridge ofrecieron becas de premio o examen a jóvenes brillantes sin siquiera imponer la obligación de residencia. Esta actitud de genio primero sobrevivió hasta bien entrado el siglo XX, Cambridge le dio a Ludwig Wittgenstein una cátedra a pesar de que publicó poco y se negó a hacer cualquier administración o enseñar a nadie más que a unos pocos alumnos elegidos. Es imposible imaginarlo obteniendo la titularidad hoy.

Ha habido varios intentos innovadores de abordar el creciente problema de los genios, sobre todo en Estados Unidos. En 1933, la Universidad de Harvard creó una Sociedad de Becarios para ofrecer a sus estudiantes de posgrado más brillantes la oportunidad de escapar de la rutina del doctorado y darles libertad para pensar: “Libertad de Harvard en Harvard”, en palabras de uno de sus beneficiarios, Edward Tenner. En 1981, la Fundación John D. y Catherine T. MacArthur introdujo los “premios al genio”, que proporcionaban a entre 20 y 30 personas destacadas pagos sin compromiso (actualmente US$800.000 en cinco años) para que pudieran dedicarse a su trabajo. En 2011, Peter Thiel, multimillonario del sector tecnológico, inventó las becas “stop out”, por las que se paga a 20 o 25 graduados de secundaria para que retrasen un par de años su ingreso en la universidad y se dediquen a crear una empresa, realizar una investigación independiente o resolver un problema social.

PUBLICIDAD

Todas estas ideas han tenido un impacto positivo. Los becarios de Harvard incluyen luminarias intelectuales como B.F. Skinner y Noam Chomsky. Los ganadores del premio MacArthur son objeto de celos y asombro en la élite estadounidense. La capitalización de mercado combinada de las empresas creadas por los becarios Thiel ya supera los US$45.000 millones .

Sin embargo, necesariamente se limitan a un número minúsculo de personas, en el caso de Harvard, a la élite dentro de la élite de Harvard y en el caso del premio MacArthur a una élite acreditada (y generalmente liberal) más amplia pero aún limitada. También son vulnerables al sesgo subjetivo de los otorgantes, ya sean liberales en el caso de MacArthur o libertarios-conservadores en el caso de Thiel.

PUBLICIDAD

Es hora de pensar en grande: ¿Por qué no proporcionar una renta básica universal a todos los genios para que tengan la oportunidad de dedicar sus vidas al pensamiento puro sin que les molesten las preocupaciones monótonas de la vida cotidiana? Esta idea se planteó en un interesante subapartado titulado “Las ideas duermen furiosamente (Ideas Sleep Furiously)”, pero podría ser objeto de un debate mucho más amplio.

UBI (por sus siglas en inglés, ingreso básico universal) para genios podría funcionar algo como esto. A los escolares se les daría una sucesión de pruebas de coeficiente intelectual durante sus años escolares: pruebas de coeficiente intelectual porque son el mejor método que tenemos para evaluar la capacidad intelectual en bruto en lugar del aprendizaje escolar. Una sucesión porque todo el mundo puede tener un mal día: al físico Richard Feynman le gustaba decirle a la gente que solo había obtenido 124 en una prueba de coeficiente intelectual. A los niños que obtengan una puntuación de 145 o más se les ofrecerá un premio de genio de por vida. Estos premios no tendrían que ser lujosos, solo lo suficiente para que los genios puedan permitirse vivir un estilo de vida de clase media. Podrían comenzar en, digamos, US$75.000 al año y aumentar en incrementos de US$25.000 cada década. Los pagos podrían expirar si nuestros genios decidieran aceptar un empleo remunerado, pero luego reanudarse si decidieran “abandonar” nuevamente.

PUBLICIDAD

Hay algunas objeciones obvias a la idea. Una es que no todas las personas con un alto coeficiente intelectual se convertirían en genios porque los genios también necesitan ciertos rasgos de personalidad, como determinación y concentración. Esto es solo una verdad a medias: los coeficientes intelectuales altos son una condición necesaria, si no suficiente, para altos niveles de rendimiento cognitivo. También se correlacionan positivamente con otros rasgos cognitivos deseables, como la concentración y la resistencia. Dada la relativa simplicidad de las pruebas de coeficiente intelectual y el claro daño que se impone al asignar talentos raros a trabajos monótonos, pagar premios de genio a unos pocos que no son genios parece un costo razonable.

Una segunda objeción es que la UBI para genios simplemente recompensaría a las personas que ya han ganado un boleto de lotería ganador en vida. La respuesta compasiva a esta objeción es que a muchos genios les resulta difícil relacionarse con la sociedad en general. Están demasiado preocupados por los acertijos intelectuales (Isaac Newton entró en trances tan profundos que se olvidaba de comer) o demasiado introvertidos para hablar con los demás (Paul Dirac, uno de los pioneros de la física cuántica, hablaba tan poco que sus colegas de Cambridge inventaron una unidad llamada “Dirac”, o una palabra por hora). “Los grandes ingenios están seguros de volverse locos cerca de los aliados/y las delgadas particiones dividen sus límites”, como dijo John Dryden.

El UBI claramente será bueno para los propios genios (y aquellos que no lo necesiten pueden renunciar a él consiguiendo un trabajo), pero lo mismo puede decirse de otros grupos problemáticos (San Francisco está introduciendo UBI para personas transgénero ,por ejemplo). La respuesta más convincente es que la UBI para los genios beneficiará enormemente a la sociedad en su conjunto. UBI es bueno tanto para nosotros como para ellos.

El psicólogo alemán Heiner Rindermann y sus colaboradores tomaron tres puntajes de exámenes internacionales ampliamente utilizados, PISA, TIMMS y PIRLS, y los convirtieron en un solo “puntaje de capacidad cognitiva” para casi cien países. Demuestran no solo que los países con puntajes de IQ (por sus siglas en inglés, coeficiente intelectual) promedio más altos son más ricos que el resto, sino que el 5% superior tiene el mayor impacto en la riqueza general. Si desea mejorar la suerte del José promedio, entonces la mejor manera de hacerlo es tratar bien a los más brillantes.

El IBU para genios fomentaría la igualdad de oportunidades de tres maneras: introduciendo pruebas universales en las escuelas y descubriendo así más alumnos de alto rendimiento ocultos; dando a todos los estudiantes, pero especialmente a los pobres, para quienes unos ingresos garantizados significan más que para los ricos, un incentivo para rendir bien académicamente; y demostrando que hay una raíz del éxito distinta del deporte y la música pop. Un trabajo de 2016 de dos economistas, David Card, de la Universidad de California en Berkeley, y Laura Giuliano, ahora en la UC Santa Cruz, demostró que la introducción del filtrado universal en un gran distrito escolar de Florida condujo a un aumento sustancial de la fracción de niños pobres y pertenecientes a minorías que entraron en programas de educación para superdotados. (El porcentaje de afroamericanos no hispanos aumentó del 12% al 17% y el de hispanos del 16% al 27%, mientras que el de blancos cayó del 61% al 43%). El UBI para genios haría más por la estancada movilidad ascendente de Estados Unidos que cualquier otra cosa desde el GI Bill tras la Segunda Guerra Mundial.

UBI para genios también podría proporcionar un instrumento para subir de nivel, tanto entre países como dentro de ellos. En su nuevo libro, The Culture Transplant: How Migrants Make the Economics They Move to a Lot Like the Ones They Left (El transplante cultural: como los migrantes hacen que las economías a las que llegan se parezcan a las que dejaron), Garett Jones de la Universidad George Mason señala que solo siete países de casi 200 (EE.UU., China, Japón, Corea del Sur, Francia, Alemania y el Reino Unido) son responsables de la gran mayoría de las patentes, becas de investigación y publicaciones científicas patentes y premios Nobel. Los otros podrían ponerse al día con estos “tesoros de ideas” ya sea introduciendo UBI para sus genios nativos o, más audazmente aún, ofreciendo subvenciones para genios sin ataduras a extranjeros con alto coeficiente intelectual que estén dispuestos a mudarse. Asimismo, la mayor parte del trabajo intelectual avanzado en los EE.UU. tiene lugar en un puñado de grupos de conocimiento. Si el gobierno federal comete el error de rechazar la idea de la UBI para genios, entonces los estados ambiciosos fuera del círculo mágico podrían aprovecharla para mejorar sus perspectivas a largo plazo.

A raíz de la muerte de Christine McVie el 30 de noviembre, se nos ha recordado repetidamente su canción de 1977 " Don’t Stop (thinking about tomorrow) " (No dejes de pensar en el mañana) con su alegre seguridad de que “estará aquí mejor que antes”. Bill Clinton convirtió la canción en el tema no oficial de su administración. Pero desde que terminó esa administración, el “mañana” ha perdido gran parte de su promesa. En Occidente, la gran mayoría de los padres esperan que sus hijos estén peor que ellos. En todo el mundo, la gente está aterrorizada por el aparentemente insoluble problema del calentamiento global. No hay mejor manera de restaurar nuestra fe en el futuro que aumentar la cantidad de capacidad intelectual disponible para la humanidad. Y no hay manera más fácil de aumentar esa capacidad intelectual que proporcionar a los genios los medios para dedicar sus vidas a hacer lo que solo ellos pueden hacer: pensar cosas que nunca antes se habían pensado y resolver problemas que hasta ahora se consideraban insolubles.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com